Jorge Canahuati - Inauguración – Asamblea General de la SIP

Aa

78 Asamblea General

27 - 30 de octubre de 2022

Madrid, España

$.-
Bienvenidos a todos. Antes que nada, quiero agradecer a todos ustedes que llegaron a esta asamblea de tantos rincones de las Américas y de España. Mi agradecimiento especial a Gabriela Cañas, presidente de la Agencia EFE, por su apoyo en esta asamblea. Y a José Manuel Albares, ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España y a Tawfik Jelassi, subdirector general de la UNESCO por unirse a este acto con sus mensajes.

Quién hubiera dicho que cuando nos despedimos en la asamblea de octubre de 2019 en Miami no nos veríamos hasta hoy, tres años después. Sin duda que la pandemia causó estragos a la humanidad y ha cambiado nuestros hábitos y formas de vida.

Lo que no ha podido cambiar es nuestra resiliencia como organización. Nuestra voluntad y misión para defender la libertad de prensa no se ha movido un ápice, ha seguido siendo el corazón de esta organización. Hemos seguido confrontando los problemas de libertad de prensa y apuntando al mayor reto de nuestra industria, la sostenibilidad de los medios y el apoyo al periodismo local.

Quiero dejar inaugurada esta Asamblea reconociendo que aquí en España palpita el contexto global desafiante en el que vivimos, debido en gran parte a la invasión de Rusia a Ucrania y sus consecuencias, y a la recesión económica que se profundizó tras la pandemia.

Ambas crisis, entrelazadas, también han sido y son fuentes de desinformación, propaganda y violencia. Pero, sobre todo, gritan a los cuatro vientos la renovada importancia que tiene nuestra profesión. El periodismo libre, independiente y de calidad sigue siendo el salvavidas más confiable que tiene la democracia y el bien común.

Debemos seguir trabajando para neutralizar a gobernantes autoritarios, funcionarios corruptos, el terrorismo del crimen organizado y el abuso de los grupos de poder.

La violencia sigue siendo uno de los peores desafíos en nuestra industria. Pocos países quedan fuera de esta locura. En este semestre 25 fueron asesinados 11 México, y el resto en Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, EE.UU., Haití, Honduras y Paraguay. Y si contamos desde nuestra última asamblea en octubre de 2021, es decir en los últimos 12 meses, son 40 los periodistas asesinados.

Si consideramos que el narcotráfico sigue extendiendo sus tentáculos en países como Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, México, Venezuela y en Centroamérica, debemos pensar en exigir a los gobiernos la creación de más sistemas de protección para periodistas.

Uno de los mayores problemas de América Latina es la cooptación del Poder Judicial por parte de los gobiernos. Lo demuestra la confiscación de medios como El Nacional en Venezuela o La Prensa en Nicaragua. En Venezuela más de 300 medios fueron cerrados por el gobierno en la última década. En Guatemala tenemos un director de medio preso, José Rubén Zamora y en Nicaragua seis, entre ellos nuestro vicepresidente regional y gerente general de La Prensa, Lorenzo Holmann. Su hija, Renata, está con nosotros y mañana escucharemos su testimonio. Estos dos países, junto a Cuba, como veremos mañana en el nuevo ranquin del Índice Chapultepec, se han convertido en grandes exportadores de periodistas en exilio.

En nuestra Declaración de Nicaragua que firmamos en abril junto con otra veintena de instituciones, indicamos a los gobiernos nacionales y organizaciones multilaterales que deben hacer más para presionar a la dictadura de Daniel Ortega y restablecer la democracia.

Además de las dificultades que atraviesa el periodismo libre, también es necesario subrayar la débil situación económica y la sostenibilidad de los medios, otro grave problema que afecta severamente a la libertad de prensa. Todos, los de este lado del océano y los del otro, hemos sido testigos de la reducción de los ingresos por publicidad.

Podemos ser autocríticos y decir que no todos los medios pudimos abrazar la transformación digital a tiempo. Pero no podemos soslayar el hecho de que las grandes plataformas digitales han absorbido un alto porcentaje de la publicidad digital. Parte de su éxito económico deviene del uso gratuito de los contenidos periodísticos en detrimento de nuestra industria.

Es por ello que, desde el año pasado y junto a un grupo de trabajo integrado por más de 20 organizaciones de las Américas y de Europa, venimos insistiendo a las plataformas digitales para que nos paguen a los medios una remuneración justa y razonable por los contenidos periodísticos que distribuyen y monetizan.

