México: Viuda de Javier Valdez: "Eligió no contar muertos, sino sus historias de vida en medio de la muerte"

Aa
"El dolor que siento y sentimos por su cobarde crimen es muy fuerte", dijo Griselda Triana.
$.-

Por @cdperiodismo
Publicado el 21 de junio del 2017

"Ha sido devastador. El 15 de mayo el tiempo se detuvo. Desde ese día me siento sedada, anestesiada, contenida, suspendida... El dolor que siento y sentimos por su cobarde crimen es muy fuerte", dijo con la voz quebrada Griselda Triana, viuda del periodista mexicano asesinado Javier Valdez, al que la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) le concedió la Placa de Honor de la APM, a título póstumo.

En una rueda de prensa, organizada por la APM, Griselda Triana exigió justicia por el asesinato de su marido y por todos los periodistas asesinados en México, un país que desde hace años vive "una tragedia que no cesa".

"La violencia y el crimen organizado se ha extendido y profundizado en prácticamente todo el territorio nacional está incidiendo en todos los ámbitos de la vida del país, corrompiendo instituciones y devastando el tejido social", indicó, tras describir un contexto de miedo, horror e impunidad, en el que lejos de combatir el narcotráfico, los Gobiernos "se han convertido en cómplices de las organizaciones criminales".

Javier Valdez, dijo su viuda, denunciaba en sus crónicas la falta de Estado ante la beligerancia de las organizaciones del narcotráfico". Lo hacía con el ímpetu y la esperanza por cambiar esa realidad.

La viuda resaltó los textos del periodista en La Jornada, donde fue corresponsal durante 18 años, y en Ríodoce, medio que fundó hace 14 años junto con Ismael Bojórquez, y también en sus libros sobre el narcotráfico.

Griselda Triana indicó que era obvio que con su trabajo "molestaba a muchos" y en más de una ocasión fue reprochado por no decir cosas bonitas" de su ciudad, Culiacán (Sinaloa), pero "Javier tenía claro que como periodista era difícil escribir de jardines, del atardecer, de los ríos o de la agricultura mientras todos los días caen personas muertas, perforadas, sangrantes en medio de la injusticia, la impunidad y el terror".

Javier Valdez "eligió no contar muertos, sino sus historias de vida en medio de la muerte". Lo hacía, explicó Triana, con el objetivo de que "la gente estuviera informada".

"En un ambiente contaminado por el narcotráfico, los periodistas y el periodismo independiente, valiente y digno son más frágiles y vulnerables", aseveró.

Trian, quien se quejó de la lentitud de las investigaciones, pidió a los medios y a los organismos internacionales que ejerzan presión y reflejen "a la población y al Gobierno mexicano que matar a un periodista es acabar con el derecho que tenemos a estar informados".

Compartí

0