Aa
Una de las principales autoridades de la iglesia mormona, subrayó que la libertad de expresión y la libertad de conciencia se apoyan mutuamente.
$.-

El Comité Anfitrión de la 73a Asamblea General en Salt Lake City organizó una destacada presentación sobre "Fe, Familia y Libertad", a cargo del miembro del Quórum de los Doce Apóstoles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Élder D. Todd Christofferson.

Christofferson, quien es abogado y una de las principales autoridades de la iglesia desde 1993, expresó que: "El derecho a hablar de Dios, por ejemplo, también abarca y protege la libertad de hablar sobre las opiniones y creencias personales en cuestiones de política, arte, literatura, historia, moralidad o prácticamente cualquier otro tema. La libertad de expresión y la libertad de conciencia se apoyan mutuamente".

La actividad que incluyó una cena, fue celebrada el sábado 28 de octubre en el Centro de Conferencias SUD.

A continuación, el texto íntegro de su conversación con los asistentes a la asamblea. (Vea aquí el video.)

"En nombre de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, les doy una calurosa bienvenida a Salt Lake City y a la 73 Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa. Es un honor especial tener con nosotros esta tarde al Secretario General de la OEA, Luis Almagro Lemes, y es un honor especial para mí dirigirme a una audiencia tan distinguida. Aplaudimos los esfuerzos de la SIP para defender y promover la libertad de prensa y expresión en las Américas. Muchas de las bendiciones de la vida y la prosperidad de la sociedad descansan en estas libertades.

Hablando personalmente, hay un lugar especial en mi corazón para la gente de México y América Central y del Sur. Primero aprendí español como misionero de 19 años en Argentina. Y años más tarde, mi esposa, mis hijos y yo tuvimos la oportunidad de vivir en la Ciudad de México para dirigir las operaciones de la Iglesia en México. Compartir el mensaje de esperanza y bondad de Jesús con los latinos ha sido una de las grandes alegrías de mi vida.

Mi entusiasmo es compartido por muchos de mis compañeros de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días que también han pasado tiempo como misioneros en América Latina y entre los pueblos hispanos que viven en América del Norte. Al caminar por las calles de Salt Lake City e interactuar con nuestros hombres y mujeres de negocios, líderes cívicos, líderes religiosos, estudiantes, familias y ciudadanos comunes, encontrará personas que han vivido en América Latina y que ahora son embajadores de buena voluntad de sus países.

De hecho, el actual presidente de la SIP, el amor de Matthew Sanders por la región y su gente creció a través de su servicio misionero en Quito, Ecuador, desde 1989 hasta 1991.

En los próximos minutos, me gustaría discutir algunos principios que son importantes para usted y para nosotros. Me gusta pensar que son principios universales que reflejan el anhelo en cada corazón humano. Pero tales principios, sin importar cuán firmemente arraigados estén en la naturaleza humana, todavía requieren nuestra vigilancia para preservarlos en la ley y la cultura. Entonces, en este gran esfuerzo de asegurar las amplias libertades del alma, trabajemos todos juntos –medios de comunicación, religión, educación, negocios- para levantar nuestras comunidades e inculcar valores para nuestro florecimiento mutuo.

La Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas es una poderosa declaración que afirma algunas de nuestras más altas aspiraciones como seres humanos. Proclama estándares comunes de libertad y decencia que han resistido la prueba del tiempo. Declara: "Todos tienen derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión" y "Todos tienen derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye la libertad de mantener opiniones sin interferencia y de buscar, recibir e impartir información e ideas a través de cualquier medio de comunicación e independientemente de las fronteras ".

La Declaración de Chapultepec, adoptada en 1994 y reafirmada por líderes nacionales amigables con la libertad en Américas, nos recuerda el papel crucial de los medios. Su preámbulo declara: " Allí donde los medios pueden surgir libremente, decidir su orientación y la manera de servir al público, allí también florecen las posibilidades de buscar información, de difundirla sin cortapisas, de cuestionarla sin temores y de promover el libre intercambio de ideas y opiniones. Pero, cuando con el pretexto de cualesquiera objetivos se cercena la libertad de prensa, desaparecen las demás libertades.". Tales declaraciones proporcionan un marco común mediante el cual podemos construir sociedades justas y abiertas.

Todas las sociedades necesitan nuevas ideas y nuevas perspectivas para abordar las condiciones del momento. Los escritores y periodistas juegan un papel clave en este descubrimiento. La libertad de expresión para todos es importante porque la sabiduría a menudo proviene de los lugares más improbables y de las personas más sencillas. Los pensamientos que pueden estar prohibidos algún día pueden resultar útiles al día siguiente. La seguridad no viene de ahogar el habla, sino de darle la oportunidad de respirar. No todo lo que viene de nuestras plumas o nuestras bocas será útil, pero cuando se desalienta la libertad, tampoco saldrá algo bueno. Para obtener lo sublime, a veces tenemos que soportar un poco de lo ridículo.