Estamos más optimistas ahora de lo que estuvimos en 2018 con nuestra Declaración de Salta que incluyó este tema en el principio 12. En 2019 la Unión Europea dictó la directiva de Copyright y poco a poco fue permeando en los países para que se creen políticas públicas con el objeto de que las plataformas paguen por el uso de contenidos, se hagan responsables por su circulación de contenidos protegidos bajo el derecho de autor.

También el Parlamento Europeo aprobó este año la Ley de Servicios Digitales y la Ley de Mercados Digitales, normativas que buscan regular y poner límites a las plataformas digitales con multas considerables sobre su facturación global. La de Servicios Digitales, entre otras cosas, promueve la transparencia y la rendición de cuentas, obligando a las plataformas a mostrar sus reglas de moderación de contenidos y los sistemas de indexación. Y la de Mercados Digitales limita el poder de mercado y ataca la posición de dominio de las grandes plataformas.

Otro antecedente importante es el Código de Negociación de Medios de Noticias creado en 2021 en Australia, que obligó a Google y Facebook a pagar a los medios por sus contenidos.

Lo mismo está sucediendo en Canadá desde que en abril pasado el gobierno presentó al Parlamento una ley parecida a la de Australia, aunque con más requisitos de transparencia sobre los montos que las plataformas deben pagar a los medios. Y hace un par de semanas, en EE.UU. senadores republicanos y demócratas alcanzaron un acuerdo para respaldar el proyecto de "Ley de Competencia y Preservación del Periodismo", que permitiría a los editores de noticias negociar colectivamente con las empresas tecnológicas.

También sabemos que una nueva propuesta de ley avanza en Brasil sobre estos temas.

Las legislaciones pueden ser buenas porque resuelven a largo plazo la relación entre medios y plataformas. Pero, somos conscientes que no en todos los países pueden ser la respuesta más adecuada. Por ello hemos dado la bienvenida a los distintos programas que tienen las plataformas, como es el caso de Showcase de Google que acaba de inaugurarse en este país y sobre el que escucharemos el sábado, con ejemplos de Brasil, Argentina, Colombia y México donde también existe.

Más allá de los beneficios para los medios, le hemos dicho a los ejecutivos de Google, en reiteradas oportunidades, que Showcase, Discover y Webstories y los programas de transformación digital son buenos programas, pero no son suficientes ni atacan de raíz los problemas que las plataformas le han creado a los medios.

Por eso continuaremos los reclamos por nuestros derechos de autor, el respeto a la propiedad intelectual, y para que las grandes empresas tecnológicas paguen por el uso de nuestros contenidos con lo que generan grandes ganancias. Así como los medios de comunicación no pueden evadir sus responsabilidades legales del pago de salarios, prestaciones laborales e impuestos, las plataformas también deben asumir responsabilidades.

En la SIP y en el Grupo de Trabajo estamos anuentes a explorar distintas alternativas para corregir este desbalance, ya sea a través de mejores acuerdos entre medios y plataformas o a través del marco normativo. Estamos abiertos a las negociaciones, pero con el entendido de que los medios de comunicación tienen derecho a recibir una retribución justa y razonable, de carácter universal y equitativa por el uso de sus contenidos.

La desaparición de medios de comunicación porque no pueden sostenerse y la proliferación de desiertos informativos que deja sin acceso a noticias a muchas poblaciones de nuestros países, es un grave problema. Sin sustentabilidad, los medios no puedan ser libres e independientes, dos valores fundamentales para la democracia.

Y mientras no haya políticas públicas que permitan preservar el periodismo local para que puedan competir con las grandes plataformas, en términos de audiencias, publicidad y transparencia, los medios de comunicación debemos agilizar nuestra creatividad para encontrar formas de monetización... siempre con independencia.

En esta asamblea hemos escuchado esta mañana parte de esa creatividad y muchos ejemplos sobre la reinvención de los medios de comunicación. Hasta el domingo seguiremos escuchando fórmulas, casos de éxito y nuevas formas de experimentación. Todavía nadie encontró la bala de plata y tal vez jamás nadie la tenga.

Pero ello no quiere decir que esta industria, como lo ha hecho en muchos momentos de la historia, no se reponga ante los desafíos del presente. El pasado y el futuro reclaman que el periodismo está llamado a ser la piedra angular de nuestras sociedades. Sin periodismo libre e independiente las sociedades jamás podrán desarrollar todo su potencial.

Muchas gracias.

Compartí

0