Bolivia

Aa
$.-
57ª Asamblea General Washington, DC 12 – 16 de octubre del 2001 BOLIVIA Los medios de comunicación informaron sin reticencias gubernamentales sobre los conflictos sociales ocurridos por la aguda crisis económica, aun cuando se produjeron agresiones aisladas a periodistas por parte de los campesinos que bloqueaban caminos del altiplano boliviano y militares y policías que intentaban despejar las carreteras. En la zona del trópico de Cochabamba, territorio de erradicación de coca ilegal y considerada zona de operaciones militares, se registraron también agresiones contra periodistas. Mientras tanto, en otro conflicto entre bandas de campesinos en pugna, un periodista fue asesinado. A continuación las principales violaciones a la libertad de prensa en este período: Durante los conflictos sociales que sacudieron al país en abril y mayo pasados, periodistas nacionales y extranjeros fueron agredidos por campesinos, policías y militares. Se comprobó también que policías vestidos de civil se hicieron pasar por periodistas para infiltrarse en marchas campesinas que se dirigían a la ciudad de la Paz, desde distintos puntos del país. Oficialmente el Ministro de Defensa boliviano pidió disculpas por los incidentes y prometió investigar las denuncias periodistas. El Poder Ejecutivo recibió la protesta formal de la Asociación de Corresponsales de la Prensa Internacional por la actuación de un oficial del Ejército que impidió el trabajo de los reporteros que cubrían la marcha en una carretera del altiplano. El 29 de julio murió el periodista Juan Carlos Encinas, quien se encontraba en medio de un conflicto minero en la localidad de Catavi, a 50 kilómetros al norte de la ciudad de La Paz. Encinas resultó mortalmente herido en un conflicto entre dos organizaciones rivales por el control de una cooperativa minera. El periodista fue herido a las siete de la mañana, pero no pudo ser evacuado sino varias horas después porque los grupos en conflicto se negaron a permitir que salieran los heridos. Encinas murió a las tres de la tarde, cuando se autorizó su traslado a un hospital. De acuerdo a informes policiales y del Sindicato de la Prensa de la ciudad de El Alto, Juan Carlos Encinas, al momento del incidente, tenía ya varios meses de estar sin trabajo. De momento, el caso está paralizado en los juzgados de la Corte Superior de Jus-ticia de El Alto y la policía liberó a los sospechosos. Según investigaciones policiales, desde hace tres años, dos grupos de campesinos, el primero denominado Cooperativa Multiactiva Ltda y el segundo llamado Marmolera Comunitaria Ltda., desataron un conflicto por ocupar el yacimiento de piedra caliza de 2 Catavi, circunstancias en las que Encinas, acompañando a su esposa y tomando parte en el conflicto, fue agredido en dos oportunidades anteriores por los mismos campesinos. El 1 de julio desde Achacachi (a 90 kilómetros al norte de la ciudad de La Paz) se informó que la Radio Tahuantinsuyo sufrió un atentado sin graves consecuencias. Dirigentes campesinos acusaron al Gobierno de ser el autor del atentado, porque la emisora campesina informaba con imparcialidad de las incidencias del bloqueo campesino. El Poder Ejecutivo prometió investigar el incidente. El 7 de septiembre el ex ministro de Gobierno del presidente Hugo Banzer y actual senador oficialista, Walter Guiteras, y Yolanda Prada, esposa del ex gobernante, fueron acusados de ser autores intelectuales del intento de asesinato contra el periodista Ronald Méndez Alpire. El ex Comandante Cantonal de la Policía Fronteriza en San Borja, departamento oriental del Beni, capitán Emilio Patzi, declaró que Guiteras fue el autor intelectual del intento de asesinato contra el periodista Ronald Méndez en junio del año pasado. Según el ex policía Patzi, los autores materiales de los disparos en una de las piernas de Méndez fueron los hermanos Suárez Guagama, muy conocidos en el Beni. Patzi fue dado de baja por presuntas irregularidades en el ejercicio de sus funciones, aunque él asegura que Guiteras ordenó su expulsión del servicio activo por negarse a liberar a parientes suyos implicados en el tráfico de drogas. El senador del gobernante partido Acción Democrática Nacionalista (ADN) se negó a responder las acusaciones del ex policía. Entre tanto, el periodista Ronald Méndez reiteró sus acusaciones contra el senador Walter Guiteras y la ex primera dama de la Nación, Yolanda Prada, de ser autores intelectuales del atentado contra su persona. Méndez calificó como una prueba de "oro" las declaraciones del ex uniformado de la policía y pidió al Presidente Jorge Quiroga actuar con transparencia y responsabilidad e iniciar las investigaciones sobre este caso para sancionar a los responsables. Méndez Alpire fue herido en una pierna la noche del 11 de junio de 2000 cuando salía en la ciudad de Santa Cruz de la casa del diputado Roberto Landivar, testigo del atentado del agresor quien disparó a un metro de distancia, por lo que éste consideró que se trató de una advertencia al periodista. Autor de varias investigaciones sobre corrupción, narcotráfico y otros temas sensi-bles para la sociedad boliviana, se presume que el motivo de la agresión contra Méndez Alpire podría estar relacionada al contenido de sus escritos. Guiteras y Prada iniciaron proceso penal contra Méndez Alpire y el policía Patzi. El 27 de septiembre un grupo de periodistas que cubría el cerco campesino a un campamento militar de la localidad selvática de Loma Alta, a 230 kilómetros de la ciudad de Cochabamba, recibió disparos de advertencia para que se retirasen de la zona. Junto a un periodista cayó herido un campesino cocalero, quien murió al ser tras-ladado en helicóptero a un puesto militar para su atención. El Ministro de Gobierno dijo que los periodistas se encontraban en una zona militar de “alto conflicto”. En todos los casos en que se registraron incidentes contra periodistas, el Gobierno señaló, de manera enfática, que se iniciarían las investigaciones necesarias. Lamentablemente, esta afirmación sólo parece expresada para salir del paso, porque hasta la fecha no se presentó ningún resultado ni sanción contra los responsables. 3

Compartí

0