¿Quién ordenó el asesinato de Dom Phillips y Bruno Pereira?

Aa
El asesinato en el Amazonas nos recuerda el crimen contra el periodista Tim Lopes
$.-

POR EL FIN DE LA IMPUNIDAD

Por Clarinha Glock

Existe una macabra similitud entre el asesinato del periodista Tim Lopes hace 20 años, también en junio, y la posible forma en que fueron asesinados el líder de los pueblos indígenas Bruno Pereira y el periodista Dominic (Dom) Phillips. Para el 16 de junio, lo único que se sabe es que una persona confesó haber descuartizado y quemado los cuerpos de los dos.

El 2 de junio de 2002 desapareció el periodista de TV Globo Tim Lopes, que realizaba un reportaje encubierto en la favela de Vila Cruzeiro, en Río de Janeiro, para denunciar el poder del narcotráfico. Como era de TV Globo, este hecho movilizó a los medios de comunicación. En una etapa en la que las redes sociales aún estaban en pañales, les tocó a sus colegas -que también estaban amenazados cuando cubrían el narcotráfico en regiones dominadas por estos grupos criminales- movilizarse para presionar a la policía para que encontrara a los culpables y para que la justicia los castigara. Este movimiento dio origen a la Asociación Brasileña de Periodismo de Investigación (Abraji), para dar continuidad al trabajo de Lopes y profundizar en los cursos de seguridad para periodistas. Abraji creció y amplió su espectro de luchas. Los implicados en la muerte de Tim Lopes fueron detenidos y confesaron haberle torturado y descuartizado su cuerpo, que luego fue quemado en el "microondas", como llamaban a los neumáticos. El "microondas" era conocido por los periodistas que cubrían el tráfico de drogas en las favelas como un método para castigar a los X-9 (informantes).

Trabajé entre 2000 y 2015 para el Proyecto Impunidad de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), investigando periodísticamente casos impunes de comunicadores que fueron asesinados después de haber denunciado en sus medios a las autoridades o personas de influencia y poder en la región. El Proyecto Impunidad de la SIP promovió cursos sobre protección de periodistas en entornos hostiles e investigaciones periodísticas de este tipo también en México, Colombia y Argentina.

Como miembro de la Unidad de Respuesta Rápida del Proyecto Impunidad de la SIP, denuncié más de 20 casos de periodistas asesinados y amenazados en Brasil, algunos de los cuales fueron remitidos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por haber sido cerrados por la justicia brasileña sin llegar a los autores. Los crímenes contra los comunicadores en la región amazónica entre 1980 y 2000 fueron perpetrados en un contexto urbano, en forma de amenazas, violencia física, difamación, procesos judiciales, disparos, pero la investigación no encontró ningún asesinato de un periodista con desmembramiento del cuerpo, seguido de incineración, dentro de la selva amazónica.

El asesinato de Dom Phillips, periodista de The Guardian, dio amplia visibilidad a las amenazas y crímenes contra los defensores de los derechos humanos. Personas que, como el activista indígena Bruno Pereira, han muerto, y otras que siguen amenazadas por la acción criminal de mineros, madereros y empresas mineras, con el estímulo del Gobierno Federal. Al igual que en el caso de Tim Lopes, en el que fue necesario movilizar a la prensa nacional e internacional para presionar a los responsables, fueron los indígenas y los medios de comunicación los que presionaron y se comprometieron en la búsqueda en los primeros días desde la desaparición de Dom y Bruno el 5 de junio de 2022.

¿Qué ha cambiado? Se sabe que matar a los periodistas es malo para el tráfico, porque atrae la atención y perturba el negocio. Pero la valentía de matar a un periodista extranjero en un momento en que los comunicadores están amenazados por la máxima autoridad de Brasil es un tipo diferente de intimidación y de mensaje. Existe una autorización implícita cuando un gobierno difama, amenaza e impide a los periodistas informar sobre los hechos.

