México

Aa
$.-

La reiterada violencia contra los periodistas es la principal preocupación sumado a la impunidad en la que permanecen la mayoría de los casos y a que las legislaciones a favor de la protección de periodistas, quedaron como letra muerta.

En este período se registraron s asesinatos y tres desapariciones de periodistas.

El 22 de junio, el presidente Felipe Calderón Hinojosa firmó el Decreto de la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y de Federalización de los Delitos cometidos contra Periodistas.

Varios organismos defensores de los derechos de los periodistas, celebraron la reforma al Art. 73 fracción XXI constitucional que permitirá que las autoridades federales conozcan y atraigan los delitos cometidos contra la libertad de expresión para ser investigados y juzgados a nivel federal.

Dicha medida había sido recomendada insistentemente por la SIP y organismos internacionales como el Comité de Derechos Humanos de la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Pese a este avance, se ha cuestionado el sistema para elegir a los integrantes del Consejo Consultivo del Mecanismo de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas que recae, en forma unilateral, en la Secretaría de Gobernación.

El 26 de julio, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reveló que cerca de 70 por ciento de los ataques contra periodistas quedan impunes.

Según la CNDH, 82 periodistas han sido asesinados y 16 han desaparecido desde el año 2000. Se registran 28 ataques contra oficinas o vehículos de los medios de comunicación. De toda esa cifra de delitos, la CNDH indica que sólo se ha encausado a sospechosos en una quinta parte de los casos, y menos de uno de cada 10 ataques ha resultado en sentencias para los responsables.

Un informe del Comité de Expertas de la Convención para la eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer, perteneciente a las Naciones Unidas, indica que México tiene la tasa más alta de ataques a mujeres periodistas, pues 13 comunicadoras han sido asesinadas de 2005 a 2012 y más de 100 denunciaron diversos tipos de violencia en el ejercicio de su trabajo. Principales agresiones contra periodistas:

El 25 de abril, empleados del diario Enlace, en el municipio de Izúcar de Matamoros, Puebla, recibieron amenazas e intentos de extorsión por parte de presuntos integrantes del grupo criminal Los Zetas, quienes amenazaron con secuestrar a un periodista de la empresa

El 28 de abril fue asesinada la periodista Regina Martínez, corresponsal en Veracruz del semanario Proceso en la ciudad de Xalapa, Veracruz. Fue encontrada sin vida en su domicilio en la colonia Felipe Carrillo Puerto y presentaba golpes en el rostro y el resto del cuerpo, además de señales de asfixia. A casi dos meses del asesinato, la Procuraduría Estatal de Veracruz filtró, a través de fuentes “extraoficiales”, que el crimen no se debió a su trabajo como reportera, sino a motivos “pasionales”.

El 3 de mayo fueron asesinados los reporteros gráficos Guillermo Luna, Gabriel Huge, Esteban Rodríguez y Ana Irasema Becerra. Los cuerpos fueron encontrados en un canal de aguas negras del municipio de Boca del Río, Veracruz. Guillermo Luna y Gabriel Huge habían sido reportados desaparecidos por sus familiares. Junto a los cadáveres de los cuatro periodistas fueron halladas dos personas más. Los tres fotógrafos cubrían la fuente policiaca y fueron compañeros en Notiver de Miguel Ángel López Velasco y su hijo Misael López Solana, asesinados el 20 de junio de 2011. Organizaciones civiles dedicadas a la protección de periodistas ya habían advertido que los tres periodistas habían dejado Veracruz un año antes, debido a amenazas. Esta situación había sido notificada al gobierno del estado el 27 de octubre de 2011 por organismos defensores de los derechos de periodistas, sin embargo ninguna autoridad tomó cartas en el asunto. Ana Irasema Becerra era publicista del periódico El Dictamen. Fue hasta el pasado 15 de agosto que la Procuraduría General de Justicia anunció la detención de una célula delincuencial del autodenominado Cártel de Jalisco Nueva Generación, encabezada por Isaías Flores Pineda, presunto jefe de plaza en Veracruz y Boca del Río, lo cual permitió el esclarecimiento de 36 crímenes en la zona durante los últimos ocho meses, entre los que se encuentran los asesinatos de Ana Irasema Becerra Jiménez, Guillermo Luna Varela, Gabriel Huge Córdoba y Esteban Rodríguez Rodríguez. Según la Procuraduría de Justicia, los detenidos admitieron ser los responsables de los asesinatos de los periodistas.

El 11 de mayo las instalaciones del periódico El Mañana, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, fueron atacadas por sujetos armados que dispararon contra el edificio y lanzaron un artefacto explosivo. No hubo lesionados, sólo daños en varios vehículos en el estacionamiento del diario. En otro atentado contra el mismo medio, el 11 de julio desconocidos lanzaron una granada contra la sede del diario.

