17 septiembre 2015

Solidaridad y unidad

Aa

A Gloria Esther Lima, esposa del periodista Gerson Cuba, la mataron frente a su hijo menor en el local de su radioemisora. A Fernando Raymondi, de 22 años, estudiante y practicante en la revista Caretas, lo asesinaron frente a su padre . Además de la tragedia, ambas familias peruanas comparten algo más:

¡Exigen justicia!

Descargas Relacionadas
$.-
A Gloria Esther Lima, esposa del periodista Gerson Cuba, la mataron frente a su hijo menor en el local de su radioemisora.
A Fernando Raymondi, de 22 años, estudiante y practicante en la revista Caretas, lo asesinaron frente a su padre .
Además de la tragedia, ambas familias peruanas comparten algo más: ¡Exigen justicia! Nosotros también, nuestra organización, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), tiene como actividad primordial la lucha contra los crímenes de periodistas.
Pese a los esfuerzos sin embargo, pocos de los 464 asesinatos de periodistas en las Américas desde 1987 han concluido en sentencias justas.
La impunidad arrecia.
Por ello la insistencia del reclamo, no podemos quedarnos callados, ante crímenes que afectan gravemente a nuestras sociedades.
Levantamos la voz, porque no hacerlo nos convierte en cómplices de la impunidad y porque nuestra voz es nuestra fuerza.
Exigimos justicia, porque esta es un deber de los Estados y está consignado en los tratados internacionales.
Es fundamental ante estos acto de barbarie la solidaridad y la unidad, por ello invocamos al periodismo a retomar con nuevos bríos las investigaciones que realizaban los periodistas asesinados y a difundir de la mejor forma sus resultados. Así daremos un mensaje claro y firme a los violentos y corruptos, si asesinas a un periodista su voz será recogida y amplificada por mas periodistas.
No queremos que se repita la historia de Gloria, de Fernando o de cualquier otro periodista asesinado, no solo por la desgracia que atraviesan sus familiares y colegas a quienes extendemos nuestro abrazo solidario, sino también tras ello los violentos pretenden mantener ocultos crímenes y corruptelas. ¡No permitamos que los asesinatos de Gloria Esther y Fernando queden impunes!

Compartí

0