Brasil

Aa
Informe de la Reunión de Medio Año 2018
Medellín, Colombia
13-15 de abril
$.-
El país sigue presentando un escenario preocupante para el ejercicio del periodismo. En los últimos seis meses dos periodistas murieron durante el ejercicio de su actividad profesional.

La Asociación Nacional de Periódicos (ANJ, por sus siglas en portugués), en seguimiento conjunto con la Asociación Brasileña de Emisoras de Radio y Televisión (ABERT, por sus siglas en portugués), también registró en el mismo período 25 casos de agresión, 7 de amenazas y 2 de vandalismo contra empresas periodísticas.

El 18 de enero, Jefferson Pureza Lopes, periodista radial y presentador del programa "Voz do Povo", de Rádio Beira Rio FM, de Edealina, en el estado de Goiás, fue asesinado a tiros en su casa. Lopes solía denunciar irregularidades en la ciudad y desde hace años había recibido amenazas de muerte. Antes de ser asesinado incendiaron su casa y la sede de la radioemisora.
El 16 de enero, Ueliton Bayer Brizon, editor y propietario del sitio web Jornal de Rondônia, en Cacoal, en el estado de Rondônia, fue asesinato a tiros cuando viajaba en motocicleta por una calle de la ciudad. Brizon denunciaba crímenes de políticos locales y publicaba en su página noticias sobre política local. También era presidente municipal del partido PHS y suplente de concejal.
La reducción del número de registros de violencia no letal —de 172 casos en 2016 a 82 en 2017— está directamente relacionada con la disminución del número de protestas populares, que generalmente vienen acompañadas de violencia por parte de la policía y de los manifestantes, aunque no de comprensión de parte de la sociedad y agentes públicos sobre la importancia del trabajo de la prensa.

Desafortunadamente, persiste la intolerancia en relación con la actividad periodística. Las ofensas e intimidaciones —no solo en persona sino también a través de la web— asumen un nuevo perfil y ponen en riesgo la actividad de los profesionales de la prensa. Como resalta la Asociación Brasileña de Periodismo Investigativo (Abraji, por sus siglas en portugués), "políticos y movimientos autocalificados de no partidistas usan las redes sociales para predicar el odio contra reporteros entre millones de seguidores".

Merecen también consignarse los procesos judiciales acatados por el Poder Judicial contra profesionales y medios de comunicación, particularmente las acciones coordinadas que ganan contornos de acoso judicial. En uno de los casos ocurridos en los últimos seis meses, TV Pampa, en el estado de Rio Grande do Sul, fue condenada, sin presentación de defensa, a pagar una alta cantidad de dinero a cada uno de los 40 autores de una acción, por la opinión de un entrevistado durante un programa en vivo.
Recurrir a la justicia es un derecho de todos, pero las iniciativas alineadas y conjuntas, con el fin de generar una avalancha de procesos judiciales demuestran una evidente intención de intimidar la actividad periodística.

En 2017, la Comisión sobre Derecho a la Comunicación y Libertad de Expresión, vinculada al Consejo Nacional de Derechos Humanos (CNDH) del entonces Ministerio de la Ciudadanía, creó un Grupo de Trabajo (GT) para discutir cómo podría implementarse el Observatorio de la Violencia contra los comunicadores propuesto desde 2013/2014. El GT incluye entidades como Artículo 19, Sindicato de Periodistas de São Paulo, Asociación Brasileña de Periodismo Investigativo (Abraji), Federación Nacional de Periodistas (FENAJ) y Reporteros sin Fronteras. Este grupo propuso elaborar un modelo de Plan Operativo Estándar sobre la actuación de la policía en casos de violencia contra comunicadores. Aún no se han creado el Observatorio ni el protocolo para operaciones policiales.

Otros casos:

En febrero de 2018 la periodista baiana Maíra Azevedo recibió amenazas después de exponer un comentario racista hecho en su página de Instagram. La periodista presentó una queja a la fiscalía de Justicia de Combate al Racismo del Ministerio Público de Bahía.

En febrero de 2018 el ministro del Supremo Tribunal Federal (STF), Gilmar Mendes, declaró en un acto público que la censura a publicaciones sería aceptable "en casos [de abusos de la prensa]", lo que abre precedentes para la restricción a la libertad de información. Es importante recordar que, al juzgar el Incumplimiento de Precepto Fundamental (ADPF) 130 y declarar inconstitucional la Ley de Prensa, el STF—entonces presidido por Mendes— reiteró el Art. 220 de la Constitución, según el cual "la manifestación del pensamiento, la creación, la expresión y la información, bajo cualquier forma, proceso o vehículo no sufrirán ninguna restricción".

