HAITÍ

Aa
$.-
La libertad de prensa sigue amenazada por la restricción gubernamental al acceso público a la información, amenazas y violencia contra periodistas, demandas por difamación como herramienta para la coacción y las precarias condiciones de trabajo de los periodistas. Es evidente que estas restricciones generan autocensura en los medios por temor a la represalia del gobierno, además de que los periodistas están restringidos por las limitaciones materiales de los medios y que se ejerce, también, un estilo de periodismo parcializado, lo que genera desconfianza en el público. El gobierno y el sector privado presionan por medio de la intimidación y el soborno, que es algo común en el periodismo local, aprovechándose de las dificultades económicas que enfrentan los periodistas. Al menos cinco periodistas fueron víctimas de ataques físicos y verbales durante los meses de agosto y septiembre en la ciudad de Petit-Goâve. El 9 de septiembre el director de Radio Préférence FM, Guyto Mathieu, quien también es corresponsal del sitio web Haiti Libre, denunció que ha sido objeto de insultos y comentarios derogatorios. Un grupo opositor al gobierno local es responsable de esos ataques verbales. Mathieu es partidario del parlamentario Jacques Stevenson Thimoléon. Otro periodista que apoya a ese legislador en Petit-Goâve, Ephesien Joseph, fue atacado el 29 de agosto, según informes de la prensa local. Su colega, Duralph Emmanuel François, también fue atacado. Por otra parte, el director de Radio Vision Plus, Gibsonne Basile, recibió una amenaza de arresto de parte de un juez local. En cuanto al riesgo de autocensura durante este período, el Consejo Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) emitió una advertencia el 8 de abril contra emisoras de radio que “transmiten sistemáticamente información tendenciosa para perturbar el orden público, desestabilizar las instituciones públicas y atacar la integridad de muchos ciudadanos”. CONATEL advirtió con aplicar sanciones en caso de una violación a las condiciones sobre la transmisión de información según criterios legales vigentes desde 1977. Estas sanciones incluyen multas y hasta el retiro de las licencias de transmisión. Activistas de derechos humanos y de la prensa manifestaron que esas advertencias estuvieron dirigidas a promover autocensura entre los periodistas. El Ministerio del Interior de Haití, se distanció de la posición de CONATEL, dijo que averiguaría sobre esa postura y manifestó que apoya la libertad de expresión y la libertad de prensa.

Compartí

0