El 13 de mayo el reportero René Orta Salgado, ex reportero de El Sol de Cuernavaca, fue encontrado muerto en la parte trasera de su vehículo en el Estado de Morelos. Orta Salgado, había abandonado su actividad periodística el pasado diciembre para encabezar un grupo político llamado Emprendedores por la Nación de apoyo al candidato a la presidencia por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto. Según las autoridades, el periodista no había recibido amenazas. La Procuraduría General de Justicia de Morelos descartó que el crimen organizado estuviera tras el crimen y aseguró tener avances en la investigación.

El 16 de mayo fue reportada la desaparición del reportero gráfico Federico Manuel García Contreras en el municipio de Tanquián de Escobedo, en San Luis Potosí. El periodista trabajaba para el diario El Punto Crítico, con sede en la capital del país. El 13 de mayo, tres días antes de su desaparición, el comunicador llamó por teléfono e informó a una de sus hijas que había tenido un altercado con el comandante de la policía local, José Alberto Troas, quien supuestamente le prohibió realizar entrevistas en la zona debido a que resultaba peligroso. Tras la desaparición del reportero, de quien no se supo nada desde el día 16 de mayo, las hijas del comunicador acudieron a San Luis Potosí a las que se les informó que su padre fue arrestado el 18 de mayo en estado de ebriedad. Esa versión contradijo la de la doctora que lo examinó, quien dijo que lo había revisado el día 17 de mayo y no el 18, además de que el periodista no presentaba signos de ebriedad. En tanto que la encargada del hotel, donde se hospedaba el comunicador, negó haber visto a García Contreras regresar al hotel en compañía de policías. Hasta la fecha, el periodista no ha aparecido.

El 18 de mayo fue encontrado el cuerpo sin vida del reportero Marcos Ávila García del periódico El Regional de Sonora. Un día antes se había reportado la privación de la libertad del comunicador por obra de sujetos armados. El cadáver fue hallado con huellas de estrangulamiento a unos metros de la carretera que conecta los municipios de Guaymas y Empalme. Hasta el momento el crimen sigue impune.

El 21 de mayo, desapareció en Nuevo Laredo, Tamaulipas, el fotógrafo independiente Zane Alejandro Plemmons Rosales, de nacionalidad estadounidense y mexicana. Plemmons, colaborador de los diarios El Debate y La i en Sinaloa en el año 2010, fue visto por última vez la noche del 21 de mayo, cuando salió a tomar fotografías de una balacera, alrededor de las 22:00 horas. Esa misma noche, dos hombres armados llegaron al hotel donde se hospedaba el periodista y exigieron las llaves de su habitación y se llevaron todas sus pertenencias. Hasta el momento el caso no se ha esclarecido. El 2 de junio, la periodista Katia D'Artigues, colaboradora del diario El Universal, presentó una denuncia de hechos ante la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal, luego de recibir varias amenazas por Twitter.

El 9 de junio fue reportada la desaparición de la periodista Stephanía Cardoso, junto a su pequeño hijo. Stephanía en ese tiempo trabajaba como reportera de la fuente policiaca para los diarios Zócalo de Saltillo, Coahuila y del medio Calibre 57. La reportera reapareció el 16 de junio y pidió la protección del estado Mexicano para ella y para su hijo, aludiendo que sus vidas estaban en riesgo.

El 22 de junio, Verónica Jiménez, corresponsal de Grupo Reforma en el estado de Hidalgo, fue detenida arbitrariamente por agentes de Seguridad Pública de Pachuca. La reportera fue acusada por Esteban Mercado, coordinador de la campaña de la aspirante a diputada federal, Mirna Hernández, de alterar el orden público y dañar el equipamiento urbano, por fotografiar a brigadistas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que regalaban objetos promocionales previo al proceso electoral del pasado 1 de julio.

El 24 de junio, Said Hernández, jefe de información de la revista Tucán, fue atacado y herido con una navaja por tres hombres, en la capital del estado de Oaxaca, cuando llegaba a su domicilio en la colonia Figueroa. Los presuntos responsables fueron detenidos minutos después de los hechos.

El 14 de junio, Víctor Manuel Báez Chino, reportero del diario Milenio El Portal y del medio digital Reporteros Policiacos, fue encontrado sin vida, horas después de haber sido privado de la libertad por parte de hombres armados en sus oficinas en la ciudad de Xalapa, Veracruz. La Procuraduría General de Justicia (PGJ) en Veracruz responsabilizó a Los Zetas.

