Colombia

Aa
$.-
COLOMBIA Una reciente y coordinada ofensiva legislativa de sectores oficialistas del Congreso contra medios de comunicación que han criticado al gobierno del presidente Samper, es la nota más preocupante en relación con la libertad de prensa en este período. Por otra parte, han continuado acciones violentas y de intimidación contra los medios de comunicación, provenientes principalmente de la guerrilla, y menos del narcotráfico. Cabe destacar que, por segunda vez en más de quince años, no se han registrado en este período muertes de periodistas por razones de oficio. En el campo judicial se han presentado pronunciamientos significativos de altos tribunales en los que el principio de la libertad de prensa ha salido fortalecido. Los siguientes son, en su orden cronológico, los principales hechos registrados en este período: 19 de marzo: El corresponsal en Bogotá del "Noticiero Univisión", Raúl Benoit, fue atacado por dos hombres desde una motocicleta mientras se desplazaba en su vehículo. Los guardaespaldas de Benoit evitaron lo que parecía un atentado contra su vida. El periodista de Univisión había recibido amenazas tras haber transmitido varias informaciones sobre el Cartel de Cali y la campaña presidencial. 8 de abril: Andrés Alvarez, director y propietario del diario regional El Contrapunteo, del Casanare, fue secuestrado por el grupo guerrillero ELN, que lo liberó a los siete días con un mensaje en que exigía a los periodistas de la región igual trato en las informaciones sobre la lucha armada que libra ese grupo. El gremio periodístico del Casanare expidió un comunicado en que rechazó la guerrillera. 10 de mayo: La periodista Ana Lucía Betancur, corresponsal del "Noticiero Nacional", fue secuestrada por el grupo guerrillero Jaime Bateman Cayón en una zona rural del departamento del Cauca, en el suroeste del país. Los captores aclararon mediante un video que la periodista fue retenida para que entregara un mensaje al gobierno. Betancur fue liberada el 15 de mayo y se confirmó que portaba un mensaje del grupo para las autoridades. 29 de mayo: La Comisión IV del Senado convocó a los directores de medios a una sesión especial para discutir un proyecto de ley que crea un Tribunal Nacional de Autorregulación de los Medios de Comunicación Social. Los periodistas se negaron a asistir y denunciaron que esa iniciativa coarta la libertad de prensa. Los gremios periodísticos señalaron que la autorregulación jamás puede imponerse por medio de una ley, ya que desconoce el carácter voluntario de un autocontrol. 20 de agosto: El periodista Edison Parra y el fotógrafo Jaime Arias, de El Tiempo en Macoa, departamento del Putumayo, fueron amenazados por un grupo de civiles, aparente vocero de la guerrilla, que los obligaron a abandonar el lugar donde se desarrollaban protestas de campesinos cocaleros contra el gobierno. 22 de agosto: La periodista Amparo Jiménez y el camarógrafo José Coronado, del noticiero de televisión" QAP", fueron interpelados por la policía y amenazados de muerte por un grupo paramilitar. Jiménez y Coronado son corresponsales en el departamento del César, donde cubrieron la ocupación de una hacienda por campesinos, cuyos dirigentes habían sido asesinados. La policía exigió a los reporteros que mostraran las imágenes sobre el enfrentamiento, a lo cual se negaron. Más tarde, un grupo de paramilitares les robó su equipo de trabajo y los amenazó de muerte. Los periodistas resultaron ilesos. 23 de agosto: Se presentan de manera simultánea tres proyectos de ley en la Cámara de Representantes con el propósito de "democratizar los noticieros de televisión". Los proyectos buscan la suspensión de las concesiones estatales a los noticieros, que según la ley son prorrogables hasta el año 2004, con el fin de que el gobierno actual pueda adjudicar de nuevo estos espacios informativos. La posición independiente y crítica de la mayoría de los noticieros durante la crisis política que ha rodeado al gobierno de Samper, sumado al hecho de que los congresistas que impulsan estos proyectos han sido los principales voceros y defensores del gobierno en la Cámara, ha dado pie para que en diversos medios se hable de un "revanchismo político" inspirado desde el Poder Ejecutivo. Pese a los pronunciamientos de los gremios de prensa y de la SIP contra iniciativas que atentan contra el pluralismo y la independencia informativa en la televisión, los proyectos de ley han continuado su curso. Ante las críticas, el gobierno de Samper ha dicho que se trata de iniciativas autónomas del poder legislativo. 