El 15 de febrero de 2018 la sede de la TV Bandeirantes en Curitiba, en el Estado de Paraná, fue objeto de un ataque con cóctel molotov y un agente de seguridad sufrió heridas leves.

El 16 de febrero de 2018 el periodista Iury Carvalho fue agredido y amenazado de muerte por policías militares, tras descubrir que los agentes utilizando un coche oficial para uso personal en el municipio de Rorainópolis, en el Estado de Roraima.

El 19 de febrero de 2018 Renato Oliveira fue exonerado del cargo de subsecretario de Comunicación del municipio Embu das Artes, en São Paulo, por implicación en un atentado contra la vida del periodista Gabriel Binho.

El 20 de febrero de 2018 la Comisión de Derechos Humanos y Minorías de la Cámara de los Diputados envió una carta oficial al delegado general de la Policía Civil del Estado de Alagoas, Paulo Cerqueira, denunciando los mensajes de cuño ofensivo enviados por el alcalde Adelmo Calheiros, del municipio de Capela, a la periodista Thayanne Magalhães, después de que la reportera publicó un reportaje sobre el retraso del curso escolar en la ciudad.

En marzo de 2018 un grupo de mujeres periodistas que trabajan en la cobertura deportiva lanzó la campaña #DeixaElaTrabalhar para denunciar y combatir ataques y discriminación en los estadios y el lugar de trabajo, teniendo en cuenta lo siguiente: la reportera Kelly Costa, de la RBS TV, fue agredida verbalmente el 25 de marzo de 2018 por un hincha que asistía al partido entre Brasil de Pelotas y eSão José, por el Campeonato Gaúcho, en el estadio Paso D'Areia, en Porto Alegre, Rio Grande do Sul; la reportera de Rádio Gaúcha, de Porto Alegre (RS), Renata de Medeiros, fue ofendida por un hincha colorado, en el estadio Beira-Rio, durante el Grenal, el 11 de marzo de 2018. La periodista Bruna Dealtry, del canal Deporte Interactivo, sufrió acoso sexual el 13 de marzo de 2018, cuando un hincha del Vasco do Gama intentó besarla a la fuerza en una transmisión en vivo en Río de Janeiro.

El 10 de marzo de 2018 la reportera del diario Midiamax Mariana Rodrigues fue agredida por el exdiputado federal y exsecretario estatal de Obras, Edson Giroto, frente a la sede de la Policía Federal (PF), en Campo Grande, Mato Grosso do Sul, cuando Giroto llegaba a la superintendencia de la PF para presentarse bajo la acusación de crímenes de corrupción, lavado de dinero y desvío de recursos públicos.

El 23 de marzo de 2018 el periodista Efrém Ribeiro, del Sistema Medio Norte de Comunicación, en el Estado de Piauí, relató haber sido agredido por el diputado federal Silas Freire, del partido Podemos, dentro de la emisora de televisión donde ambos trabajan, en Teresina, capital del estado. Freire es integrante de la llamada "bancada de la bala" en la Cámara de Diputados y presentador del programa policial Ronda Nacional.

El 26 de marzo de 2018 un hombre disparó al menos cuatro veces contra la sede del Jornal dos Barrios del Litoral, en Paranaguá, en el Estado de Paraná. El periódico publica noticias sobre la vida política de la localidad. Gilberto Fernandes, director de la redacción, recibió recientemente amenazas por teléfono.

Han ocurrido actos de agresión contra periodistas y medios de comunicación el 5 de abril en Brasilia y São Paulo relacionados con la cobertura de los eventos tras la decisión del Supremo Tribunal Federal de Brasil que condenó al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva

En un pronunciamiento conjunto, la Asociación Nacional de Periódicos (ANJ), la Asociación Brasileña de Emisoras de Radio y Televisión (ABERT) y la Asociación Nacional de Editores de Revistas (ANER), condenaron la violencia y los actos contra la libertad de prensa y el derecho de los ciudadanos brasileños a recibir informaciones.

Entre otros actos de violencia, un equipo de periodistas sufrió agresiones en Brasilia. El equipo de Correio Braziliense estaba formado por una reportera, una fotógrafa y el conductor, quienes fueron rodeados por 30 manifestantes. Un fotógrafo de la agencia Reuters y un equipo del SBT (Sistema Brasileño de Televisión) también fueron amenazados. En San Bernardo do Campo, en São Paulo, simpatizantes del expresidente Lula lanzaron huevos contra el fotógrafo Nilton Fukuda, de O Estado de S. Paulo.

La SIP también repudió las agresiones contra los periodistas.


Compartí

0