BOLIVIA

Aa
$.-
No parecen ser éstos los mejores tiempos para la libertad de prensa en Bolivia. El gobierno actual parece no sentirse cómodo con la libertad de prensa, cree que la publicación crítica de las cosas que dice y hace, forman parte de un complot contra su estabilidad. A partir de ese prejuicio, ataca, desprestigia y disminuye el ámbito de acción de la prensa. En el último período, la labor de los medios de comunicación y de los periodistas se ha visto afectada por presiones de diverso tipo y amenazas abiertas y encubiertas. Si bien desde la llegada al poder del Presidente Evo Morales Ayma sigue prevaleciendo la libertad de prensa, es innegable que se ha instalado un clima de temor después de que el primer mandatario recurriera subrepticiamente a masas de simpatizantes para intimidar a periodistas y medios de comunicación, así como contra parlamentarios o constituyentes opositores. El gobierno y el propio Presidente, se quejan de la oposición que han asumido varios medios y si por ellos fuera, lo que se refleja en sus propuestas para la nueva Constitución Política del Estado, debiera haber una voz única y un pensamiento único. El presidente Morales respalda la apertura de medios de comunicación sindicales o comunitarios y ya están en funcionamiento radioemisoras en varias poblaciones rurales, mientras que el canal estatal de televisión constituye, hoy por hoy, el mayor soporte mediático gubernamental. Los recursos financieros y técnicos para la instalación de esos medios han sido proporcionados por el gobierno de Venezuela cuyo presidente Hugo Chávez en una de sus últimas y frecuentes visitas a Bolivia, no tuvo empacho en fustigar a autoridades y medios de prensa nacionales. Es innegable que la actual polarización política que se vive en el país influye en la conducta de los periodistas. A esta altura ya existen partidarios y críticos del régimen. Los medios favorables al Presidente son, sobre todo, las radios mientras que aquellos que lo critican, son básicamente televisivos e impresos. La Asociación Nacional de la Prensa denunció esta semana que el gobierno acusó al diario La Razón de publicar “noticias falsas y de mentir permanentemente”. La agencia de noticias Fides denunció que recibió amenazas en una carta de una auto proclamada Comisión de Investigación del MAS, en la que se le acusa de “crear un criterio sedicioso en el pueblo con el fin de derrocar al gobierno de Evo Morales”.

Compartí

0