Colombia

Aa
$.-
Informe ante la 62ª Asamblea General Ciudad de México, México 29 de Septiembre - 3 de Octubre, 2006 La disminución de asesinatos de periodistas registrada en los últimos tres semestres se rompió en este período con los homicidios de Gustavo Rojas Gabalo y Milton Fabián Sánchez, ambos vinculados a la radio de sus regiones de origen, Córdoba y Valle del Cauca, respectivamente. Un tercer asesinato, el de Atilano Segundo Pérez, no se ha podido establecer si fue cometido por razones del oficio periodístico. Las amenazas contra periodistas continuaron su tendencia creciente. Entre marzo y septiembre fueron amenazados 45 periodistas, según denuncias presentadas ante la Fundación para la Libertad de Prensa. Preocupa cada vez más que congresistas, funcionarios públicos y el propio Presidente de la República, descalifiquen lo que en materia de información y de periodismo investigativo hacen los medios de comunicación. Esta actitud podría lesionar la credibilidad y confianza en los medios. Sin embargo, según la última encuesta realizada este mes por Gallup Colombia, los medios de comunicación son la institución con más credibilidad entre la opinión pública colombiana. En el plano legislativo, el Senado de la República atendió en su mayoría las solicitudes de la Asociación de Diarios Colombianos, Andiarios, en cuanto al nuevo Código del Menor, por cuanto el proyecto aprobado respeta la libertad y la autonomía de los medios para definir sus contenidos. Este semestre la preocupación se centra en que una vez más un proyecto de reforma tributaria plantea imponer un impuesto del 10 por ciento para el papel de prensa, y otros impuestos a la publicidad de pequeños periódicos que hoy se encuentran excluidos. Están radicados otros proyectos de carácter electoral, cuyos textos están en estudio, y plantean limitaciones en relación con la publicidad, la divulgación de encuestas y el equilibrio informativo. Los hechos más sobresalientes en este período son lo siguientes: El 20 de marzo fue asesinado el locutor Gustavo Rojas Gabalo, víctima de un atentado perpetrado por sicarios el 4 de febrero en Montería, Córdoba. Rojas Gabalo recibió dos disparos, uno en la cabeza y otro en la clavícula. El periodista tenía 56 años y era padre de nueve hijos. Tenía una amplia experiencia radial. Desde su programa “El Show del Gaba”, venía formulando críticas a las administraciones locales y a la clase política de Córdoba. La URR de la SIP pudo establecer que el locutor fue asesinado por sus denuncias en contra de las relaciones del poder local con el paramilitarismo en el sector de la salud. Estuvo hospitalizado durante mes y medio. Ocho días antes de su muerte, la Fiscalía capturó a tres de los presuntos autores materiales, que según las autoridades serían paramilitares desmovilizados. El senador Humberto Gómez Gallo pidió boicotear el diario El Nuevo Día de Ibagué a través dos emisoras del Tolima. "Los tolimenses deberíamos iniciar un boicot contra El Nuevo Día, no deberíamos comprar ese periódico, no deberíamos pautar en él…por su infamia”, dijo el senador, quien ha recibido críticas por parte de ese diario. El periodista Hollman Morris, director del programa de televisión Contravía, denunció que una supuesta organización llamada Frente Social por la Paz, FSP, hizo público un video en el cual se le señala como vocero internacional de la guerrilla de las FARC. En la cinta son señalados como "voceros internacionales de las FARC", el padre Javier Giraldo; el periodista Hollman Morris; la ex alcaldesa de Apartadó, Gloria Cuartas, y el ex candidato presidencial Álvaro Leyva. En abril se desató una fuerte polémica en los medios de comunicación luego de que el Presidente Alvaro Uribe acusara al director de la Revista Semana, Alejandro Santos de faltar a la verdad, en torno a una información publicada sobre la presunta infiltración paramilitar en el Departamento de Seguridad (DAS). El Partido Liberal propuso realizar un debate de control político al Presidente