Pierre Manigault

Aa

Ceremonia de Apertura Oficial

Reunión de Medio Año - Punta Cana , República Dominicana

Informe del presidente de la SIP

Domingo 10 de abril de 2016 – 9:00 am

Pierre Manigault, The Post and Courier, Charleston, Carolina de Sur

$.-

Sr. Presidente de la República Dominicana, Danilo Medina

Sr. Persio Maldonado, del Comité Anfitrión

Damas y Caballeros, bienvenidos todos a este hermoso lugar.


Hace sólo seis meses, para la ocasión de su 71ª Asamblea General, di la bienvenida a la SIP a mi ciudad, Charleston, Carolina del Sur. No se veía tan radiante como esta. Como la mayoría de ustedes probablemente sabe, tuvimos un poco de lluvia. Comenzó el jueves, cuando los asistentes comenzaron a llegar, y terminó el lunes, cuando se estaban yendo, pero solo como un poco de refencia, en las 24 horas entre la medianoche del sábado y la medianoche el domingo, cayeron más de 27 pulgadas de lluvia (69 cm / 690 mm), lo cual es más del 60 por ciento de la precipitación anual promedio de Punta Cana.


Tuvimos más lluvia que en cualquier otro período de 24 horas desde que se llevan registros oficiales, o incluso no oficiales.


Superó a la precipitación de cualquier huracán tropical en la historia de Carolina del Sur ... De los cuales hemos tenido muchos. La tormenta y las inundaciones causaron $ 12 mil millones en daños y mataron a 19 personas.


Por lo tanto, señor Presidente, y aquellos entre ustedes que no estuvieron con nosotros en Charleston para este evento histórico, es quizás imposible comprender lo felices que nos sentimos por estar en la hermosa - y seca - República Dominicana!


Gracias por recibirnos en su país de sol y gran belleza natural.


También es un honor de especial importancia para nuestra organización, que une a todos los americanos del nuevo mundo en una causa común, el poder reunirnos en la isla en donde Cristóbal Colón fundó un asentamiento hace más de 500 años, allanando el camino para todos nosotros, inmigrantes que a partir de entonces han llegado desde la Patagonia hasta Alaska.


Sr. Presidente, creo que hemos venido en el momento más oportuno y apropiado a su país, semanas después de que la República Dominicana se unió a un grupo de países en América Latina que no consideran que un periodista tenga que ir a la cárcel por lo que reporte u opine.


En el informe sobre libertad de prensa de República Dominicana aprendimos que el Tribunal Constitucional eliminó siete artículos de la Ley sobre Libertad de Expresión y Difusión del Pensamiento que criminalizaban los delitos de difamación e injurias en asuntos de interés público. Celebramos la noticia y sabemos que los periódicos de la Sociedad Dominicana de Diarios seguirán insistiendo para que se deroguen otros artículos que aún están vigentes así como los del Código Penal por ser incompatibles con el artículo 13 de la Convención Americana de Derechos Humanos y con la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que en sus artículos 10 y 11 establece que la reputación de un funcionario público o persona pública debe estar garantizada solo a través de sanciones civiles.


Sin embargo, también queremos manifestarle que seguimos preocupados por los emblemáticos casos de asesinatos de dos periodistas dominicanos Narciso González y Orlando Martínez, que aún no gozan de justicia total. También estamos observando el curso del proceso del caso de Blas Olivo asesinado el año pasado. Casualmente frenar los crímenes impunes fue el tema de una exitosa conferencia que organizamos en Santo Domingo en 2007 que congregó a más de 20 presidentes de cortes supremas de las Américas.


En la SIP siempre tomamos especial atención a la violencia contra los periodistas. Lamentablemente en estos últimos meses fueron asesinados 12 periodistas en Brasil, Colombia, El Salvador, Guatemala, México y Venezuela. Pido que honremos su memoria y su labor con un minuto de silencio.


Muchas gracias.


En la SIP seguimos alertas ante los cambios políticos que observamos en algunos países de la región para ver cómo estos afectan, no siempre de manera positiva, el desempeño de la libertad de prensa, el ejercicio periodístico y el derecho a buscar y recibir información sin obstáculos.


En febrero integré una delegación de representantes de organizaciones internacionales de prensa y de medios de Ecuador con la que visitamos Washington, DC y tuvimos el enorme placer de reunirnos con Luis Almagro (gracias por acompañarnos hoy), y con funcionarios del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco Mundial (BM) y del Departamento de Estado y el Senado, entre otros, con la idea de que estos organismos de ayuda financiera incluyan en su agenda de discusión que se pueda condicionar la asistencia a aquellos países que no respetan la libertad de prensa y la democracia como consta en la Carta Democrática Interamericana.


Pero no todo es negativo. Seguimos atendiendo 28 casos de asesinato que tenemos en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Y en la Corte Interamericana de Derechos Humanos estamos manejando, junto a los abogados de la Robert F. Kennedy Human Rights, el caso del periodista colombiano Nelson Carvajal. Tenemos confianza de que cuando culmine el litigio la sentencia sirva de antecedente jurídico para luchar por otros crímenes impunes de periodistas en nuestro hemisferio.


Uno de los compromisos de mi presidencia ha sido brindar a nuestros miembros alternativas a los retos de la industria. El viernes ofrecimos y fuimos testigos de una serie de seminarios y ustedes saben que la conferencia SipConnect a celebrarse del 29 de junio al 1 de julio, se está convirtiendo en una referencia de la industria. Estamos buscando alianzas con Google y otras compañías de internet y Starups para que nos apoyen en la difusión y promoción de la libertad de expresión y de los conceptos contemplados en la Declaración de Chapultepec.


En asuntos que atañen a las estrategias de la organización, estamos haciendo avances importantes en materia de los estatutos para seguir con el plan estratégico que trazó la organización con el fin de fortalecerse. Ya nos hemos enfocados en lo relativo a las actividades de impacto y de sostenibilidad; y seguimos trabajando en nuestras finanzas y estamos realizando las gestiones necesarias para crear sociedades con empresas digitales que quizás puedan proveer nuevas fuentes de ingreso y, también, permitirnos avanzar en el campo de la tecnología de la información, dos punto esenciales para nuestra industria y nuestros esfuerzos por atraer y retener miembros.


En cuanto al área de la gobernanza nos encontramos en proceso de discusión para adecuar a la SIP a la modernidad del Siglo XXI y contemplar mayor inclusión y participación de los socios en todos los sentidos. Estamos reduciendo algunos de los engorrosos requisitos para admisión de nuevos miembros y estamos también reduciendo nuestra estructura de cuotas de membresía y otras obligaciones para tratar de atraer a nuevos miembros a nuestras reuniones.


Agradezco a Alberto Ibargüen, quien desde la presidencia de la Fundación John S. y James L. Knight, nos apoyó en este sentido.


Como parte de ese plan estratégico, en este período se finalizó la venta del edificio Jules Dubois y cambiamos nuestra sede al edificio que cobija a The Miami Herald y El Nuevo Herald. Antes de compartir con ustedes un vídeo de nuestra nueva sede, quiero señalar que pese a los retos que la nueva era nos presenta, somos optimistas porque contamos con el compromiso y apoyo de todos nuestros socios.


Y, finalmente, sería una falta no reconocer el trabajo arduo del director ejecutivo Ricardo Trotti y todo el equipo de la SIP que trabaja con gran sentido de responsabilidad y dedicación en el avance de nuestra misión diaria. Somos extremadamente afortunados de contar con un personal tan talentoso y profesional a cargo de nuestra oficina central.


Gracias a todos los colegas.

Compartí

0