#Venezuela #DíadelPeriodista #27dejunio

Aa
Los periodistas venezolanos han luchado a favor del derecho a informar de forma admirable, con determinación y enfrentando riesgos, expresa el director de El Nacional, Miguel Henrique Otero.
$.-

Día del periodista 2017: El momento decisivo

Miguel Henrique Otero

A lo largo de los últimos meses, los periodistas de toda Venezuela, y los que se desempeñan en El Nacional entre ellos, están dando, la que debe ser, la más admirable lucha que el periodismo haya dado de 1958 a esta fecha, a favor del derecho a informar. Nunca el ejercicio del periodismo había sido en Venezuela tan riesgoso, pero en contrapartida a esa realidad, nunca los periodistas habían actuado con la determinación con que lo han hecho en los últimos tiempos.

Lo que ha ocurrido en los últimos meses, no es nuevo para los periodistas. A todo lo largo del gobierno de Nicolás Maduro, la Guardia Nacional Bolivariana, la Policía Nacional Bolivariana y los grupos paramilitares a su servicio, vienen practicando una política de ataques a los periodistas y al ejercicio de la profesión. Las detenciones; las golpizas ejecutadas con impunidad y cobardía; el robo de equipos; la destrucción de fotografías, audios y material filmado; el amedrentamiento verbal y físico; la prohibición de realizar el trabajo -garantizada por la Constitución Nacional- en hospitales, morgues, calles, comercios, cárceles y otros lugares públicos; la penalización de actividades como fotografiar las colas para adquirir medicamentos y alimentos; la expulsión de reporteros que han viajado a Venezuela desde otros países; las agresiones físicas por grupos de uniformados en contra de personas indefensas: los ataques con armas como porras, disparos de perdigones, bombas lacrimógenas, son todos parte de una directriz que tiene por objetivo imponer el silencio, promover la autocensura, evitar que, dentro y fuera de Venezuela, se conozcan los padecimientos a los que está sometida la sociedad venezolana.

El régimen que intentó acallar a los periodistas fracasó. Fracasó del modo más estrepitoso. Al contrario, a los periodistas de profesión se han sumado decenas de miles de ciudadanos reporteros que, en todo el país, a toda hora y con una clara consciencia de la importancia de su actividad, registran las actividades de militares, paramilitares y de los altos funcionarios del régimen. Se está produciendo un fenómeno simplemente extraordinario: registrar los hechos y, en particular, los ataques a los ciudadanos que protestan, se ha convertido en parte de la lucha, en un modo de resistir y denunciar el uso desproporcionado de la fuerza y las armas en contra de quienes protestan.

Estamos en el momento decisivo de los empeños por la libertad y por el futuro de nuestro país. Estamos en las horas clave. Las protestas de millones de venezolanos no han sido vanas. Los periodistas, en medio de incontables dificultades, han cumplido con un esfuerzo profesional y ciudadano que merece el más alto reconocimiento de la sociedad. El Día del Periodista de este 2017 es, no cabe duda, un día de profundo orgullo democrático.

*Miguel Henrique Otero es director del diario El Nacional y vicepresidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de SIP para Venezuela.

Compartí

0