CARIBE

Aa
$.-

Informe ante la 71ª Asamblea General

Charleston, Carolina del Sur

2 al 6 de octubre de 2015


Trinidad y Tobago:

No se han manifestado violaciones, reales o potenciales, a la libertad de prensa. Sigue siendo difícil obtener información importante y oportuna sobre los asuntos públicos. Organizaciones profesionales e individuos han emprendido acciones de investigación sobre actividades del Estado e incoado demandas para solicitar la aplicación de leyes de libertad de información.

El país ha estado inmerso en preocupaciones políticas y económicas. Entre ellas pueden citarse la anticipación de la campaña electoral y el resultado final de las elecciones nacionales que tuvieron lugar pacíficamente el 7 de septiembre. Los medios de comunicación no han seguido especialmente el curso de las solicitudes de libertad de información ni el resultado de los litigios. El periodismo de investigación ha irrumpido y ganado el reconocimiento público como área relevante de práctica profesional y enfoque editorial.

Los medios de comunicación han dedicado recursos para satisfacer la demanda pública de historias de denuncia. Dichos informes han sido resultado en gran medida de información y documentación filtradas por fuentes anónimas. El estado y otras instituciones han respondido con anuncios pagados con objeto de aclarar, negar o refutar tales informes. En algunos casos ciertos funcionarios han visto la oportunidad para presentar demandas por difamación o emitir amenazas.

Una periodista de investigación renunció a su cargo, alegando su molestia por la conducta inapropiada hacia ella de la oposición.

Jamaica:

El país se encuentra entre los 10 primeros, entre 180, que gozan del privilegio de una notable libertad de prensa, sin embargo, se enfrenta a obstáculos y desafíos.

Aunque existe la Ley de Acceso a la Información de 2004, las exenciones previstas hacen que se torne un verdadero reto obtener información. Al considerar el derecho del público a la información y la divulgación de información sensible que podría poner en peligro la seguridad nacional, las agencias a menudo se esconden detrás de cláusulas de exención, negando la información, sin causa justificada. Incluso cuando esta se aprueba, conseguir la información puede resultar muy frustrante y laborioso: puede tomar semanas y hasta meses.

La Ley de Secretos Oficiales aún no se ha abolido. La Ley de 1911 prohíbe a los servidores públicos revelar información que pudiera afectar áreas como la seguridad nacional, y muchos se esconden detrás de ella como excusa para no revelar la información que es de interés público. Demasiado a menudo la información se niega sobre esa base, aunque es claramente evidente que hay otro motivo, que no tiene nada que ver con la seguridad nacional.

La Asociación de Prensa de Jamaica tuvo que reunirse con el comisionado de Policía, Dr. Carl Williams, debido a que los medios no estaban recibiendo las estadísticas de delitos oportunamente. En el pasado, la Fuerza Policial de Jamaica (JCF), a través de su Red de Comunicación Policial, acostumbraba a difundir informes semanales. Sin embargo, los cambios de política en la JCF dieron lugar a informes mensuales que además son tardíos. No obstante, el comisionado de Policía permanece inflexible alegando que las cifras mensuales son más precisas, en comparación las estadísticas semanales que se brindaban anteriormente. Se pidió asimismo al comisionado que resolviera el tema de las relaciones entre los medios y las fuerzas de seguridad, ya que muy a menudo estas consideran a los medios como enemigos; por su parte, los medios de comunicación a menudo ven a las fuerzas de seguridad como demasiado reservadas y estrictas en el suministro de información y el acceso razonable a ciertos procedimientos judiciales y escena del crimen.

En el ejercicio de su trabajo, los periodistas a veces son sometidos a un tratamiento grosero y abusivo de parte de algunas personalidades públicas, especialmente líderes políticos y sus partidarios. Se destaca el líder del Partido Laborista de Jamaica, Everald Warmington, quien acumula una trayectoria de conducta grosera frente a periodistas y fotógrafos, llegando al punto del maltrato físico. Existe también la dificultad de obtener información debido al miedo a perder el empleo y otros temores sobre consecuencias de hacer declaraciones. La intimidación o amenaza a la fuente, lamentablemente, proviene tanto de las altas esferas del poder, como de elementos criminales.

San Vicente:

No se reportan violaciones importantes a la libertad de prensa.

Barbados:

Existen condiciones para que los medios de comunicación permanezcan relativamente libres. La cuestión que concitó la atención del público y los medios fue un caso presentado por la policía contra The Nation Publishing Company en el que su directora, Vivian-Anne Gittens; el director ejecutivo Roy Morris, y el editor de noticias Sanka Price, fueron acusados y llevados ante los tribunales de justicia a propósito de una fotografía que presentaba a estudiantes asumiendo supuestamente una conducta obscena en su escuela. Después de varias audiencias el asunto fue finalmente desestimado por el magistrado presidente el 2 de julio del 2015.

El diario The Nation también enfrenta una posible acción judicial en relación con otro asunto. El presidente de Cámara de la Asamblea hizo una denuncia sobre un reportaje en el que aparecía el líder de la oposición haciendo comentarios fuera del recinto. La directora Gittens, el gerente Eric Smith y el escritor del artículo, Barry Alleyne, fueron entrevistados por la policía. El tema no ha tenido mayor desarrollo hasta el presente.

Compartí

0