Haití

Aa
$.-
HAITI Con el reciente regreso al poder del presidente Jean-Bertrand Aristide, el desmantelamiento de los grupos paramilitares y el paso atrás impuesto a los militares encabezados por Raoul Cedras por la intervención militar estadounidense, ha comenzado un delicado proceso de reanudación democrática en el país. Desde la intervención a fines de septiembre, ya se han dado pasos importantes hacia la libertad de prensa. La TV y radio nacionales, que habían sido utilizadas durante los tres afios de gobierno militar como instrumentos de propaganda e intervenidas hace un mes, fueron entregadas -supuestamente desideologizadas- al nuevo gobierno. Reaparecieron el periódico Liberté y varias radios que debieron cerrar por presiones de militares y grupos paramilitares conocidos como attachés. Los corresponsales extranjeros ya no tienen trabas para su libre movilización y no imperan restricciones a la circulación de los medios y al libre flujo informativo, como ocurrió con carácter férreo en los últimos meses de la dictadura. Los indicios de mayor libertad de prensa en el país se están extendiendo desde Puerto Príncipe hacia el interior. Si bien hay esperanzas de que esta tendencia aumente, el paso de los meses aportará las pruebas necesarias sobre el papel de la prensa libre en un país no acostumbrado a la democracia. La cronología de hechos que se presenta a continuación demuestra cabalmente la férrea censura impuesta hasta fines de septiembre. 16 de marzo. Un grupo de desconocidos violentó y registró el domicilio de Luc Fran~ois, periodista de Radio Express Continental y corresponsal de Radio Haiti Inter. 30 de marzo. Luc Fran~ois fue citado a declarar al cuartel militar de "Jaemel", donde fue acusado de dar falsa información sobre los militares al periódico Haiti Progres, editado en la ciudad de Nueva York. El 29 de abril fue detenido junto a 6 personas y luego liberado. 13 de mayo. Jean Mozart Thibault, ex corresponsal de la radio católica Radio Soleil y actual miembro de una organización de derechos humanos, fue detenido en un operativo militar realizado en Thiotte. Había arribado a esa ciudad para investigar violaciones a los derechos humanos. Fue golpeado y se le acusó de "distribuir panfletos llamando a la rebelión contra el gobierno militar". Fue dejado en libertad luego de pagar una fianza de 40 gourdes. 16 de mayo. Un artículo del Houston Chronicle indicó que la radio clandestina Radio Sole Leve rompió la autocensura. Un programa enseñaba a fabricar un coctel Molotov, otro se refirió a los vínculos en entre Estados Unidos y los militares para derrocar a Aristide en 1991 y otro relacionó a los militares con el narcotráfico. El grupo paramilitar FRAPH buscó infructuosamente la antena de transmisión. 22 de mayo. El presidente Emile Jonassaint anunció nuevas medidas de advertencia a la prensa. Dijo que se penalizaría con un año de prisión a todo periodista que "insulte la conducta de un funcionario" y que "incite a la rebelión a través de publicaciones o discursos públicos". 7 de junio. El Día de la Libertad de Prensa, la organización Periodistas Sin Fronteras denunció una vez más los abusos contra la prensa, haciendo énfasis en los ataques contra las estaciones de radio, que son el vehículo que lleva la información a las zonas rurales de la isla. 14 de junio. Tres periodistas de la cadena estadounidense NEC fueron detenidos al ser descubiertos por las autoridades mientras instalaban sus equipos en la terraza de un edificio frente al palacio presidencial en Puerto Príncipe. Unas horas después, los periodistas fueron liberados pero le confiscaron el material. Una semana antes, el gobierno había comunicado a la prensa internacional que estaba prohibido fotografiar o filmar en dependencias públicas o militares. 16 de junio. Las autoridades militares exhortaron a la prensa extranjera a demostrar una mayor objetividad en la cobertura de sus tareas periodísticas en la isla. 17 de junio. El gobierno de Jonassaint anunció que quedaba prohibido al acceso de periodistas y observadores extranjeros a las zonas de la frontera con la República Dominicana, así como las costas y aguas territoriales de Haití. Además, cualquier persona en posesión de cámaras, de televisión o fotográficas, así como transmisores portátiles de radio, serían expulsadas de no tener un permiso especial. Por otra parte, el gobierno pidió a los dueños de hoteles que informen inmediatamente sobre huéspedes extranjeros, especialmente periodistas. 23 de junio. El gobierno restringió aún más a los periodistas extranjeros, exigiéndoles permisos especiales para salir de Puerto Príncipe. 12 de julio. El ministro de Relaciones Exteriores, Charles David, reunió a dueños y directores de medios de comunicación, presionándolos para que divulguen mayor cantidad de información sobre asuntos de gobierno. Advirtió, además, que quien diera información a corresponsales sería castigado bajo el cargo de "traición por colaborar con el enemigo". 