Costa Rica

Aa
$.-

El llamado derecho de réplica, introducido en la legislación costarricense por la Ley de la Jurisdicción Constitucional, fue puesto a prueba por primera vez en los tribunales durante los meses de septiembre y octubre.

Dicha Ley, emitida el 11 de octubre de 1989, creó una nueva sala en la organización judicial costarricense: la Constitucional, y le adjudicó, entre otras, la potestad de resolver sobre recursos de amparo contra personas jurídicas particulares, entre ellas los medios de comunicación que se niegan a cumplir con el derecho de réplica. Este, según la ley, podrá ser ejercido por toda persona que se sienta afectada por informaciones inexactas o agraviantes emitidas en su perjuicio, por medios de difusión que se dirijan al público en general (artículo 66). Su rectificación deberá publicarse o difundirse y destacarse en condiciones equivalentes a la de la publicación o difusión que la motiva (artículo 69, inciso b). Fundamentado en estas disposiciones, el abogado Luis Alberto Ocampo Fallas presentó sendos recursos de amparo contra los diarios La República y La Nación, porque ambos se habían negado a publicarle, gratuitamente, una respuesta a un anuncio pagado en el que se le aludía. El anuncio en mención, pagado por el ciudadano Werner Ossenbach Sauter, transcribía párrafos de documentos emanados del Colegio de Abogados de Costa Rica y de la Contraloría General de la República, en los que se censuraban algunas actuaciones de Ocampo. Previamente a esa publicación, el diario La Nación había publicado una noticia sobre los hechos en que se había visto involucrado Ocampo. Básicamente consistían en que, a pesar de ser abogado en una compañía que se presentaba en una licitación del Instituto Nacional de Aprendizaje, y funcionario del departamento de suministros de la entidad, no se había abstenido de participar en la adjudicación de la licitación de ese instituto. La Sala Constitucional falló a favor de Ocampo el recurso interpuesto contra La República. Al decidir, los magistrados partieron de un error: suponer que el diario La República no había contestado el recurso, cuando en realidad sí lo había hecho, pero los documentos se habían extraviado en las oficinas de la sala. Aparte de este aspecto formal, en su sentencia la Sala Constitucional estableció un principio preocupante: que no sólo las informaciones o los artículos de opinión, sino tambien los espacios pagados pueden ser susceptibles de un derecho de réplica. El recurso contra La Nación fue rechazado en vista de que, previamente, el periódico había publicado el artículo del señor Ocampo, pero la Sala Constitucional, reiteró en su fallo el concepto de que ante alusiones en publicaciones pagadas sí puede exigirse un derecho de réplica. Entre otros asuntos vinculados a los medios de comunicación, pueden mencionarse también la defensa que el presidente Rafael A. Calderón hizo de la existencia del Colegio de Periodistas de Costa Rica, al inaugurar la semana de prensa el 24 de setiembre, así como la continuación de la discusión del proyecto de reforma a la ley de imprenta, por la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Asamblea Legislativa.

Compartí

0