para que respondiera por sus declaraciones contra la revista. El Congreso archivó el proyecto de ley que pretendía ampliar el alcance de los delitos de injuria y calumnia cometidos por periodistas y directores de medios de comunicación. Daniel Muñoz, fotógrafo de la agencia internacional de prensa Reuters, fue agredido por un agente de la Policía durante las manifestaciones de un sector de los transportadores de la capital colombiana. El reportero gráfico denunció que el policía le pegó con un escudo en la cara y le rompió los dientes para evitar que Muñoz tomara las fotos de la agresión del mismo agente a una ciudadana. El 27 de abril, la Fiscalía General de la Nación acusó a Pablo Emilio Quintero Dodino y Bolmar Said Sepúlveda como autores materiales del crimen del periodista José Emeterio Rivas, asesinado el 7 de abril de 2003 en Barrancabermeja, Santander. En la misma decisión, la Fiscalía cerró la investigación contra Julio Cesar Ardila Torres, ex alcalde de Barrancabermeja, como presunto autor intelectual, pero lo acusó por el delito de sedición. En mayo el periodista Pedro Cárdenas, director del quincenario La Verdad, salió del departamento de Tolima tras recibir nuevas amenazas en contra de su vida. Cárdenas recibió dos coronas fúnebres en su residencia en la ciudad de Honda. Según el periodista, que viene recibiendo amenazas desde hace un año, éstas se produjeron luego de la publicación de dos artículos en los que realizó denuncias en contra de la corrupción en la administración local. Cárdenas había regresado al país a comienzos de año, pues estaba exiliado por amenazas, desde el 2004. Rubén Darío Correa, Alexander Correa y César Valencia, periodistas de la emisora La Cariñosa de RCN, de Ibagué, Tolima, denunciaron al dirigente político Rubiel Espinosa Triana, por haberlos calificado de terroristas del micrófono, luego de que los periodistas lo denunciaran por su presunta participación en la adjudicación irregular de un espacio público. El primero de junio, la agencia de Noticias Colprensa denunció que las autoridades y los funcionarios de la Defensoría de Pueblo en Bogotá simularon ser periodistas para desarmar a un falso hombre bomba que provocó pánico en las instalaciones de la Defensoría del Pueblo, cuando ingresó y amenazó con hacerse explotar si no cumplían con sus exigencias. El director del periódico El Heraldo de Barranquilla, Gustavo Bell Lemus, y los columnistas Ernesto McCausland Sojo y Armando Benedetti Jimeno fueron víctimas de amenazas a través de paquetes bombas y sufragios dejados en sus residencias. Tanto Benedetti como McCausland venían haciendo denuncias sobre temas de corrupción y criminalidad en su ciudad. En julio el periodista Herbin Hoyos denunció haber recibido amenazas, en las cuales le exigen irse de Colombia en 72 horas. La amenaza, según Hoyos, llegó pocas horas después de emitir el programa radial Voces del Secuestro, en el que denunció presuntas irregularidades en los procesos de extradición a Estados Unidos de varios reclusos de la cárcel de Cómbita, en el departamento de Boyacá. Hoyos dijo que la amenaza llegó a través de la página web de la organización Voces del secuestro, que él dirige. El 27 de julio, Andrés Darío Cervantes Montoya, alias "El Chiche", aceptó ante un fiscal haber asesinado al periodista Efraín Alberto Varela Noriega, el 28 de junio de 2002 en Arauca, y se acogió a sentencia anticipada. El cuerpo de Varela Noriega, director de la emisora Meridiano 70 de Arauca, fue hallado con múltiples disparos de fusil poco después de que el "Bloque Vencedores" de los paramilitares de esa región lo acusó de colaborador de la guerrilla El 9 de agosto fue asesinado en el Valle el periodista Milton Fabián Sánchez, de la emisora Yumbo Estéreo, cuando se desplazaba hacia su casa, por dos sicarios que desde una moto le propinaron cinco disparos en la cabeza. El periodista, quien se había dedicado a los programas radiales de carácter comunitario, conducía las emisiones de los programas