28 de julio. Peter Arnett, corresponsal de la cadena de televisión CNN, fue agredido por partidarios del gobierno durante una manifestación que celebraba en 792 aniversario de la ocupación estadounidense. Arnett fue acusado de informar tendenciosamente. 1 de agosto. El ministro de Información advirtió a la prensa que debido al estado de sitio "es su deber mantener la calma y la paz y no propagar mensajes alarmistas y tendenciosos que sirvan de herramienta a la propaganda extranjera". 2 de agosto. El ministro de Información recordó a la prensa y a los corresponsales extranjeros las restricciones que pesaban sobre "áreas estratégicas" como estaciones de policía, aeropuertos, cuarteles militares y puestos fronterizos. Advirtió que sería deportado cualquiera que se encontrara a menos de tres kilómetros de esas áreas. 4 de agosto. Personal de Radio Tropic FM denunció que su reportero Ernest Ocean, de 27 años, desapareció el 31 de julio, después de hacer un anuncio publicitario. Su último informe periodístico fue sobre una ceremonia de vudú en la que participaron militares. Ese mismo día, tres corresponsales contratados por la Televisión Publica de Estados Unidos (PES), Elizabeth Farnsworth, John Knoop y Jaime Kibben, fueron deportados después de ser subidos a un camión, exhibidos por Puerto Príncipe y abandonados en la frontera con República Dominicana. Fueron expulsados por visitar "zonas estratégicas". 8 de agosto. Radio Are en Ciel, emisora en creole con programación de Radio America, salió del aire después que tres civiles armados irrumpieron en su oficina y amenazaron al personal. 15 de agosto. Personal de seguridad de Raoul Cedras amenazó a dos directores de radio con cerrar las emisoras si seguían criticando al gobierno y por no observar las restricciones impuestas al periodismo. 24 de agosto. Las autoridades negaron el permiso de aterrizar a un avión con periodistas fletado por la estación de TV de Miami WTV¡, filial de la NEG, y a otro avión de la CNN. Funcionarios anunciaron que no se permitiría la entrada de más vuelos con periodistas extranjeros. 3 de septiembre. El semanario clandestino en creole, Liberté, dejó de publicarse debido a las innumerables amenazas de muerte y a las hostilidades que debieron soportar sus vendedores callejeros. En agosto, un vendedor del diario fue secuestrado por varios sujetos que viajaban en un automóvil. El vendedor sigue desaparecido. Liberté reapareció el 29 de septiembre, días después de la intervención militar. 12 de septiembre. Al periodista Jean-Michel Caroite, de Radio Francia Internacional, le impidieron entrar a Haití a través de la frontera con República Dominicana, a pesar de que tenía el permiso que expedía el Ministerio de Información a corresponsales extranjeros. Otros periodistas extranjeros entraron con ese mismo permiso. 17 de septiembre. Unos 24 periodistas, camarógrafos y fotógrafos en la población de Jimani, en República Dominicana, no fueron autorizados por las autoridades a trasladarse a Puerto Príncipe. Según información extraoficial, desde que se anunció la invasión de Estados Unidos 500 periodistas extranjeros entraron en Haití a través de la frontera dominicana. 27 de septiembre. Un artículo de The Miami Hera/d informó que unos 40 periodistas haitianos en el exilio -Miami, Nueva York, Boston y Montreal- no deseaban volver a Haití hasta tanto Aristide no se haya consolidado en la presidencia. El informe citó que los periodistas pertenecen en su mayoría a la Asociación Haitiana de Periodistas, incluido su presidente, Raymond Exume, que se exilió en Miami después del golpe de Estado de 1991. 29 de septiembre. Ya con la ocupación norteamericana, reapareció el semanario Creole, como un símbolo de la nueva etapa de libertad de expresión que comenzó a vivir el país. 30 de septiembre. En el tercer aniversario del golpe de Estado que derrocó a Aristide, tropas norteamericanas ocuparon las sedes de la Radio Nacional de Haití y la Television Nacional de Haití. La medida, explicó el embajador estadounidense en Haití, William Swing, obedeció que ambas cadenas estaban" en manos del gobierno ilegal y continuaban difundiendo ácidas declaraciones contra Aristide" y contra la labor de las tropas estadounidenses para restaurar la democracia. Se anunció que los medios serían entregados al gobierno legítimo cuando Aristide asuma la presidencia. Durante las escaramuzas de ese día fueron heridos cinco periodistas estadounidenses: Lee Celano, fotógrafo de Reuters; John Bowner, fotógrafo de AP; Bahram Molise y Mario Delatour (independiente), camarógrafos de CBS;y Maurice Roper, camarógrafo de NBC.

Compartí

0