12 marzo 2020

Julian Assange y los riesgos del periodismo de investigación

Aa
El abogado del periodista detenido en Londres, Aitor Martínez, conversó desde Madrid con Marta Ramos y Alejandro Jiménez, del programa Periodismo en Riesgo, presentado por la SIP y producido por la Organización Editorial Mexicana (OEM)
$.-

El periodismo de investigación en el mundo entero recibió un remezón cuando el periodista estadounidense de Wikileaks, Julian Assange, fue acusado por su propio país de revelar información privilegiada, lo que lo movió a asilarse en la Embajada de Ecuador en Londres para resguardar su integridad física.

Al abandonar el asilo, por imposición del gobierno ecuatoriano, Assange fue detenido y condenado a 50 semanas de prisión por vulnerar su libertad provisional, las que cumplió recuperando su libertad, pero Estados Unidos solicitó a Londres su extradición. En esa etapa se vive hoy aun. Assange detenido en una cárcel de máxima seguridad en las afueras de la capital británica, a la espera del proceso de la extradición.

Su abogado, Aitor Martínez, asegura estar confiado en que la justicia británica se declarará en contra de la entrega del Sr. Assange, porque entregarlo a la jurisdicción norteamericana constituiría un peligro físico sin precedentes para la libertad de prensa, el derecho a la información en el mundo entero y la transparencia. "Y eso no solo afectaría al Sr. Assange sino a toda la comunidad de medios de comunicación del mundo", explica.

Martínez conversó desde Madrid con Marta Ramos y Alejandro Jiménez, del programa Periodismo en Riesgo, presentado por la SIP y producido por la Organización Editorial Mexicana (OEM), grabado el 6 de marzo pasado en los estudios de ABC Radio, en Ciudad de México. Ramos es directora general editorial de OEM y presidenta de la Comisión de Internet de la SIP.

El sr. Assange es un periodista y Wikileaks es una agencia de noticias. "El deber de todo periodista es entregar una información veraz y así fue la que proporcionó Assange a través de Wikileaks. La gran paradoja en este caso es que la única persona procesada es el periodista que denunció al mundo los graves crímenes de guerra cometidos por Estados Unidos, sobre todo en Afganistán. O en el caso de ese helicóptero Apache que sobrevoló un barrio de Bagdad disparando indiscriminadamente a civiles inocentes como que fuera un video juego, matando entre otros a dos periodistas de agencia Reuters", explica su abogado.

"Creo que la jurisdicción norteamericana tendría no que cambiar su marco jurídico sino respetarlo para que el periodista y el medio no corran peligro. Es un derecho constitucional la libertad de prensa establecido en la Primera Enmienda del país. Por eso la justicia norteamericana la ha respetado históricamente protegiendo a los periodistas como es fácil recordarlo en los casos Watergate y el de los Papeles del Pentágono", dijo Martínez.

"El gobierno de Obama no presentó en su oportunidad cargos contra Assange, pero la administración Trump tiene una guerra declarada contra los medios de comunicación, con decir que los cargos que le hacen están amparados por la ley de espionaje de 1917, que se creó para perseguir espías en la Primera Guerra Mundial. Le están aplicando una ley de espionaje a un periodista por publicar información veraz".

"Por eso, termina explicando el abogado, no se trata de cambiar la legislación con que la justicia estadounidense respete la libertad de prensa como se hace desde más de un siglo. La libertad de prensa en Estados Unidos está dañada y si el periodista Assange fuese entregado a la jurisdicción americana definitivamente la libertad de prensa estaría muerta. Sobre todo en el periodismo de investigación".

Compartí

0