institucionales de la Alcaldía de Yumbo y de La Personería. Desde este último espacio había hecho denuncias en contra de la proliferación de expendios de droga y de casos de invasiones en la zona de alto riesgo en donde él vivía. Las recientes denuncias de Sánchez habían provocado que las autoridades anunciaran un proceso de extinción de dominio de las casas utilizadas para la venta de alucinógenos. El 12 de agosto, Gloria Carvajal, hermana del periodista Nelson Carvajal Carvajal, asesinado en Pitalito, Huila, el 16 de abril de 1998, abandonó el país, junto a Estela Bolaños, viuda del periodista muerto, y sus dos hijas, por considerar que no tenían garantías de seguridad para permanecer en la población de Pitalito en el departamento del Huila. Según sus denuncias, las menores han venido siendo objeto de seguimientos por parte de personas extrañas desde el año pasado mientras que Estela fue víctima de llamadas amenazantes. El 22 de agosto Atilano Segundo Pérez, ex diputado y periodista radial del departamento de Bolívar, fue baleado por un hombre que le disparó en dos oportunidades, delante de su esposa y uno de sus hijos. Atilano Segundo Pérez Barrios fue diputado de la Asamblea de Bolívar entre 1995 y 1997. Fue también concejal de la población de Marialabaja y desde hacía cuatro años estaba dedicado al periodismo radial en la Emisora Todelar. En el programa Diario de Marialabaja, Atilano Pérez hacía continuas denuncias en contra de la administración pública y los problemas de la comunidad. Sin embargo, los móviles de su asesinato aún están por establecerse. El congresista Julio Gallardo Archbold afirmó que "hay algunos periodistas que más parecen sicarios morales”. Las declaraciones se produjeron luego que varios medios de comunicación criticaran la presunta compra irregular de computadores portátiles para los congresistas cuando Gallardo era presidente de la Cámara de Representantes. A finales de agosto la SIP y la Asociación de Diarios Colombianos (Andiarios) solicitaron a la Fiscalía General de la Nación de Colombia y a las autoridades del departamento del Magdalena, que se brinden las garantías necesarias para el director del periódico Hoy Diario del Magdalena, Ulilo Acevedo Silva, quien se vio obligado a abandonar el país frente a amenazas. Acevedo, denunció en un editorial publicado el 25 de agosto, haber recibido amenazas de muerte y estar en conocimiento de un plan para atentar contra las instalaciones del diario. Explicó además que el conflicto surgió “debido a las denuncias del periódico contra el rector de la Universidad del Magdalena, Carlos Eduardo Caicedo Omar”. Las publicaciones, dijo el periodista, condujeron a la captura y detención del funcionario por parte de la Fiscalía General de la Nación, acusado por irregularidades en sus funciones de la administración pública. En carta a la SIP, el rector negó tener relación con las amenazas o planes para atentar contra Acevedo y su periódico. En septiembre un juez de Bogotá precluyó el caso que se adelantaba contra la revista SoHo por los delitos de agravio a símbolos religiosos, injuria y calumnia, y cerró todo trámite adelantado en contra de la revista SoHo, por el caso que comenzó cuando la publicación hizo una representación del cuadro de Leonardo Da Vinci, La Última Cena, a través de una modelo con el torso desnudo, rodeada de varios personajes de la vida pública. Después de cuatro años del asesinato del periodista Orlando Sierra, subdirector del diario La Patria, de Manizales, la Fiscalía ordenó escuchar en versión libre a Ferney Tapasco, ex presidente de la asamblea departamental de Caldas, cuyo nombre fue mencionado hace más de un año por tres testigos como presunto responsable de la muerte del periodista. Por otra parte, la Unidad de Derechos Humanos en Bogotá reactivó los casos de Carlos Lajud Catalán y Gustavo Ruiz Cantillo, los que se encontraban suspendidos. Los procesos fueron reactivados y traídos desde Barranquilla y Santa Marta, respectivamente.

Compartí

0