Canadá

Aa
$.-
CANADA Canadá ha entronizado la libertad de prensa en su Constitución por medio de la Carta Canadiense de Derechos y Libertades. Esta garantía constitucional ha aumentado la capacidad de los medios canadienses para proteger el derecho de acceso a procedimientos sometidos a los tribunales. Hasta la fecha, sin embargo, esta garantía no ha permitido a los medios canadienses ampliar de modo importante la protección de las leyes sobre calumnia, mucho menos favorables para los medios acusados que, por ejemplo, en Estados Unidos. Gracias a la citada garantía, se ha incrementado el acceso a la información y los medios canadienses están ahora en condiciones de poner en entredicho nuevas leyes de derecho consuetudinario y de carácter legislativo sobre el respeto a la vida privada, entre otras cosas. Si bien los medios canadienses luchan contra la restricción de acceso a procedimientos en los tribunales y a las informaciones gubernamentales, así como a favor de la publicación completa y protección de la información bajo su control, los delitos contra los periodistas no constituyen un problema de índole institucional y por lo tanto no existen antecedentes de impunidad en este sentido. He aquí algunos de los sucesos más importantes al respecto: -A fines de 1998 se creó una organización de abogados defensores de los medios para coordinar esfuerzos en todo el país a fin de ampliar la libertad de expresión en relación a los medios. En particular, la nueva agrupación, llamada Advocates in Defence of Expression in Media Act (IDEM), o sea de abogados que defienden la libertad de expresión en los medios, se concentrará en cuestiones como difamación, tribunales abiertos, acceso a la información, intrusión en los medios a través de órdenes de allanamiento y citaciones sujetas a penas judiciales. -El año pasado, la Corte Suprema de Canadá rechazó por anticonstitucional la disposición de la Ley Canadiense de Elecciones que prohibía la publicación de los resultados de encuestas electorales 72 horas antes de elecciones federales. La Corte rechazó la tesis de que las encuestas ejercen demasiada influencia sobre los votantes, por lo que no se justificaba atentar en esa forma contra la libertad de expresión. Pero el pensamiento de la Corte insinúa que no se opondría constitucionalmente a salvaguardar la libre expresión mediante una disposición para que, junto con cada encuesta, sea publicada la metodología que la animó. --Sin embargo, eliminada la disposición sobre la prohibición de 72 horas, se rumorea que sería posible enmendar la Ley de Elecciones con la prohibición de publicar tales encuestas 48 horas antes de las elecciones. Con base en la Carta, los medios se opondrían a ello, dado el hecho de que fue la prohibición en sí, y no el plazo, lo que atentaba contra la libertad de libre expresión, e insistirían que fuese declarada igualmente anticonstitucional. -Según el derecho consuetudinario, actualmente los periodistas no gozan de ninguna protección constitucional que les evite revelar sus fuentes de información. A partir de un caso en 1986 en que fue denegado el recurso de privilegío condicionado para las fuentes, no se ha tomado ninguna iniciativa constitucional sobre el derecho de proteger dichas fuentes. Esta materia ha sido sometida a un tribunal de Ontario en un esfuerzo por establecer la norma de privilegío condicionado a que los escritores tienen derecho constitucional, a menos de que exista peligro evidente e inmediato de daños y perjuicios graves si se niegan de revelar sus fuentes. -Según las enmiendas hechas recientemente en el código penal canadiense, se dispone que los tribunales que tratan casos criminales han de prohibir ciertas publicaciones para proteger la identidad de víctimas y testigos. Anteriormente, en casos que se decidieron antes y después de que la Carta subrayara la importancia de la justicia abierta, se negó la prohibición de esas publicaciones a menos de que fueran absolutamente necesarias por motivos de seguridad. Es posible que estas disposiciones o las órdenes emanadas de ellas, sean recusadas al amparo de la Carta. -En 1995, la Corte Suprema de Canadá se negó a adoptar un modelo de Estados Unidos en el caso del New York Times vs. Sullivan de acción legal sobre calumnia entablada por algunas figuras públicas y falló que el derecho consuetudinario de difamación en Canadá cumplía con los valores fundamentales de la Carta, y que no mediaba ningún privilegio en el caso de declaraciones sobre funcionarios públicos. -Una decisión tomada a fines de 1998 podría también robustecer la eficacia de la defensa del recurso de privilegio condicionado al reconocer que determinado periódico tenía la obligación "social y moral" de publicar un artículo que destacaba las quejas de los inquilinos contra el administrador de un edificio. El tribunal de Ontario dictaminó que, en vista de que ese periódico había tenido cuidado de referirse a "suposiciones" en vez de "hechos", podía ampararse en la defensa de privilegio condicionado, a pesar de que el Tribunal consideraba que algunas de