República Dominicana

Aa
$.-
En este período se han recibido denuncias de por lo menos dos periodistas, Marino Zapete y Julio Martínez Pozo, que han dicho sentirse presionados por funcionarios del Gobierno, quienes habrían tratado de que se les suspendieran anuncios gubernamentales por sus críticas al régimen, pero no se han registrado acciones concretas que hayan impedido que estos periodistas ejerzan libremente su trabajo. Los términos verbales usados en múltiples ocasiones por el presidente Hipólito Mejía para mostrar su inconformidad con lo publicado por periodistas, editores y directores de medios, ha provocado críticas de la prensa y habrían podido motivar situaciones de autocensura. Esto ha causado la preocupación del Colegio Dominicano de Periodistas. Sin embargo, la situación no ha provocado medidas oficiales contra la prensa. Sigue sin resolución la desaparición del columnista Narciso Pinales González (Narcisazo), quien desapareció en mayo de 1994, luego de formular duras críticas contra el entonces presidente Joaquín Balaguer y jefes militares. El caso está en manos de un juez de Instrucción, pero el proceso de investigación sigue estancado. Después de ser aprobado por el Senado, el proyecto de reformas y modernización de la ley de prensa nacional quedó anulado, aunque a fines de febrero fue reintroducido y aprobado por la Cámara de Diputados de donde deberá volver al Senado para ser nuevamente sancionado. Este proyecto establece avances notables sobre la actual ley de prensa, que data de 1962, entre los que se citan: un reglamento con sanciones legales que garantizan el libre acceso a las fuentes de información; señala que la responsabilidad primaria de lo publicado no recae legalmente sobre el director del medio y acoge los diez principios de la Declaración de Chapultepec en sus considerandos.

Compartí

0