29 abril 2013

Mensaje del presidente de la SIP

Aa
$.-

Hace 20 años la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 3 de mayo como Día Mundial de la Libertad de Prensa. Desde entonces, las organizaciones de prensa del mundo, junto con instituciones de la cultura, organizaciones sociales y medios de comunicación conmemoran esta fecha, subrayando la idea de que “una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática".

No hay mejor momento para rendir homenaje a los periodistas que en los últimos doce meses han sido asesinados en las Américas. Vaya nuestra solidaridad a sus familiares, amigos y colegas y confiemos en que estos crímenes no queden impunes. Precisamente, la violencia contra los periodistas y la impunidad no sólo dejan un rastro de dolor entre víctimas y familiares, sino que afectan a toda la prensa, convirtiéndose en factores de la autocensura.

En nuestra reciente reunión de Puebla, México, consignamos que la libertad de prensa en las Américas sigue siendo atacada por gobiernos autoritarios e intolerantes que multiplican y reinventan su acoso al periodismo, así como por una violencia que parece no encontrar límites. Allí criticamos las presiones de los gobiernos para que empresas privadas retiren sus avisos en los medios independientes de comunicación. Asimismo, la SIP alertó acerca de los peligros ligados a prácticas antidemocráticas, particularmente en Argentina, Ecuador, Venezuela, Bolivia, Cuba, Honduras, Nicaragua y Panamá.

En algunos de nuestros países se acusa a los medios de prensa de desestabilizar y hacer oposición por el solo hecho de hacer su trabajo, que consiste en informar y opinar. Los medios independientes se encuentran bajo asedio y constante; cada vez son menos las voces críticas. Por otra parte, se dilatan o no se sancionan leyes que favorezcan el acceso a la información pública.

En Puebla la SIP manifestó el más enérgico rechazo a cualquier intento de debilitamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de la Relatoría para la Libertad de Expresión de la OEA, una entidad que desde su creación en 1998, coadyuvó a vigilar y fortalecer la libertad de expresión de los ciudadanos de cada nación de las tres Américas.

En este 3 de mayo, Día Mundial de la Libertad de Prensa, además de señalar nuestras carencias y dificultades, vale la pena destacar nuestros avances y logros. La prensa se muestra saludable en nuestro hemisferio y el periodismo se transforma creativamente, a tono con los tiempos. Hoy día hay mayor conciencia sobre la necesidad de preservar los valores democráticos y el derecho a una prensa libre. Si las tendencias populistas y autoritarias no se han extendido más, ello se debe en parte al formidable valladar que ha levantado la prensa. Más gobiernos han suscrito la Declaración de Chapultepec; se avanza en los procesos legales para no dejar impunes los crímenes contra los periodistas.

La SIP se mantiene firme, unida, llena de grandes desafíos pero, sobre todo, en capacidad de mirar el hemisferio con ojos críticos y libres que nos permiten avizorar los retos en la defensa de ese derecho inalienable, fundamental para la existencia de la democracia.

Compartí

0