Cuba

Aa
$.-

Cuba también ha comenzado a eliminar o reducir la circulación de publicaciones que ha controlado durante años con el pretexto de que la Unión Soviética está reduciendo el suministro de papel.

Samuel Martínez Lara, editor de la revista, estilo "samizdat», Franqueza y secretario general del partido de Derechos Humanos, ha estado detenido en la sede central de la Seguridad del Estado en Villa Marista desde ellO de marzo. El gobierno no lo ha acusado, pero su arresto inicial en 1989 fue por la publicación de Franqueza. En aquel momento fue sentenciado a nueve meses de prisión y también fue acusado de escribir un documento en que le daba la bienvenida a Cuba al dirigente soviético Mijail Gorbachov. La activista de los derechos humanos Tania Díaz Castro fue arrestada en marzo pasado por escribir una carta a la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas que visitó Cuba, felicitándola por votar a favor de una resolución que exigió una mayor responsabilidad a Cuba en casos de derechos humanos. Díaz Castro fue arrestada y sometida a interrogatorios desde marzo hasta agosto, cuando fue presentada en televisión para acusar a la Sección de Intereses de Estados Unidos y a la embajada de Alemania en Cuba de confabularse para provocar los numerosos intentos de asilo que tuvieron lugar en La Habana durante el verano. La única publicación estilo <>, que circuló con conocimiento oficial, Religión en Cuba, publicada por Enrique López Oliva, dejó de salir a la calle durante el verano después de que le informaron que el continuar con la publicación podría ser peligroso para su salud y seguridad. Juan Mayo Méndez, 30 años, profesor universitario, fue arrestado en enero y sentenciado a seis años de prisión en agosto acusado de divulgar propaganda enemiga, por escribir «Abajo Fidel Castro» en las paredes de su ciudad natal de Las Tunas. El letrero que escribió en la pared fue «Abajo FidelCastro». Está cumpliendo su condena en la prisión de Boniato. Ernesto Bonilla Fonseca, un ingeniero eléctrico de 47 años, ex-miembro de la Unión de Jóvenes Comunistas, ha sido sentendado a tres años de prisión por divulgar propaganda oral y se encuentra en la prisión de Las Mangas, en Bayamo. Agustín Figueredo, quien también está detenido en la prisión de Las Mangas sin que se le haya sometido a juido, está acusado de divulgar propaganda enemiga. Alexis Maestre Saborit, de 22 años, detenido en Manzanillo desde junio, está acusado de divulgar propaganda enemiga por escribir letreros políticos en las paredes de escuelas en Manzanillo. El fiscal está solidtando12 años de prisión en su caso. Roberto Luque Escalona, un escritor cubano, ha sido expulsado de su trabajo de editor en la Universidad de La Habana después que su libro «Fidel: El juido de la historia», sobre Castro, fue publicado en Estados Unidos. Huber Jerez Marino, presidente de la prohibida Asodadón de Periodistas Cubanos Independientes y ex periodista de las revistas Verde Olivo y Bohemia, está en aislamiento carcelario en la prisión camagüeyana de Kilo 7 como castigo por escribir poesías y cartas a amigos y familiares en Estados Unidos. Jerez Marino no tiene acceso a papel y lápiz y ha pasado largos períodos sin alimentos, descanso ni ejercicio. Elizardo Sánchez Santa Cruz está en la prisión de Agüica, en Matanzas. Ahora se encuentra en la enfermería de la prisión en Agüica por haber sido operado. De los tres hombres, Hiram Abí Cobas, parece ser el que está en peor estado. Se encuentra en el hospital de la prisión del Combinado de Este. Aparentemente ha perdido sus facultades mentales, se halla en una profunda depresión desde hace meses y físicamente muy débil. Estos tres hombres, quienes el jueves recibirán el Premio Pedro Joaquín Chamorro en esta asamblea, fueron sentendados a dos años de prisión después que hablaron con corresponsales de los diarios The New York Times, The Washington Post y The Los Angeles Times sobre el juido al general Arnaldo Ochoa, quien fue ejecutado en julio de 1989. A partir delIro. de octubre la circulación del diario Granma fue reducida a dnco días a la semana, excepto en La Habana, donde se continuará publicando seis días a la semana. Los diarios Juventud Rebelde y Trabajadores pasan de diarios a semanarios. Bastión, el órgano oficial de las fuerzas armadas, fue clausurado. La revista Bohemia fue reducida a 64 páginas. Los 15 periódicos que se publican a nivel de provincias continuarán saliendo a la calle, pero todas las otras revistas y publicaciones fueron abolidas. El anuncio publicado en Granma indica que a medida que mejoren los suministros de papel algunas publicaciones científicas y libros de textos redbirán prioridad, pero no ninguna otra publicación. Muchos periodistas y otros empleados están siendo reasignados en empleos no relacionados con el periodiSmO en otros lugares. Según la información de Granma, «entre los periodistas hubo un amplio apoyo a estas medidas». Juventud Rebelde ocasionalmente publicaba artículos objetivos e incluso desafiantes según las normas de prensa en Cuba. En la revista Revolución y Cultura, órgano de la Unión Nacional de Artistas y Escritores de Cuba, se publicaban artículos fuera de las líneas políticas aprobadas. La única publicación estilo "samizdat" es Criterio Alternativo, que ha sido publicada durante los últimos seis meses. La publicación circula en ejemplares con artículos mimeografiados o fotocopiados de la "inteligentsia" sobre problemas económicos, políticos y sociales, y sobre el próximo cuarto congreso del Partido Comunista de Cuba. Cuba continua restringiendo la capacidad de los periodistas para cubrir las noticias. Pablo Alfonso, periodista de El Nuevo Herald, Miami, a quien Naciones Unidas le otorgó acreditación para cubrir una reunión de esa organización en La Habana, fue expulsado de Cuba el pasado agosto cuando se determinó que era originario de la isla. Naciones Unidas protestó sobre el asunto ante el gobierno cubano. El 25 de septiembre, el gobierno cubano emitió severas regulaciones en las que definió los derechos y obligaciones de los periodistas extranjeros que trabajan en la isla, o que la visitan. Héctor Argiles, director del Centro de Prensa Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores, dijo a la agencia de noticias Reuters que era la primera vez desde la revolución de 1959 que se habían redactado regulaciones tan completas. El funcionario cubano agregó que la iniciativa no tenía relación alguna con la actual situación en Cuba. Las nuevas regulaciones prohíben a cualquier persona que entre a Cuba en calidad de turista trabajar como periodista. En septiembre, el gobierno cubano hizo un llamado a las naciones en vías de desarrollo para expresar sus problemas y necesidades con sus propias voces. Carlos Rafael Rodríguez, vicepresidente de Cuba, dijo que la necesidad de un nuevo orden mundial de información "objetivo, equilibrado y justo" era algo tan urgente como la necesidad de un nuevo orden económico mundial.

Compartí

0