28 de agosto: La Comisión Nacional de Televisión (CNT) ordenó a los noticieros de TV que se abstuvieran de transmitir "información no oficial que incite el agravamiento del orden público". La CNT tomó esta medida el 23 de agosto en respuesta a los noticieros que mostraron los enfrentamientos entre los agricultores de coca y militares en las poblaciones de Caquetá y Putumayo. , La medida suscitó una protesta inmediata y unánime de las organizaciones periodísticas, así como un pronunciamiento de la SIP, lo que llevó a la CNT a revocar su resolución del 3 de septiembre. 29 de agosto: El camarógrafo Luis Gonzalo Vélez, del programa "Colombia 12:30", fue agredido por soldados mientras cubría un enfrentamiento entre militares y productores de coca en el departamento del Caquetá. El periodista fue despojado de la grabación y golpeado en el abdomen y la espalda. En esos mismos días, más de 10 periodistas de diferentes medios quedaron atrapados en el fuego cruzado que se suscitó entre los militares y elementos de la guerrilla infiltrados entre los manifestantes campesinos. 30 de agosto: El presidente saliente del Senado, Julio César Guerra, propuso impulsar un proyecto de ley para regular más a los medios impresos. La propuesta de Guerra se produjo tres días después que el diario El Espectador publicara una denuncia sobre supuestos conflictos de interés del senador. 30 de agosto: Una carga de dinamita destruyó parte de las oficinas del diario El Tiempo en Cali. El atentado se produjo en medio de la ofensiva guerrillera que afectó a todo el país y sus autores dejaron un panfleto en nombre de las FARC. 4 de septiembre: El periodista Jairo Tobón Villegas, director de El Rionegrero, un pequeño periódico mensual que se publica en Antioquia, fue condenado a cinco días de prisión por negarse a rectificar una información en los términos ordenados por un juez. Tobón también fue objeto de una Acción de Tutela por parte del alcalde de Rionegro, quien consideró que su honra había sido mancillada por denuncias del periódico contra su administración. 7 de septiembre: La condena a 40 años de prisión que un juez de Barranquilla dictó contra tres individuos acusados del asesinato del periodista Carlos Lajud Catalán, de esa ciudad, fue revocada por el Tribunal Nacional de Orden Público, que consideró que no había suficiente material probatorio. Lajud, un irreverente periodista radial que criticaba a la clase política, fue asesinado a balazos el 19 de abril de 1993 cuando caminaba de su casa a su emisora. 9 de septiembre: La política editorial del diario El Tiempo de publicar correcciones, aclaraciones y rectificaciones en un espacio fijo -la segunda página- recibió un aval de la Corte Constitucional. El tribunal rechazó la Acción de Tutela presentada por un oficial retirado de la policía, que exigia mayor despliegue a la rectificación de una información que lo afectaba, y falló que el espacio asignado a la misma llenaba todas las" condiciones de equidad". En resumen, en los últimos seis meses han disminuido notablemente los actos de violencia contra periodistas por parte del narcotráfico. Estos se protagonizan mayormente hoy en día por los grupos guerrilleros o paramilitares. En el campo judicial, cabe destacar fallos positivos que fortalecen el principio de la libertad de expresión. Por otra parte, la manifiesta hostilidad que se detecta en el Congreso y el Ejecutivo contra los noticieros de televisión por su cobertura de la crisis política, y el avance de proyectos de ley para revocar sus licencias, configuran hoy la más preocupante amenaza contra el pluralismo informativo y la libertad de prensa en Colombia.

Compartí

0