Haití

Aa
$.-

La violencia contra la prensa y la falta de acceso a la información pública continúan siendo los mayores escollos para la libertad de prensa. Un informe del Centro para la Ley y la Justicia Global de la Escuela de Leyes de la Universidad de San Francisco (USF) y el Instituto para la Justicia y la Democracia en Haití (IJDH), identifica una atmósfera de miedo y un efecto inhibitorio sobre la libertad de expresión que se manifiesta a través de la intimidación, amenazas, encarcelamiento, destrucción de equipos multimedia y represalias provenientes de la administración del presidente Michel Martelly en contra de periodistas críticos a su gobierno. Los periodistas críticos del gobierno describieron que las evasivas y el obstruccionismo es otra tendencia que los afecta. Denunciaron que continuamente se les niegan entrevistas con funcionarios gubernamentales, se les limita el acceso a información pública, se les ha bloqueado el contacto con autoridades oficiales y son los que han enfrentado amenazas contra su vida; también han sido blanco de demandas por difamación y en algunos casos se les ha revocado su licencia. En repetidas ocasiones han denunciado malos tratos por parte de funcionarios del gobierno y se quejaron de los magros salarios que reciben y la falta de oportunidades para la capacitación, reveló el informe que se conoció a finales de septiembre. Sin embargo, los periodistas coincidieron en que el presidente Martelly -en comparación con sus predecesores- había mejorado el acceso a la información pública mediante la celebración de más conferencias de prensa y la participación en las redes sociales. En septiembre el primer ministro haitiano, Laurent Lamothe y el empresario de la Florida, Patrice Baker, presentaron en Miami una demanda contra Leo Joseph y el semanario Haiti Observateur para el cual labora, por supuesto delito de difamación. La demanda tiene su origen en una serie de artículos publicados entre agosto y septiembre, los cuales sugieren que Lamothe y Baker se beneficiaron de la compra de una empresa de telecomunicaciones por parte del gobierno haitiano, según AP. Haiti Observateur se publica en Haití, Nueva York, Montreal y Florida. Por su parte, Gotson Pierre, fundador de la agencia de prensa Alterpresse en Haití, dijo en entrevista para el Centro Knight para el Periodismo en las Américas, que los periodistas haitianos enfrentan graves amenazas en contra de la libertad de expresión. De acuerdo a Pierre, la situación de la prensa se ha deteriorado en el último año y se ha creado un ambiente hostil para los periodistas. Consideró además que la autocensura es un problema serio para la prensa haitiana y que la impunidad ha agravado la delicada situación que enfrentan los medios del país. Agregó que el gobierno considera impulsar la penalización de la difamación y una ley de prensa para restringir y controlar a los medios y a los periodistas.

Compartí

0