las palabras del artículo podrían tener significado difamatorio. El demandante ha apelado este dictamen. -Hay un número creciente de casos de individuos que recurren a la legislación sobre derechos humanos para reglamentar la actividad de la prensa. Por ejemplo, una querella fundada en la disposición de la Ley de Derechos Humanos de Ontario sobre "prestación de servicios iguales" fue planteada contra un periódico para obligarlo a referirse a los polacos cristianos en artículos sobre el Holocausto o los polacos judíos. No obstante las protestas del periódico, la Comisión de Derechos Humanos determinó que tiene jurisdicción sobre los periódicos y los concilios periodísticos. Sin embargo, consideró que emitir una orden a favor de determinado contenido sería incompatible con la protección a la libertad de prensa en el Código de Derechos Humanos. -Asimismo, se ha recurrido a la legislación sobre derechos humanos para entablar pleitos contra la publicidad pagada en los periódicos que supuestamente discriminan contra los homosexuales. Uno de estos casos fue rechazado porque el texto del anuncio motivo de la querella era una cita entera de la Biblia, y la Comisión de Derechos Humanos de Saskatchewan determinó que las citas bíblicas por sí mismas no constituyen base de discriminación. Sin embargo, la Comisión de Derechos Humanos de Saskatchewan acogió otra querella similar que, además de citas bíblicas, contenía una ilustración de dos hombres asidos de las manos, y encima el símbolo universal de "no", un círculo rojo con una franja cruzada. -En 1997, fueron promulgadas dos nuevas disposiciones del código penal que pusieron mayores trabas a la capacidad de la prensa para informar acerca de las actividades de la policía en casos de allanamiento judicial. Si no media ninguna denuncia formal, ahora es delito penal publicar o difundir por medios electrónicos la ubicación del allanamiento o la identidad de los involucrados en el mismo o los cargos que hay contra ellos, a menos de que exista consentimiento previo de todos los interesados. Además, tanto el acceso al allanamiento como la información sobre el mismo no se pueden prohibir por el hecho de que ello podría subvertir los fines de la justicia o prestarse a propósitos indebidos. -El año pasado, el Tribunal de Apelaciones de Quebec se fundamentó en estas nuevas disposiciones para ordenar la prohibición de informaciones acerca de un allanamiento judicial ejecutado contra un juez, sobre la base de que la divulgación de esa información afectaría el derecho del acusado a ser juzgado con imparcialidad. El Tribunal limitó la prohibición, pero la prensa sí tuvo acceso a la información. -El derecho a la vida privada personal está emergiendo como materia legal en Canadá. Hasta la fecha existe poca jurisprudencia al respecto, solamente algunos casos consuetudinarios en las provincias que han promulgado legislación acerca de la vida privada. El año pasado, la Corte Suprema de Canadá ratificó la decisión del Tribunal de Apelaciones de Quebec que adjudicó a una mujer $2,000 por daños y perjuicios cuando alegó que su fuero privado había sido violado cuando le tomaron una fotografía y la publicaron sin su conocimiento. El tribunal dictaminó que la persona goza de fuero privado aun en lugares públicos, siempre que no se dedique a la vida pública por motivos artísticos, culturales o profesionales. Este fallo simplemente afirma el derecho al anonimato, ya sea lesiva o no la publicación de la fotografía. Este precedente no es de obligatoria aceptación en Canadá fuera de Quebec porque, al contrario de lo que ocurre en otras provincias del país, Quebec tiene su propia Carta de Derechos, en la cual se incluye la vida privada. -En 1997, un tribunal superior de Quebec ordenó a un periódico el pago de $24.900 a una mujer por publicar sin su permiso una fotografía suya cuando acompañaba a su esposo al tribunal. Este fallo ha sido sometido al Tribunal de Apelaciones de Quebec, pero debido a la gran cantidad de casos que tiene éste en su calendario, ese trámite se prolongará por varios años. El otoño pasado, el gobierno federal sometió varios proyectos de ley bajo el título de Ley de Protección de Información Personal y Documentos Electrónicos. Su objeto es restringir el uso de datos personales y así proteger" a los canadienses en su fuero privado con respecto al cúmulo de informaciones que son recopiladas, usadas y divulgadas por determinadas organizaciones en una época en que los adelantos tecnológicos facilitan la libre circulación de información". Son extensas las restricciones sobre el uso de esa información y, por ejemplo, incluyen el consentimiento de la persona objeto de tal información para cualesquier otros fines distintos a los que motivó su recopilación. Como resultado de las actividades de cabildeo de la Asociación de Periódicos Canadienses y otros representantes de los medios, los citados proyectos de ley contienen exenciones por concepto de información personal recopilada, usada o divulgada solamente con fines periodísticos, artísticos o literarios.

Compartí

0