Un prominente juez de los Estados Unidos describió una vez este proceso como la auto corrección de la verdad: "La mejor prueba de la verdad es el poder del pensamiento para hacerse aceptar en un mercado competitivo de ideas". El concepto de un mercado libre de las ideas requieren que todas las personas, tanto las minorías como las mayorías, tengan acceso a los medios.

Su privilegio y su llamado como periodista es facilitar la discusión y el debate entre personas que tienen diferentes creencias, razas, nacionalidades y opiniones políticas. Una ciudadanía informada, a menudo se dice, es el baluarte de la democracia. Los principios básicos de la integridad periodística -objetividad en la información, desapego de los prejuicios personales y deber desinteresado a la verdad- son esenciales para facilitar la confianza pública y el discurso civil. Todos los individuos e instituciones, incluídas las iglesias, comparten un interés en contribuir a estos objetivos dignos.

El discurso cívico -discutir cuestiones de equidad, paz, libertad y bienestar general- debe resolver los inevitables nudos. Los lugares comunes donde esto sucede incluyen los medios, aulas, ayuntamientos, legislaturas y la mesa de la cena. Estas discusiones a menudo adquieren dimensiones religiosas. En el mejor de los casos, las voces de fe elevan las discusiones públicas más allá del aquí y el ahora. Por ejemplo, Martin Luther King Jr. impulsó un movimiento por la justicia racial y civil a través de su profundidad y elocuencia como pastor. William Wilberforce aplicó la ética cristiana para abolir la trata de esclavos en Gran Bretaña. Abraham Lincoln recurrió a las verdades de la Biblia para sanar a una nación dividida. Mahatma Gandhi difundió los principios religiosos de la no violencia para llevar a la India a la independencia. Y debido a que la religión ocupa un espacio tan grande en el espectro de la vida humana, el rango de soluciones sería menor sin la voz de la conciencia religiosa.

Al final, nuestra conciencia es todo lo que tenemos. Todo lo demás-posesiones materiales, estatus social, riqueza-puede ser quitado. Pero las creencias y los valores que constituyen nuestra brújula moral, el espacio invisible en nuestros corazones que separa el bien del mal, el significado que atribuimos a la vida y el aguijón interno que nos impulsa a compartir nuestra visión son las cosas que nos dan dignidad y propósito . La capacidad de expresar esta conciencia es nuestro derecho de nacimiento como seres humanos. Sin él, nuestras otras libertades tienen poco significado.

Como lo mencioné recientemente en otro discurso en la India, la libertad religiosa no es simplemente un gesto simbólico legal de igualdad sólo de nombre. Es una libertad sustantiva para creer y actuar según las creencias sinceras de uno. Dondequiera que miremos en el mundo, vemos que la libertad religiosa no solo protege a las personas e instituciones religiosas. También actúa como un catalizador para proteger toda la gama de los derechos humanos. El derecho a hablar de Dios, por ejemplo, también abarca y protege la libertad de hablar sobre las opiniones y creencias personales en cuestiones de política, arte, literatura, historia, moralidad o prácticamente cualquier otro tema. La libertad de expresión y la libertad de conciencia se apoyan mutuamente.

Hace unos dos años, tuve el privilegio de hablar en alabanza de la libertad religiosa y los derechos de conciencia en la mezquita más antigua de América Latina, en São Paulo, Brasil. Me dirigía a musulmanes, católicos, evangélicos, sijs, judíos y religiosos nativos africanos, entre otros. Fue el primer evento brasileño en su tipo celebrando el fuerte compromiso de la nación con la libertad religiosa, y decir que fue una reunión inusual sería quedarse corto. Los medios que informaron sobre este evento fueron perspicaces. Señaló la camaradería entre los líderes religiosos que, a pesar de sus creencias muy diferentes, mostraban un evidente sentimiento de unidad entre ellos. Esa unidad se centró en dos cosas: la necesidad de preservar la oportunidad de que todos ejerzan libremente su fe y honren su conciencia, y la responsabilidad compartida de servir y mejorar el bienestar de todas las personas independientemente de su religión o creencia La prensa estaba haciendo lo que mejor puede hacer: usar su libertad para promover otras libertades.

Honramos sus esfuerzos para dar voz a los sin voz, para iluminar las dificultades de nuestro mundo y para otorgar dignidad a la experiencia humana. Qué Dios los bendiga y los proteja a medida que avancen como embajadores de la libertad y los derechos humanos. Gracias."




Compartí

0