Jorge Canahuati - Discurso de clausura

Aa

78 Asamblea General

27 - 30 de octubre de 2022

Madrid, España

$.-
30 de octubre de 2022

No me resulta fácil decir adiós. Fue una aventura de dos años en la que aprendí mucho gracias al acompañamiento de todos ustedes.

Mis primeras palabras de agradecimiento están dirigidas a Dios, sin su voluntad y guía, nada sería posible.

Igual mi infinito agradecimiento a mi esposa, Carolina, por estar conmigo alentándome y soportándome. ¡Gracias Carolina!

A mis hijos, a Paola, Jorge Andrés, Rodrigo y Sebastián, por estar allí como familia unida, por entender que mi tiempo para ustedes cambió para dedicarlo a una misión apasionada. Gracias, hijos.

También quiero agradecer a mi gente de OPSA, a colaboradores y ejecutivos, que lograron abrazar este privilegio que he tenido de servir en la SIP desde su más alta investidura, sabiendo el esfuerzo que eso significaba. A todos ustedes gracias por saber transitar en una avenida compleja y estar siempre presente.

Como presidente de la SIP, tuve un equipo increíble que hizo que cualquier desafío se mostrara simple. Pero nada lo fue, en especial en época de pandemia en la que tuvimos que ser muy creativos para mantener nuestra misión a flote.

Quiero agradecer muy especialmente a ese equipo que me acompañó hombro a hombro. En primer lugar, a quien lideró el trabajo a favor de la libertad de prensa en todos los lugares, en muchos casos desde la virtualidad.

Me refiero a Carlos Jornet, un apasionado y profesional de la libertad de prensa que hizo su trabajo con entereza y entrega. Tuvimos oportunidades de estar en varias misiones en conjunto, algunas virtuales y otras presenciales.

También agradezco a Martín Etchevers con quien de la mano y con su liderazgo estuvimos trabajando por la sostenibilidad de los medios.


También a varias colegas que integraron el equipo como Gabriela Vivanco, María Eugenia Mohme, la incansable Leonor Mulero, Martha Ramos y Laura Puertas.... y agradezco muy especialmente el liderazgo y acompañamiento del segundo vicepresidente, Roberto Rock, ahora el primero y del presidente del Comité Ejecutivo, José Roberto Dutriz, ya segundo vicepresidente de la SIP.

Agradezco el importante trabajo de nuestros queridos colegas Armando Castilla, Juan Francisco Ealy Lanz-Duret, Miguel Henrique Otero, Juan Pablo Illanes, Pedro Rivero, Sebastián Pastor, Ernesto Kraiselburd y a Gilberto Urdaneta.

Y no puedo dejar de mencionar el trabajo perseverante, detallista y profesional del equipo de la oficina de Miami, que con pocos recursos ha sabido multiplicar su trabajo. Gracias Melba, Paola, Martha, Ana María, Mariana y Horacio.

Ahora quiero hacer una referencia especial: Yo era presidente del Comité Ejecutivo cuando se nombró a Ricardo Trotti como director ejecutivo de la SIP... Y desde ese momento empezamos, de alguna manera, a trabajar más de cerca. Luego asumí la presidencia de la SIP y nuestra comunicación, relación y toma de decisiones fue mucho más cercana e inmediata.

Fue Sócrates quien señaló que el conocimiento no es una acumulación de información sino la capacidad de distinguir entre el bien y el mal, el ejercicio del autodominio y de la virtud. Y Ricardo ha sabido durante este tiempo practicar esa simbiosis que, sin quererlo, lo ha superado a sí mismo...

... Ricardo ha demostrado un extraordinario liderazgo en la Organización, un compromiso hasta la médula, una lucidez inobjetable en la visión y, sobre todo, ha sido capaz de provocar una inspiración para seguir edificando una SIP al más alto nivel en tiempos complejos, difíciles y perturbadores.

Sin lugar a duda, ha sido un gran apoyo, una gran habilitador, ha empujado con creatividad la sostenibilidad de la Organización, ha sabido anticiparse en un universo tan cambiante y ha sido un gran luchador y defensor en América por el derecho a la libertad de prensa en aciagos momentos de involución...

Ricardo has hecho mi labor como presidente de la SIP mucho más fácil, ha sido un privilegio tener a un Director Ejecutivo a tu nivel, ha sido todo un honor y un orgullo contar con tu acompañamiento.

Gracias Ricardo, GRACIAS, en mayúscula y en letras de oro.

Cuando uno mira desde afuera a la SIP, da por sentado que el trabajo se hace casi como por inercia o en forma automática. No es así, en estos dos años pude experimentar que se trata de un trabajo de cientos de voluntades aunadas tras un mismo objetivo. Desde el inagotable trabajo de los vicepresidentes regionales de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, hasta el jurado de premios, los coordinadores del Índice de Chapultepec... o los voluntarios que se suman a las misiones convencidos que luchar por la libertad de prensa es luchar por la justicia, los derechos humanos y la democracia.

Mi gran agradecimiento a los expresidentes que me antecedieron y que siguen acompañando en forma desinteresada a la SIP. Seré uno más de ustedes ahora y espero contribuir como ustedes lo hacen con su ejemplo.

Quiero insistir y repetir lo que ya sabía pero que ahora me tocó experimentarlo en carne propia. La fuerza de esta organización radica en la voluntad, responsabilidad y compromiso de cada uno de ustedes, los socios. Todos ustedes regalan generosamente su tiempo, dinero y compromiso a favor de nuestra causa común.

Michael será un placer acompañarte como flamante presidente de esta institución. Cuentas con mi compromiso. Tu calidad humana, tu sabiduría en los temas de medios, la experiencia que has ganado en estos años y el apoyo que tendrás del medio más importante de este planeta, The New York Times, serán sin dudas tus atributos para seguir llevando a buen puerto a nuestra querida institución.

Te deseo lo mejor. Te aseguro que esta será una de las experiencias más ricas de tu carrera.

¡Felicidades nuevo presidente de la SIP!

Compartí

0