Informes recientes indican que el narcotráfico también opera en el Amazonas. En un artículo publicado en el sitio web de Piauí, Aiala Couto, profesora e investigadora de la Universidad del Estado de Pará y del Foro Brasileño de Seguridad Pública, informa que Amazonas y Pará se han convertido en lugares para las actividades de grupos criminales regionalizados, como Família do Norte (FDN-AM) y Comando Classe A (CCA-PA). "La ruta del Río Javari, donde el periodista y el indigenista fueron vistos por última vez, es ahora una de las más complejas debido a que cuenta con la presencia de la facción de Os Crias - un grupo criminal que surgió el año pasado de una disidencia de miembros de la FDN. Los Crias se han establecido en la Triple Frontera (Brasil-Perú-Colombia) y controlan la ruta más importante utilizada por los narcotraficantes peruanos", afirma el artículo.

Los ejecutores e incluso la persona que ordenó la muerte de Tim Lopes fueron juzgados, condenados y encarcelados. Su asesinato se convirtió en un hito porque, a partir de él, varias entidades defensoras de los derechos humanos y de la libertad de prensa empezaron a ver las amenazas y muertes de periodistas del interior del país, comunicadores que, sin la protección de una gran empresa como TV Globo, eran asesinados en el ejercicio de su profesión cuando denunciaban a gente poderosa y sus muertes no tenían ninguna repercusión. En muchos casos, los presuntos autores intelectuales de estos crímenes eran políticos y policías. Sin embargo, en la mayoría de los casos sólo se identificó y detuvo a los intermediarios, es decir, a los que apretaron el gatillo. El vídeo "¿Dónde están los asesinos?", producido en 2009 por el proyecto Impunidad de la SIP sobre los periodistas asesinados antes de la década de 2000 en Brasil, da una idea de esta situación.

Dom Phillips y Bruno Pereira fueron presuntamente asesinados en represalia por las denuncias de que los ribereños estaban invadiendo la Tierra Indígena de Vale do Javari, en el Amazonas, para pescar ilegalmente. En 2021, la Unión de Pueblos Indígenas del Valle del Javari (UNIVAJA) había enviado información sobre estas invasiones al Ministerio Público Federal, a la Policía Federal y a la Fundación Nacional del Indio, señalando a los miembros de una banda de pescadores y cazadores profesionales vinculados a los narcotraficantes que entran ilegalmente en el territorio para extraer recursos y venderlos en las regiones vecinas.

¿Quién ordenó el asesinato de Dom y Bruno? ¿Qué intereses defendían sus asesinos? La identificación, el juicio y la condena de todos los implicados, especialmente de los que ordenaron los asesinatos, debe ser una prioridad en este momento, no para cerrar el caso, sino para abrir un amplio debate sobre la impunidad y los crímenes que ocurren a diario en la Amazonia y en otros Estados de Brasil. Tal y como ha afirmado UNIVAJA en un comunicado sobre el asesinato de Dom y Bruno: el caso no ha terminado. "UNIVAJA entiende que el asesinato de Pereira y Phillips es un crimen político, porque ambos eran defensores de los derechos humanos y murieron realizando actividades en beneficio de nosotros, los pueblos indígenas del Valle del Javari, por nuestro derecho a vivir bien, por nuestro derecho al territorio y a los recursos naturales que son nuestro alimento y garantía de vida, no sólo nuestra vida, sino también la de nuestros familiares aislados. ¿Qué pasará con nosotros? ¿Seguiremos viviendo bajo amenazas? Tenemos que profundizar y ampliar la investigación. Necesitamos una vigilancia territorial efectiva dentro de la Tierra Indígena del Valle de Javari. Necesitamos que se refuercen las Bases de Protección Etnoambiental (BAPE) de la FUNAI", dice la nota.

Los medios de comunicación deben participar en este proceso, apoyando y denunciando. Es un deber y un derecho informar a la población. Al igual que en el caso de Tim Lopes, es necesario dar una respuesta a la sociedad. Si no se detiene a los autores de este crimen, no sólo los habitantes del bosque estarán en el punto de mira de los asesinos. Todas las personas que defienden la justicia, la ética y la vida están en peligro.

Compartí

0