Claudio Paolillo, presidente Comisión de Libertad de Prensa e Información

Aa
$.-

Presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información

Claudio Paolillo, Búsqueda, Montevideo, Uruguay

Reunión de Medio Año, Bridgetown, Barbados

5 de abril de 2014

Este semestre continuamos con nuestra misión de denuncia de las violaciones a la libertad de prensa y la libertad de expresión, y de defensa de esos derechos en las Américas. Lamentablemente tengo que reportar retrocesos en materia de libertad de prensa. La violencia contra periodistas continúa. Nueve de ellos fueron asesinados en el hemisferio: cuatro en Brasil, dos en Honduras, dos en México y uno en Colombia; y las agresiones y atentados se han incrementado, especialmente contra periodistas y medios que ejercen la profesión en las ciudades del interior de sus países. Esta situación ocurre con mayor frecuencia en Brasil, Colombia, Honduras, México, Perú y Venezuela. Tan preocupante como esto es el velo de impunidad que arropa estas violaciones, pese a la instalación en algunos países, como en el caso de México, de mecanismos de protección que no están cumpliendo su función, por la ineficiencia del Estado y, en ocasiones, por la colusión de algunos políticos en el poder con las bandas de delincuentes. Esos mecanismos oficiales de protección, como los que a diferentes misiones de la SIP fueron prometidos por los gobiernos, todavía no se han creado en Guatemala y Honduras. A lo largo del semestre se ha denunciado el uso y abuso del derecho penal para presionar a los periodistas. En Colombia se han registrado en el último año 20 demandas, la mayoría interpuestas por funcionarios; una tendencia de acoso judicial que también se observa en Costa Rica, Ecuador, Panamá, Perú y República Dominicana. Entre los efectos colaterales de estas acciones, destaco la autocensura y el desvío de recursos económicos y el tiempo que se invierte para enfrentar esos procesos, muchos de los cuales están argumentados por represalias ante denuncias periodísticas por corrupción en la administración pública. Sobre este tema, puntualizo el caso de dos ejecutivos y un periodista del diario The Nation, nuestros anfitriones en esta hermosa isla, que están siendo procesados criminalmente por una presunta violación a la Ley de Protección de los Niños y enfrentan la posibilidad de ser condenados a cinco años en prisión por la publicación de una fotografía divulgada ampliamente en las redes sociales sobre menores teniendo relaciones sexuales en una escuela que puso al descubierto la falta de control de las autoridades en un centro de enseñanza. Confiamos en que se retiren los cargos, tomando en cuenta las consecuencias negativas para la libertad de prensa que acarrea esta acusación. En este período dos blogueros fueron y continúan encarcelados. Uno en Cuba, condenado a cinco años de prisión por publicar en su portal noticias críticas al régimen, y otro en Estados Unidos, preso por tiempo indefinido por desacato judicial al negarse a retirar posts crí­ticos sobre el gobernador de Alabama. ¡Quién lo diría, ¿no?! Personas que ejercen su derecho humano a la libertad de expresión están en prisión por similares razones tanto en la dictadura comunista de Cuba como en la democracia de Estados Unidos. ¿Cómo es que hemos llegado hasta este punto? La transparencia sigue siendo para algunos gobiernos y funcionarios un adorno de poca monta y el acceso a la información pública persiste como gran dificultad para los periodistas. Así­ ocurre en El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá. En Bolivia, una iniciativa de ley de acceso incluye numerosas excepciones que van más allá de la seguridad nacional, y en Uruguay, estas fueron ampliadas para negar información al público y a los medios. Gobiernos nacionales y municipales en Argentina, Bolivia, Guatemala, México, Nicaragua y Panamá siguen utilizando la distribución de la publicidad como premio para los medios afines y como castigo económico contra medios independientes que también se ven afectados por las presiones a empresas privadas para que no publiquen sus anuncios, como ocurre especialmente en Argentina. Una amplia red de medios oficiales y privados, dedicados principalmente a la propaganda política sigue creciendo en Argentina, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, donde las actividades oficiales del gobierno se divulgan principalmente a través de sus medios y los comprados por la familia presidencial. Tal es el caso muy notorio y escandaloso de Nicaragua. Una misión internacional de la SIP viajó este semestre a Guatemala a raíz del caso de José Rubén Zamora, director del diario elPeriódico, ante acciones adoptadas por el Poder Ejecutivo que afectaron a ese medio. También preocupó a la SIP el recrudecimiento de la violencia en contra de periodistas y medios de comunicación, y la existencia de un monopolio de cuatro canales de televisión y decenas de radios, situación sobre la que expresamos nuestra especial preocupación, desencadenándose una recurrente campaña de spots difamatorios contra la SIP y los miembros de la delegación. Estimados colegas y amigos: no quiero terminar mi discurso inaugural de esta sesión sin expresar la especial atención de la SIP sobre lo que está ocurriendo en Venezuela. Ya casi un centenar de periodistas han sido agredidos durante las manifestaciones populares que comenzaron el 12 de febrero. Esto, obviamente, se suma a las agresiones, restricciones y persecución judicial y acoso legal a la que estuvieron expuestos permanentemente los medios y los periodistas durante estos Últimos 15 años, pero que cobraron mayor gravedad durante este último año. La nueva estrategia oficial para castigar y acallar a los periódicos independientes ha incluido el invento de supuestos requisitos, que no son nada más que obstáculos ilegítimos, para acceder a las divisas y a los permisos para importar papel y otros insumos. Como ya fuimos informados por nuestros colegas venezolanos, más de 20 periódicos están en riesgo de dejar de circular. Para enfrentar esta situación, Andiarios y otras organizaciones de prensa de las Américas enviaron un cargamento de papel de prensa para apoyar a varios diarios del país vecino. Aplaudimos este importante gesto de solidaridad y colaboración, un tema importante que pondrá a prueba al gobierno si sigue impidiendo que el papel llegue a los diarios. Y hacemos un llamado formal desde este foro: Inundemos a Venezuela con papel de diario donado por todos los periódicos que creen en la libertad de prensa desde Canadá hasta Tierra del Fuego. Cada uno según sus posibilidades, pero hagamos el esfuerzo. Nuestros colegas venezolanos en desgracia lo necesitan y el régimen del señor Maduro necesita también saber que si su excusa para cerrar los diarios es que “no hay divisas”, pues no existe más si más y más bovinas de papel procedente de los más diversos lugares del hemisferio llega a Venezuela donada por los colegas de los diarios venezolanos. No olvidemos que en Venezuela, la prensa escrita es el único reducto que queda para el ejercicio del periodismo crítico o independiente. Y, por eso mismo, el señor Maduro y sus asesores cubanos quieren cerrar esa última bocanada de aire fresco, disfrazando las clausuras con supuestos obstáculos económicos. Naturalmente, hay problemas en muchos países. Pero, en mi opinión, ha llegado el momento para todos nosotros de hacer cosas concretas por nuestros colegas de Venezuela, donde hace 15 años se instauró el régimen chavista que, como un cáncer, se expandí por la región y ha hecho que muchos de nuestros pueblos están cada vez peor informados y sometidos a sistemas de hegemonía informativa controlados por gobiernos despóticos, antidemocráticos y anti-republicanos, y violadores de derechos humanos, aunque intenten vestirse con ropas ajenas como campeones de la democracia y de la libertad. Muchas gracias.  

Compartí

0