Santos afirma que no le gusta la Ley de Comunicación de Ecuador

Aa
$.-

El Presidente dijo que siempre ha defendido la libertad de prensa.

EFE/El Tiempo El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, afirmó este jueves que no le gusta la polémica Ley de Comunicación que entró en vigor en Ecuador el pasado 25 de junio, y explicó que no está "para nada de acuerdo con ningún tipo de restricción con la prensa". Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. (Foto: diariodecaracas.com) Santos se refirió por primera vez en una declaración pública hacia la controvertida norma ecuatoriana que castiga el "linchamiento mediático", es decir los ataques reiterados en los medios para menoscabar la imagen de personas o instituciones, en una entrevista con el diario regional La Crónica del Quindío (centro). Preguntado por esta ley, Santos admitió conocerla "por encima" y opinó: "No me gusta". La llamada "ley mordaza" ecuatoriana tipifica el delito del "linchamiento mediático" y además ordena la creación de una Superintendencia de Información y Comunicación como órgano de control, así como la del Consejo de Regulación de Medios, que intervendrá en asuntos como el acceso a la información, contenidos y franjas horarias. El presidente, quien completó su formación en empresas y administración pública con dos becas de las fundaciones Fulbright y Newmann para estudiar Periodismo, ejerció como subdirector del diario El Tiempo en la década de los 80. "Me crié en un periódico, viví toda mi vida defendiendo la libertad de prensa y eso es algo que llevo por dentro, en mi sangre", aseguró. Y detalló su relación con los medios como gobernante: "Cuando uno a veces ve injusticias que comete la prensa, yo inmediatamente hago un raciocinio, que eso es un mal muy menor frente a la posibilidad de no tener una prensa activa, crítica, que para mí, todos los días, es como una ducha de agua fría". Santos reconoció que del periodismo echa de menos "la tranquilidad" que perdió con los cargos de ministro y presidente, así como la capacidad para tener contacto directo con la gente y hacer entrevistas. "Extraño muchísimo esa vida del periodista, que es una vida muy interesante, muy intensa, pero sin presión de esa inmensa responsabilidad que tiene uno como presidente", matizó. No obstante, afirmó que como personaje público reconoce errores que cometió antes siendo periodista: "Muchas veces fui injusto, muchas veces fui superficial, muchas veces quise lucirme como periodista y no fui en esa situación lo suficientemente objetivo". "Muchas veces, tuve muchos tragos amargos en juicios equivocados, acusaciones injustas, información que publiqué sin haberla confirmado y que resultó falsa", agregó.    
 

Compartí

0