Chile

Aa
$.-
Durante este período no ha habido hechos graves que afecten la libertad de expresión. Las principales amenazas siguen teniendo relación con la aplicación práctica de leyes aprobadas por el Congreso Nacional en el pasado reciente y con otros proyectos de ley que se encuentran en tramitación. Existe cierta incertidumbre sobre las propuestas que formulará el nuevo gobierno para promocionar la libertad de expresión persistiendo en ellas la referencia a la promoción de la diversidad editorial de los medios, concepto que admite múltiples interpretaciones. Desde 2008 se encuentra en tramitación en el Congreso el proyecto de ley que regula la introducción de la televisión digital terrestre. Inicialmente destinado a regular la migración de los actuales concesionarios a esta nueva tecnología, este proyecto se ha transformado en una vía que entregaría amplias atribuciones al Estado las para influir en la programación y contenidos editoriales. Este proyecto plantea ampliar atribuciones del Consejo Nacional de Televisión, entidad que vela por el correcto funcionamiento de la TV, facultándolo para exigir a las estaciones un cierto número de horas semanales de programación cultural, de formación cívica, y de fortalecimiento de las identidades nacionales, regionales y locales. Además, las estaciones estarían obligadas a promover en sus contenidos determinados principios establecidos en la ley, tales como la diversidad social, cultural, étnica, política, religiosa, de orientación sexual e identidad de género, entre otros. Fueron presentados varios recursos objetando algunas de sus normas aunque no existe claridad sobre su contenido final. Respecto del proyecto de ley que modifica la Ley de Protección de Datos Personales N°19.628, que presentó el Ejecutivo a principios de enero de 2012, resulta preocupante la ausencia de la exclusión del ejercicio periodístico y de la libertad de expresión de la aplicación de las normas que contiene. Este proyecto continúa en tramitación en el Congreso Nacional. Otro proyecto de ley que busca obliga a las radios a destinar el 20% de su programación a emitir  canciones de autores o intérpretes chilenos, sentando un pésimo precedente en contra de la autonomía de los medios para establecer sus contenidos. En julio se aprobó la ley 20.606 de “etiquetado de alimentos” que obliga a mejorar la información que se entrega a los consumidores sobre el contenido de los productos e impide publicitar a menores de 14 años los alimentos “poco saludables”. Se han formulado reparos por la falta de precisión en especial en lo que se refiere a la publicidad de estos alimentos en los medios de comunicación, pudiéndose limitar en forma excesiva.

Compartí

0