Cuba

Aa
$.-
En el país prosiguen las reformas, la más reciente de las cuales fue la aprobación de una nueva ley para la inversión extranjera con un mayor margen de beneficios para los inversionistas. Mientras tanto, la esfera política no parece haber sido siquiera considerada como objeto de cambios, incluida la represión contra las libertades individuales, de prensa y de expresión. Prosiguen sin alteración las prácticas de golpizas, detenciones, intimidaciones, actos de vandalismo y el hostigamiento contra opositores. Paralelamente, tampoco se han detenido las manifestaciones de protesta de la oposición o el trabajo de periodistas y blogueros independientes, al igual que el debate en círculos oficiosos e independientes de los problemas del país y de la necesidad de democratizar la sociedad. La prensa oficial cubana sigue siendo el vehículo de propaganda de siempre y niega a la población la información sobre lo que acontece dentro y fuera del país. Por ejemplo, la cobertura de las protestas en Venezuela es inexistente. Las noticias acerca de ese país se presentan a través de discursos y comparecencias de Nicolás Maduro y otros líderes del chavismo, actos y manifestaciones oficialistas, mientras se demoniza a una supuesta “derecha fascista”. En noviembre la policía política intervino contra el proyecto cultural Estado de Sats cuando celebraba en su sede de La Habana el lanzamiento del primer número de la revista Cuadernos para la Transición. Al finalizar la reunión, muchos asistentes fueron arrestados y las revistas confiscadas. En diciembre fueron golpeados y detenidos el director de ese proyecto, Antonio González Rodiles, y otros activistas que participaban en el Encuentro Internacional de Derechos Humanos y Pactos de la ONU organizado por Estado de Sats. Por otra parte, el porcentaje de conectividad a Internet es de solo un 15 por ciento de la población. La estatal Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) dijo que prevé ofrecer a finales de 2014 conexiones a Internet en los hogares. Además, la misma empresa informó que abrirá nuevos servicios a la telefonía celular, entre ellos, correo electrónico y navegación de internet. Aunque no hay información definitiva sobre las tarifas, se especula que serán astronómicas, concebidas para captar divisas desde el exterior, mayormente Estados Unidos, desde donde se realizan los pagos de conexión de celulares. En febrero, la agencia Associated Press retiró siete fotos del ex gobernante Fidel Castro pues algunas fueron alteradas digitalmente. Las imágenes fueron difundidas por Estudios Revolución, una entidad gubernamental que distribuye imágenes de funcionarios y actividades de gobierno, durante la reciente Cumbre de Latinoamérica y el Caribe en La Habana. A fines de marzo, BBC Mundo, servicio en internet de la British Broadcasting Corporation, prescindió del blog Cartas desde Cuba escrito por el periodista Fernando Ravsberg. Según una fuente de la BBC, al parecer el blog de Ravsberg era demasiado benigno con el régimen de La Habana. También en febrero, la organización Reporteros sin Fronteras (RSF) destacó la reclusión de Ángel Santiesteban Prats. El escritor y bloguero fue condenado a cinco años de cárcel por “violación de domicilio y lesiones” en medio de un proceso repleto de irregularidades judiciales. Santiesteban ha denunciado desde la prisión haber sido objeto de maltrato y tortura, y que su único delito es haber tenido un blog. Ese mismo mes, RSF incluyó a Cuba en su Informe “Enemigos de Internet”, diciendo que el gobierno refuerza su modelo de control basado en tres pilares: intranet local, alto costo de Internet y vigilancia permanente. Abogados independientes de la organización Cubalex y reporteros participaron el 25 de marzo en audiencia pública dentro del 150 Período de Sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en Washington. Los juristas Laritza Diversent, Yaremis Flores y Veizant Boloy, así como los periodistas independientes Roberto de Jesús Guerra Pérez y Aleaga Pesant, abordaron la situación de los derechos humanos de los periodistas y de las personas con discapacidad. La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional informó que en octubre del 2013 ocurrieron al menos 909 detenciones por motivos políticos, una de las cifras más altas de las dos últimas décadas. También destacó el incremento de la violencia policial y parapolicial y brutales agresiones físicas, a veces encubiertas, contra disidentes. En noviembre hubo 761 detenciones arbitrarias de corta duración por razones políticas, así como 192 víctimas de agresiones físicas, 119 por actos vandálicos, 94 por hostigamiento y 72 por los llamados “mítines de repudio”. En diciembre se detectaron 1.123 detenciones arbitrarias por motivos políticos y en enero 1.052. Con ocasión de la II Cumbre de la CELAC en La Habana, el gobierno cubano desplegó miles de efectivos de la policía política, otros cuerpos represivos y elementos parapoliciales que permanecieron durante días frente a los hogares de centenares de opositores, sometidos a arrestos domiciliarios de facto, sin mandato judicial, una de las formas de cercenar las voces disidentes. El director general del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina, Gabriel Salvia, fue expulsado al arribar a Cuba. Salvia era organizador del II Foro Democrático en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos, que iba a efectuarse en paralelo a la cumbre de la CELAC. El Informe Mundial 2014 de Human Rights Watch denunció el férreo control del gobierno sobre la información lo cual restringe gravemente el derecho a la libertad de expresión, mencionando en especial, las campañas de desprestigio, agresiones y detenciones arbitrarias contra los opositores y críticos. El ex contratista de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), Alan Gross, continúa en prisión. Ya desde el 2012 el Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detención Arbitraria exhortó a que se dispusiera su inmediata liberación. Gross fue detenido en Cuba en diciembre del 2009 y posteriormente recibió una condena de 15 años de prisión por distribuir equipos de telecomunicaciones a grupos religiosos. El grupo de trabajo indicó que la detención de Gross fue arbitraria y que el gobierno de Cuba no había aportado pruebas suficientes de sus delitos. En contraste, y a pesar de la deficiente situación de los derechos humanos en la isla, Cuba fue reelegida para integrar el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. A principios de marzo, el gobierno informó de  su disposición a negociar un acuerdo de diálogo político y de cooperación con la Unión Europea, con vistas a acompañar las supuestas reformas en la isla y apoyar un mayor respeto por los derechos humanos. Algunos países, como Alemania, Polonia y la República Checa, han exigido supervisar que haya medidas que contemplen el respeto a las libertades políticas y de expresión en la isla.  

Compartí

0