Canadá

Aa
$.-
Un fallo del Tribunal Supremo, que admite el “interés público” como legítima defensa, entrega a los periodistas una nueva arma contra las demandas por difamación. La corte dictaminó en diciembre que si en un caso hay preocupaciones por algo que sea de legítimo interés público, supuestamente proveniente de una fuente creíble, y el demandado se conduce de una manera responsable, entonces tal defensa es válida. La decisión se produjo durante una audiencia en una apelación de un grupo de periódicos y organizaciones de prensa en relación con el caso Cusson vs. Quan, en el que se demandó por difamación a un periodista del Ottawa Citizen. Se solicitó un nuevo juicio en el caso Cusson vs. Quan. Causó preocupación en la prensa y los grupos de libertades civiles los informes de que se había negado a periodistas de Estados Unidos el ingreso a Canadá para cubrir las protestas en relación con los Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver. Las autoridades canadienses, en dos ocasiones por separado, interrogaron y negaron a la entrada a los reporteros estadounidenses Juan Weston Osburn, periodista freelancer de Salt Lake City, Utah, y Martin Macias Jr., colaborador de Vocalo, un sitio de noticias en línea afiliado a la Chicago Public Radio. Osburn, vinculado con la organización de noticias IndyMedia, fue interrogado por los funcionarios canadienses de migración el 10 de febrero y denegada su entrada debido a una vieja condena por un delito menor. Macias se proponía asistir a una rueda de prensa que ofrecería un grupo crítico de los juegos, Olympic Resistance Network. También hubo preocupación acerca de lo que se interpretó como interferencia política en el derecho de los canadienses a saber sobre las acciones del gobierno. Ello se relacionó con la solicitud de “acceso a información” de parte de la agencia de noticias Canadian Press referente a un informe sobre la lista de propiedades inmobiliarias del departamento de Obras Públicas. Prosiguieron los ataques violentos contra individuos y propiedades de medios de noticias en la comunidad Tamil de Canadá, conocidos desde los años 90. El 21 de febrero se reportaron actos de vandalización en las instalaciones del Uthayan, el diario de los tamiles de Scarborough, Ontario. El editor del diario, Logan Logendralingam, había recibido esa mañana una llamada telefónica: “Vaya a su oficina, hay un mensaje para usted”. Cuando llegó se encontró que estaba rota la ventana de cristal. Consideró que el hecho se relaciona con una reunión reciente que algunos tamiles sostuvieron con el presidente de Sri Lanka, Mahinda Rajapaska, y que el ataque se realizó por otros tamiles que se le oponen.

Compartí

0