Honduras

Aa
$.-

El ejercicio del periodismo sigue reflejando un ambiente negativo que incluye amenazas contra comunicadores y actos de intimidación a varios medios de comunicación, así como el asesinato de tres periodistas y un trabajador de un medio. La situación resulta agravada por la incapacidad demostrada por el Estado en detener los niveles de violencia que azotan a toda la sociedad y que es alimentada por la impunidad que impera en todos los niveles de la justicia, incluyendo la policía, el Ministerio Público y el Poder Judicial, todo irremediablemente conducente a un aumento en los índices de autocensura periodística.

En materia legislativa se mantiene una cautelosa atención sobre la propuesta surgida de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) que busca regular las "cadenas nacionales" que podría, de aprobarse como fue inicialmente redactada, representar una mayor restricción para los medios televisivos y radiales, mayor discrecionalidad para que el Gobierno abuse de dicho mecanismo en asuntos que nos son de emergencia nacional y sanciones excesivas para quienes incumplan.

Durante este último periodo la participación de la SIP fue muy activa en Honduras, resaltándose la conferencia organizada con la Asociación de Medios de Comunicación de Honduras (AMC). Como resultado de la misma, el Gobierno del Presidente Porfirio Lobo Sosa se comprometió a implementar una serie de reformas y mecanismos que permitan una mejor protección de periodistas y medios ante la ola de criminalidad que afecta al país, según se establece en la “Declaración de Tegucigalpa”.

Los casos más relevantes son los siguientes:

El empresario de medios de comunicación y periodista, Ariel D´Vicente, se acogió a la protección del estatal Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) luego de denunciar escandalosos actos de presunta corrupción que salpican a altos funcionarios de la actual administración pública y de recibir abiertas amenazas a muerte en varias ocasiones.

José Encarnación Chinchilla, corresponsal de Radio Cadena Voces en la ciudad de El Progreso, sufrió un atentado en su vivienda en esa ciudad donde resultó herido de bala su hijo José Alberto. Chinchilla ha solicitado refugio a los Estados Unidos.

Radio Progreso, propiedad de la Compañía de Jesús en Honduras, de la Iglesia Católica, fue objeto de intimidación a sus periodistas de parte de autoridades policiales que rodearon sus instalaciones por más de dos horas.

En julio, Selvín Martínez, corresponsal de la cadena de televisión JBN, fue blanco de un atentado con balas. Este fue el segundo ya que en abril sufrió otro en su casa en Omoa, departamento de Cortés. Ha solicitado medidas de protección al Estado.

Cuatro asesinatos se produjeron en este semestre.

El 7 de mayo fue asesinado el periodista y activista político Erick Alexander Martínez Ávila, en la ciudad de Tegucigalpa, Francisco Morazán. En este caso se han capturado ya algunos sospechosos pero el juicio aun no ha iniciado.

El 15 de mayo fue encontrado asesinado de varios disparos en la ciudad de Tegucigalpa, el periodista Ángel Alfredo Villatoro (director de Noticias de Radio HRN). Su muerte ocurrió varios días después de haber sido secuestrado mientras se dirigía a su trabajo en HRN y un día después que el presidente Lobo manifestó que tenía “pruebas de vida” del periodista.

El 8 de julio fue asesinado Adonis Felipe Bueso Gutiérrez, reportero de Radio Stereo Naranja, hecho en el que además murieron dos de sus primos en la ciudad de Villanueva, departamento de Cortés. Los motivos y autores del crimen siguen siendo investigados.

El 11 de agosto fue asesinado de varios disparos José Noel Canales, funcionario del periódico digital Hondudiario, hecho que ocurrió en la ciudad de Comayagüela, Francisco Morazán, al ser atacado por varios sujetos en el trayecto a su trabajo.

Compartí

0