México

Aa
$.-
MEXICO La libertad de prensa ha trastabillado con los múltiples obstáculos que enfrentó en los últimos meses, desde asesinatos de periodistas, pasando por agresiones varias, hasta intentos de regular su actividad. La posibilidad de promulgar una Ley de Comunicación Social en México ha suscitado enormes controversias en los medios de comunicación del país durante los últimos meses. Esta considera los siguientes puntos: 1) Reglamentar el derecho a la información; 2) formar una Comisión Nacional de Comunicación Social que vigile la labor de los medios escritos y electrónicos; 3) derogar la Ley de Imprenta vigente desde 1917 y establecer un nuevo sistema para el otorgamiento de concesiones de radio y televisión. Ante la controversia que desató esta propuesta de ley, la Comisión de legisladores que la promueve decidió posponer su análisis en el pleno de la Cámara para el año entrante. Por su parte, el gobierno federal, por conducto del presidente Ernesto Zedilla, se declaró en contra de la iniciativa y reiteró que la mejor vía para respetar la libertad de expresión es la autorregulación de los medios. Un tercer intento por privatizar la empresa estatal Productora e Importadora de Papel (PIPSA) resultó infructuoso debido a que las posturas presentadas por empresas nacionales y extranjeras no alcanzaron el precio mínimo solicitado por las autoridades mexicanas. El 8 de octubre, el Gobierno Federal declaró desierto el concurso para la compra de PIPSA. He aquí los hechos: durante los últimos siete meses se produjeron en México un total de tres homicidios de periodistas y empleados de medios informativos, sumando 26 durante los últimos diez años, la mayoría impunes. Fernando Martínez Ochoa, reportero y vocero de la secretaría de Desarrollo Social en la ciudad de Chihuahua, Chihuahua, fue asesinado el 2S de octubre con un hacha y fue encontrado en un vehículo oficial con placas del Distrito Federal. Claudia Cortés García, jefe de diseño de las revistas La Crisis y Le Monde Diplomatique, fue encontrado muerto el 23 de octubre dentro de su automóvil en la colonia Ampliación Verónica Azures de la Ciudad de México. Con el dictamen de la necropsia, se determinó que la causa de la muerte fue "homicidio por estrangulación" y no se sabe el paradero del o los presuntos responsables. El 3 de agosto, la periodista norteamericana Susan Caroline Hulse Furnis, quien hizo popular la columna "Pulse by Hulse", fue asesinada en su domicilio de la Ciudad de México, así como también su mozo Cutberto Chávez, de 60 años. Se determinó que fue un crimen común. El 30 de septiembre fue asesinado el periodista Pedro Valle Hernández, corresponsal en el Puerto de Zihuatanejo del canal ofidal de radio y televisión de Guerrero. Antes de su muerte, el reportero había estado trabajando en un programa sobre una mafia local de prostitudón infantil. El 19 de agosto, el reportero gráfico del diario El Independiente, de Hermosillo, Sonora, Lucio Hernández Ramírez, fue agredido por varios policías municipales ebrios y armados en un centro de espectáculos y a quienes fotografió en el momento en que armaban una riña. Hernández interpuso una querella contra los policías agresores que se quedó sin resolver. El 5 de abril, Jorge Muñoz, corresponsal de TV Azteca en Villahermosa, Tabasco, fue agredido por 19 despachadores de gasolina cuando ejercía su trabajo periodístico. En la misma ciudad y en el mismo hecho donde se enfrentaron varios despachadores de gasolina, Juan Manuel Ramírez, corresponsal de Televisa, fue golpeado y agredido cuando registraba el conflicto. El 20 de abril, Carlos Medellín, reportero de la revista Ovaciones, fue atacado en la Ciudad de México por agentes policiacos al momento que grababa la captura de un secuestrador. El 13 de abril, en San Cristóbal, Chiapas, Pascual Gorriz Marcos, corresponsal de Associated Press, sufrió agresiones por parte de agentes policiacos al estar grabando el embarque de detenidos extranjeros. El mismo día, Oriana González Elicabe, corresponsal de Agence France Presse, fue agredida al grabar el mismo hecho en San Cristóbal, Chiapas. Rafael González, reportero de Notimex, Manuel Gómez, reportero del diario El Heraldo, Víctor Méndez, reportero del Diario de México, Ernesto Muñoz, fotógrafo de El Universal y Daniel Aguilar, corresponsal de Reuters, fueron golpeados el 23 de abril en la Ciudad de México por presuntos vendedores ambulantes al cubrir una protesta. El 24 de abril, Elizabeth Muñoz V ázquez, reportera de El Financiero; Citlali González Loo, reportera del diario Síntesis; Edgar García, reportero del periódico El Sol de Tlaxcala; Arturo Díaz, reportero de la revista Mercurio XXI; Edgar Juárez, reportero de la revista Ecos; y David Padilla, reportero de Televisa, fueron secuestrados en Tlaxcala, Tlaxcala, el dia 24 de abril por integrantes de los Pioneros del Cambio, un grupo político de esa entidad, pero fueron luego liberados. El día 18 de septiembre, el diario La Voz del Puerto, de Guaymas, Sonora, fue tomado por Joel Mendoza Rodríguez y los regidores del Ayuntamiento, Hernán