Costa Rica

Aa
$.-
COSTA RICA El 24 de enero se registró el mayor atentado contra la libertad de prensa en el país, cuando la sala tercera de la Corte Suprema de justicia rechazó el recurso de casación interpuesto contra la sentencia que el 12 de noviembre de 1999 condenó al periodista Mauricio Herrera Ulloa al pago de 120 días de multa por cuatro delitos de publicación de ofensas, en la modalidad de difamación. Así, la sala confirmó la sentencia, que también condenó al periódico La Nación al pago de una indemnización de ¢60 millones (unos $200.000) y la cancelación de los honorarios al abogado del demandante. Además, se ordenó inscribir el nombre del periodista en el Registro Judicial de Delincuentes. Las informaciones querelladas daban cuenta de cuestionamientos hechos por reconocidas publicaciones europeas (Le Soire Ilustré, La Libre Belgique y Der Spiegel) al ex-embajador honorario de Costa Rica ante la Comisión de Energía Atómica, Félix Przedborski. Los jueces consideraron que las publicaciones extranjeras aportadas como prueba no acreditaban la veracidad de los hechos. Los jueces concluyeron que La Nación no debió publicar que la prensa europea cuestionaba al embajador por sus vínculos con escándalos en países donde Przedborski representaba a Costa Rica. Los demás documentos presentados por La Nación y respaldados con el testimonio de una ex-embajadora costarricense en Europa, tampoco fueron aceptados como prueba de la verdad. De poco valió, además, que el periodista intentara, por todos los medios, consignar el punto de vista del señor Przedborski, quien se rehusó a dar declaraciones. En ausencia de esas declaraciones, el periodista citó opiniones de abogados y amigos del ex-embajador para darle a la información el equilibrio necesario. El 29 de mayo de 1998, el tribunal de juicio de San José, en forma unánime, había absuelto al periodista por considerar que la prueba sustentaba la publicación, pero esa sentencia fue anulada por la sala tercera el 7 de mayo de 1999, lo cual motivó el nuevo juicio. Este fallo crea un precedente alarmante, ya que las redacciones costarricenses no podrán dar crédito, siquiera, a los cables de las agencias internacionales. La sentencia también invadió el ámbito de la Internet, ya que obliga a La Nación, en su versión digital, a retirar los enlaces entre el nombre del ex-embajador Przedborski y los artículos querellados, e impone al diario la obligación de establecer, en su edición digital, un enlace entre el nombre del ex-embajador y la parte dispositiva de la sentencia, cuya publicación fue ordenada por la misma resolución judicial. Sin embargo, el 1 de marzo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos solicitó al estado costarricense la adopción de medidas cautelares para preservar los derechos del periodista Mauricio Herrera Ulloa y del señor Fernán Vargas Rohrmoser, representante de La Nación. Las medidas cautelares específicas incluyeron la petición de suspender los efectos de la sentencia dictada en el caso del ex-embajador Félix Przedborski, porque constituyen “daños irreparables” al ejercicio de la libertad de expresión. La suspensión de los efectos de la sentencia debe mantenerse durante seis meses, salvo que se disponga lo contrario por considerarse superadas las circunstancias que motivan la medida cautelar. En ese lapso, la comisión se pronunciará sobre el caso. Continúan los hostigamientos judiciales contra la prensa. Se destaca la importancia de la adopción de medidas cautelares, solicitada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el apoyo de la SIP.

Compartí

0