El 24 de junio, la periodista Patricia Castellanos fue golpeada mientras cubría una movilización de jóvenes del grupo #YoSoy132 en la capital oaxaqueña, luego de que los manifestantes pasaran frente a un parque público donde se llevaba a cabo un festival de apoyo a Enrique Peña Nieto, en ese momento candidato presidencial del PRI, cuyos simpatizantes comenzaron a agredirlos verbalmente.

El 10 de julio, desconocidos arrojaron un artefacto explosivo contra las oficinas del suplemento La Silla, del diario El Norte, en Monterrey, Nuevo León. El estallido ocasionó daños en cristales y en la fachada del edificio, pero no hubo personas lesionadas. Este fue el cuarto ataque con explosivos contra la filial de El Norte en 21 meses. El inmueble fue blanco de atentados similares el 20 de septiembre de 2010, el 10 de enero de 2011 y el 31 de marzo de 2011; en todos los casos los daños fueron sólo materiales. El 11 de julio, las oficinas del suplemento Linda Vista del periódico El Norte, ubicadas en el municipio de Guadalupe, Nuevo León, fueron atacadas con una granada y armas de grueso calibre. Aunque la fachada y los cristales de la parte alta del inmueble presentaban impactos de arma de fuego, ninguna persona fue herida. A unos metros del edificio fueron hallados varios casquillos de rifle AR-15.

El 16 de julio, Hiram González Machi, reportero del diario Nuevo Día, de Nogales, Sonora, y conductor de un informativo del Canal Siete local fue amenazado de muerte por parte de delincuentes, quienes causaron destrozos en su domicilio.

El 24 de julio, la Procuraduría General de Justicia de Veracruz informó de la desaparición del fotorreportero Miguel Morales Estrada, quien laboraba en El Diario de Poza Rica, ciudad al norte de dicho estado. Según la versión oficial, fue la esposa del fotógrafo quien interpuso la denuncia. Hasta el momento, no se tiene información sobre el paradero del periodista.

El 28 de julio, la periodista y defensora de derechos humanos Lydia Cacho fue objeto de nuevas amenazas de muerte. La advertencia llegó a través de su equipo de radiocomunicación. A través de la bocina del radio comenzó a escucharse una voz masculina advirtiéndole que dejara de meterse con ellos para después lanzarle una seria amenaza. Expertos en seguridad que asesoran a la periodista consideran que los responsables tienen acceso a tecnología para intervenir su radio y hacerle llegar los mensajes. Luego de estos hechos, la periodista se ha refugiado en Bogotá, Colombia, aunque ha expresado su deseo de regresar al país.

El 29 de julio, la periodista Cecilia Cota de El Diario de Sinaloa, presentó formal denuncia, en contra de Serapio Vargas Ramírez, quien se asume como dirigente del organismo no gubernamental “Brigada Popular”. Molesto por una nota de la reportera, el ex candidato a diputado federal del Partido Nueva Alianza, le advirtió que es “capaz de muchas cosas” y que ya tiene ubicada a su familia a través de la red social Facebook.

El 9 de agosto, un grupo de sujetos armados disparó contra las instalaciones del periódico El Regional del Sur, situado en la zona norte de Cuernavaca, Morelos, sin que se reportaran lesionados.

El 18 de agosto, fue atacado el fotógrafo Ernesto Araujo Cano en un intento de robo. Debido a los golpes que sufrió en la cabeza por la agresión de los tres individuos que pretendían llevarse su auto, fue diagnosticado con muerte cerebral. Araujo era colaborador de El Heraldo de Chihuahua.

El 3 de septiembre, siete periodistas fueron agredidos en el estado de Oaxaca por pobladores de San Pablo Huixtepec, quienes buscaban a dos presuntos ladrones para castigarlos públicamente. Miembros de la comunidad, quienes tomaron herramientas de campo como armas, arremetieron contra David García y Lizbeth Gómez, de TV Azteca; Iván Flores y Esteban Marcial, del diario Noticias; Jorge Luis Plata y Alberto López de El Imparcial, además de Jorge Pérez, de Tiempo de Oaxaca, y les quitaron las memorias de sus cámaras.

El 1 de octubre, el periodista Juan de Dios García Davish, fue privado de su libertad frente a su familia, mientras realizaba la cobertura de un enfrentamiento en el municipio de Montozintla, Chiapas. La detención del comunicador, quien es director de la agencia noticiosa Quadratin Chiapas y corresponsal de Milenio, fue ordenada por un mando de las fuerzas de seguridad, además fue despojado de su material periodístico. Un día después fue liberado.

Compartí

0