Aarón García Luna, Miguel Laredo Romero, además de Reynaldo Valle Pedrosa, padre de la presidenta municipal, Sara Valle Dessen. La toma del diario fue debida a que, según los protestantes, este medio se ha dedicado a atacar a la presidenda municipal de Guaymas. Los directivos del periódico presentaron una denuncia penal por este atentado en contra de la libertad de expresión, pero hasta la fecha el caso sigue en el aire y sin resolverse. En los últimos meses, se presentaron en México un total de doce casos reladonados con demandas a periodistas, la mayoría de ellas con claros tintes intimidatorios. Por supuesta violación a leyes electorales, los periodistas Francisco Quezada Hernández, Gerardo SandovalOrtiz, Osear Octavio Mendoza, David García Barroso, Roberto Edgar Aceves y el director del diario Tribuna de la Bahía, Prócuro Hernández Oropeza, fueron demandados en Puerto Vallarta, Jalisco, una semana antes del 6 de julio de 1997, día de las elecciones. A Hernández Oropeza junto con Sandoval Ortiz, Frandsco Quezada, García Barroso y Edgar Aceves, les fue declarado el auto de formal prisión y actualmente se encuentran en libertad bajo caudón esperando la resolución del juido, todo por haber publicado una serie de encuestas antes de las elecciones de 1997. Osear Octavio Mendoza fue el único periodista absuelto de este caso que se ventila en la ciudad de Guadalajara, a 350 kilómetros de Puerto Vallarta, en un juzgado federal a donde los involucrados deben asistir a cada semana a estampar la firma. El 8 de septiembre, el directivo del semanario Proceso, Carlos Marín, junto con el reportero Gerardo Albarrán, comparecieron ante un juzgado militar como testigos por parte de la defensa del coronel Pablo Castellanos García, acusado de filtrar documentos militares secretos a dichos periodistas. Marín fue presionado por el fiscal militar para que revelara la fuentes que utilizó la revista para publicar un reportaje sobre temas militares, pero el periodista se negó amparado en la Ley de Imprenta. El día 21 de abril en La Paz, Baja California Sur, Leoncio Aguilar Márquez, Mario Alberto Mexía y Luis Miguel Salazar, director, jefe de Información y columnista, respectivamente, del diario Sudcaliforniano, fueron demandados por el Instituto Federal Electoral, ante su presunta violación a las leyes electorales. Por otra parte, el día 16 de abril en Reynosa, Tamaulipas, Francisco Javier Rojas Ruiz, corresponsal de El Universal fue demandado por la presunta sustracción de documentación electoral, doble votación y robo de una credencial. En Sonora, Rodolfo Barraza González, director general del periódico El Cambio, fue demandado por difamación y calumnias, el día 7 de septiembre, por Jorge Valencia Juillerat, presidente municipal de Hermosillo. El señor José Carreña Carlón, ex director de Comunicación Social del gobierno de Carlos Salinas de Gortari, interpuso una denuncia penal el pasado 4 de noviembre ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal por los delitos de calumnia, difamación, ataques a la vida privada, amenazas y amenazas cumplidas en contra de su persona al columnista Ricardo Alemán Alemán y a los directivos del diario El Universal, señores Juan Francisco Ealy Ortiz y Roberto Rack, presidente y director, respectivamente. Posteriormente, el 9 de noviembre, Carreña Carlón, quien es periodista y actual director del Departamento de Comunicación de la Universidad Iberoamericana, denunció en condiciones similares al escritor Carlos Ramírez, del mismo medio. En la fronteriza ciudad de Nogales, Sonora, Candelaria Castellón Valtierra, reportero gráfico del Diario de la Frontera, fue despojado de su material de trabajo el pasado día 23 de marzo sin ser detenidos a la fecha los asaltantes. El camarógrafo Martín Asturias y su ayudante Jean Pierre Salinas, de la empresa CNN, sufrieron el robo de una cámara de televisión, un tripié, micrófono y un vehículo, en la Ciudad de México, sin saber quiénes fueron sus agresores. También en la Ciudad de México, el 21 de abril del presente año, Jan Reid, reportero del diario Texas Monthly, fue objeto de robo de sus pertenencias por parte de sujetos no identificados donde participó en complicidad un taxísta. El 13 de noviembre, en Guaymas, Sonora, cinco disparos fueron realizados contra el domicilio del corresponsal de este puerto, Raúl Rodríguez Angula, de los cuales cuatro alcanzaron su automóvil y uno se incrustó en la escalera de una casa vecina. Los hechos ocurrieron al amanecer, pero el periodista se percató de los daños a su auto hasta las 7:30 horas, cuando se disponía a partir a su trabajo. Un quinto plomo fue encontrado en las escaleras de la vecina, luego de que impactó una pared. Raúl Rodríguez dijo que esto pudiera ser una represalia de un hombre ligado a una alta funcionaria de Guaymas, quien en ocasiones anteriores ya le ha gritado improperios en la calle Serdá y quien en un mitin reciente lo difamó. El periodista se presentará este domingo a declarar ante el Agente del Ministerio Público para seguir la averiguación previa por el delito de daños.

Compartí

0