Puerto Rico

Aa
$.-
PUERTO RICO Con motivo de la pugna que sostiene la Legislatura de Puerto Rico con la prensa por la publicación de informaciones sobre manejos cuestionables de senadores y representantes, tanto el Senado como la Cámara han adoptado disposiciones que limitan o entorpecen el acceso de la prensa a documentos públicos de empleados y funcionarios. Una enmienda al Código de Etica Gubernamental, impuesta por la Legislatura a fines del año pasado, dificulta la obtención de copias de los informes financieros de los legisladores. El 30 de junio el Senado realizó unos cambios al reglamento interno destinados a restringir y a excluir la búsqueda de la prensa de documentos relacionados con empleados y funcionarios, así como de "documentos que formen parte de una investigación en proceso que estén llevando a cabo el Cuerpo o sus comisiones". Las medidas restrictivas de la Legislatura al trabajo de la prensa se producen después del encarcelamiento de un representante y los distintos procesos contra una docena de legisladores motivados por informaciones e investigaciones periodísticas. Desde hace más de un año, los periodistas son blanco frecuente de ataques verbales y de críticas viciosas destinadas a menoscabar su reputación profesional y de amedrentar sus labores periodísticas. Con motivo de un incidente con miembros de la Legislatura, un representante del partido de gobierno atacó verbalmente a la periodista de El Nuevo Día, María Judith Luciano, y a sus familiares. Posteriormente, la periodista se vio sometida a constantes amenazas telefónicas, lo que motivó una reacción airada de todos los medios del país y de las asociaciones profesionales. Por otro lado, en un acuerdo fuera del Tribunal Federal del Distrito de San Juan, el Secretario de Justicia y los demandantes, el diario El Vocero y el Club Ultramarino de Prensa de San Juan, convinieron dejar sin efecto una disposición del Negociado de Investigaciones Especiales que establecía penas por divulgar informaciones sobre las actividades del Negociado de Investigaciones Especiales, aunque fueran ciertas, y resultaran en la condena de un empleado público corrupto. Por último, las campañas de los miembros de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico en favor de la colegiación periodística no han encontrado calor. Una encuesta reciente entre miembros del Club Ultramarino de Prensa de San Juan rechazó la colegiación periodística por un margen mayoritario de dos a uno.

Compartí

0