Cuba

Aa
$.-
CONSIDERANDO Que después de 51 años siguen manteniéndose en Cuba las restricciones gubernamentales a la libertad de prensa, al derecho a la libre expresión, al acceso de los ciudadanos a la información sin censura y el control estatal de los medios masivos de comunicación, impresos y electrónicos CONSIDERANDO Que 27 periodistas están encarcelados, con sentencias que oscilan entre uno y 28 años de cárcel, y que varios de ellos presentan severos problemas de salud sin que se les otorgue una licencia humanitaria CONSIDERANDO Que el periodista Guillermo Fariñas, de la agencia de noticias independiente Cubana Press, inició una huelga de hambre el 24 de febrero para protestar por la muerte en similares circunstancias del prisionero político Orlando Zapata Tamayo y para exigir la libertad de 26 prisioneros políticos, incluyendo a varios periodistas independientes que se encuentran enfermos CONSIDERANDO Que pese a las acciones represivas, entre otras, hostigamiento, golpizas, detenciones temporales y amenazas de arresto; decomiso de equipo, restricción de movimiento y de cobertura pública de eventos, existen en la isla cerca de 300 periodistas independientes CONSIDERANDO Que el acceso a la Internet continúa restringido para la población cubana, y aunque el gobierno sigue con sus esfuerzos gubernamentales para bloquear sitios digitales, Cuba registra una expansión de su ciberespacio con más de 200 blogs dentro de la isla CONSIDERANDO Que el control del gobierno sobre los corresponsales extranjeros es estricto y conlleva a que los periodistas eviten abordar temas sensibles para garantizar su acreditación, renovación de credenciales y evitar su expulsión del país CONSIDERANDO Que el principio 1 de la Declaración de Chapultepec establece: “No hay personas ni sociedades libres sin libertad de expresión y de prensa. El ejercicio de ésta no es una concesión de las autoridades; es un derecho inalienable del pueblo”. CONSIDERANDO Que el principio 4 de la Declaración de Chapultepec establece que: “El asesinato, el terrorismo, el secuestro, las presiones, la intimidación, la prisión injusta de los periodistas, la destrucción material de los medios de comunicación, la violencia de cualquier tipo y la impunidad de los agresores, coartan severamente la libertad de expresión y de prensa. Estos actos deben ser investigados con prontitud y sancionados con severidad”. LA REUNION DE MEDIO AÑO DE LA SIP RESUELVE Reiterar y exigir la liberación incondicional de los periodistas encarcelados, especialmente de los que se encuentran en delicado estado de salud, y el respeto gubernamental por la labor de los comunicadores independientes en la isla Exigir la suspensión de las acciones represivas contra los periodistas y los blogueros independientes Condenar el control gubernamental sobre internet y el bloqueo deliberado de los sitios digitales independientes Reclamar a las autoridades cubanas un tratamiento respetuoso para los corresponsales extranjeros que realizan su trabajo en la isla.

Compartí

0