Haití

Aa
$.-
HAITI Durante los últimos seis meses continuaron las violaciones a la libertad de expresión. El hecho más grave fue el asesinato el 3 de abril del periodista y comentarista político más famoso de Haití, Jean Leopold Dominique, propietario de Radio Haití Inter. El hecho estremeció a la comunidad internacional y es el más duro golpe asestado a la prensa durante el último semestre en esta empobrecida nación caribeña. Jean Leopold Dominique, quien durante sus últimos días de vida había proferido críticas contra “sectores políticos que impiden el avance de la democracia”, fue asesinado junto al vigilante Jean-Claude Louissaint cuando se disponía a entrar a la radio estación ubicada en el sector de Delmas, en Puerto Príncipe. La existencia de “zenglendos” -delincuentes armados que actúan bajo el mando de ciertos sectores políticos y económicos, y que a veces se hacen pasar por miembros de organizaciones populares- es la principal amenaza a la libertad de prensa en Haití. A principios de junio encapuchados armados irrumpieron en la estación de radio privada Visión 2000, pintaron consignas en las paredes y profirieron severas amenazas contra el personal que trabajaba en la redacción de noticias. A este hecho le siguió una serie de llamadas telefónicas insultantes e intimidatorias que obligaron a dos periodistas de la estación a abandonar el país por temor a su seguridad. Los “zenglendos” atacaron directamente a la radio bajo la denuncia de que su director, Leopold Belanger, “es un reconocido macoute que apoya al sector duvalierista e impide el avance de la democracia en el país”. En agosto, desconocidos arrojaron una granada incendiaria contra el edificio de la Televisión Nacional de Haití (TNH). El atentado sólo causó daños materiales. En junio agentes policiales golpearon y despojaron de su equipo de grabación al corresponsal de la estatal Radio Nacional de Haití en la ciudad de Leogan, 30 km al sur de la capital. Este caso, junto a otra violación cometida por policías en Puerto Príncipe contra un periodista del medio informativo Haití Progres, es procesado por la justicia. El 4 de abril, la estación privada Radio Unidad fue saboteada por individuos enmascarados y armados que sustrajeron los transmisores y destruyeron gran parte de las instalaciones eléctricas y los estudios de grabación. Esta emisora, ubicada en una comunidad del Departamento del Artibonito (centro del país) se había convertido durante los últimos meses en la voz de los campesinos que luchan por una reforma agraria. Un atentado similar sufrió el 3 de mayo, Día Internacional de la Prensa, la estación de radio comunitaria "Vwa Peyizan Sid (Voz de los Campesinos del Sur), dirigida por el sacerdote católico Yves Edmon. Durante la primera semana de junio la radioemisora privada Horizonte FM lanzó un llamado de alerta a la opinión pública por las amenazas verbales que estaban recibiendo su director y varios miembros de su personal de parte de desconocidos. Los agredidos en su mayoría son periodistas y medios de comunicación que han denunciado el narcotráfico, la corrupción administrativa y la vinculación de ciertos sectores políticos con el pasado régimen dictatorial.

Compartí

0