Carlos Jornet - Panel: "Nuestra lucha por una remuneración justa, razonable, universal y equitativa"

Aa

78 Asamblea General

27 - 30 de octubre de 2022

Madrid, España

$.-

29 de octubre de 2022

Valoramos los aportes realizados desde Google y Meta para capacitar a directivos y personal de todas las áreas de las empresas periodísticas, a modo de ayuda para recorrer la imprescindible transición hacia un modelo de negocios enteramente digital.

Personal de las empresas que representamos, han aprovechado instancias de formación y programas de apoyo implementados en los últimos años.

Esas iniciativas de las grandes plataformas posibilitaron avances en la digitalización editorial y publicitaria de medios grandes, medianos y pequeños.

También valoramos la agilidad y la penetración que ofrecen buscadores Google y redes sociales para que nuestros contenidos viajen al mundo entero y tengan nueva vida tiempo después de la publicación inicial.

Sin esas herramientas de distribución, el alcance de nuestros mensajes sería más acotado, aunque en muchos casos nos generan dudas los mecanismos que se utilizan para posicionar cada contenido en los resultados de búsqueda o para recomendar determinado texto o imagen.

Pero, en paralelo, nos preocupa que la expansión de esas plataformas termine absorbiendo buena parte de nuestra audiencia y fundamentalmente de nuestros ingresos; con especial impacto en mercados regionales y en pequeñas comunidades.

Por ello, así como reconocemos aquellos aportes, destacamos que sin esas grandes empresas globales compitiendo en condiciones que nos dejan en desigualdad, el volumen de nuestros negocios no hubiera caído con la velocidad y la intensidad con que lo hizo.

Nos dirán que es un proceso inevitable, por los cambios tecnológicos. Y seguramente en parte es así. Pero hay decisiones unilaterales tomadas por estas empresas que producen impactos importantes en el mercado publicitario y en la distribución de los contenidos.

El reciente anuncio de Meta sobre la discontinuidad de su plataforma Instant Articles en abril de 2023 fue adoptado por razones estratégicas de la propia empresa, pero tendrá efectos que, aunque todavía son difíciles de estimar, pueden dañar de manera irreversible la economía de miles de sitios digitales, e incluso llevar a algunos a la desaparición. Medios que, vale decirlo, apostaron en su momento a una presunta estrategia ganar-ganar que ahora los deja sin una de sus principales fuentes de tráfico y de monetización.

Y la misma preocupación vale para las advertencias de que, como lo hizo tiempo atrás en Australia, Meta podría bloquear los enlaces a contenidos noticiosos de medios canadienses si avanza el proyecto de ley en ese país para forzar a las tecnológicas a compartir ingresos con los portales periodísticos.

Y esto ocurre pese a que la concentración publicitaria en Meta y otros grandes jugadores globales se produjo en gran medida sobre la base de datos obtenidos a partir del user journey, del consumer journey, del conocimiento de la dinámica de consumo de noticias de los usuarios de nuestros propios sitios.

En lo que hace a Google, recientemente se pusieron en marcha en algunos mercados productos como Showcase y Webstories, que se traducen en ingresos compartidos con los medios que los generan.

Pero empresas que utilizan esos productos dicen que, por el modo en que estos se exponen en algunos mercados, viven más dentro del entorno de Google que como generadores de tráfico para los medios. Que son insuficientes y necesitan ser mejorados. Y en ello podemos colaborar desde la SIP.

Lo mismo ocurre con contenidos que las plataformas, esta vez no como facilidades esenciales de la Red sino convertidas de algún modo en editores, generan con sus propios algoritmos a partir de datos producidos originalmente por periodistas y medios, y con los cuales terminan reteniendo a la audiencia dentro del "jardín amurallado" de esas mismas plataformas.

Resultados deportivos, cotizaciones de moneda o de acciones, estado del tiempo, definiciones claves sobre temas de actualidad son apenas algunos ejemplos para los cuales ya no es necesario recurrir al medio de referencia, porque las propias plataformas dan la respuesta.

Por ello es que desde hace ya un tiempo, medios y asociaciones de Europa, Oceanía, Asia y América venimos planteando la necesidad de negociar acuerdos justos, razonables, de largo plazo y que vayan creciendo en función de la evolución del negocio.

La búsqueda inicial de acuerdos no permitió avances importantes, y así se pasó a la sanción de marcos normativos que se tradujeron en aportes mucho más significativos y razonables. Y, en general, sin necesidad de que el Estado mediara.

Esos aportes serán justos y razonables si se definen en función del tráfico, de los datos y de los contenidos que generan los medios, así como de los negocios que ese tráfico, esos datos y esos contenidos producen para las plataformas globales.

Desde la SIP, confiamos en el diálogo, apostamos a negociaciones francas y abiertas, sobre la base de la experiencia acumulada por Google, por Meta y por las asociaciones y medios de otras latitudes en estos años.

Como venimos sosteniendo desde el año pasado, desearíamos que de las conversaciones ya iniciadas con Google, y de las que confiamos poner en marcha con Meta, surjan propuestas concretas y más cercanas a lo que ocurre en los mercados donde existe una ley que obliga a negociar. Y que entre las partes logremos un resultado ganar-ganar con base en la buena voluntad y no en imposiciones.

No quisiéramos que la falta de avances en la búsqueda de consensos nos deje la vía legal como opción final. Pero no descartamos esa alternativa si los tiempos se siguen dilatando. Si las cifras que se barajan continúan siendo apenas un pequeño porcentaje de lo vigente en otros países. Y si, además, hay naciones del continente donde no existe aún una propuesta concreta de cronograma para lanzar programas específicos.

Sin embargo, reiteramos que la mejor opción es el logro de acuerdos privados favorables. Acuerdos que deben ser universales, con equidad para los diferentes tipos y tamaños de medios de comunicación y con una fórmula económica similar a la que está en práctica en aquellos países con negociaciones impulsadas por ley.

Rescatamos, por ello, la importancia de las tratativas ya iniciadas con Google, instamos a Meta a recorrer el mismo camino y a mantener la distribución de contenidos noticiosos, y confiamos que ambas empresas y otras tecnológicas realizarán el máximo esfuerzo posible para que en un plazo razonable nos acerquemos –en extensión, en continuidad y en el volumen de aportes económicos– a los modelos de colaboración entre las plataformas globales y la industria que se lograron en Australia y en algunos mercados europeos.

Tenemos mucho para seguir trabajando en conjunto; desde los medios y desde nuestra asociación, que reúne a más de 1.300 medios impresos y digitales de las tres Américas.

Compartí

0