Uruguay

Aa
$.-
URUGUAY En los últimos doce meses, desde la Asamblea General realizada en Bariloche, Argentina, no se han producido en el Uruguay hechos de relevancia que pudieran afectar la libertad de prensa u obstaculizar la actividad de los periodistas. Los medios de comunicación cumplen sus tareas sin restricciones en lo que hace a la difusión de noticias y opiniones, tal como viene ocurriendo desde hace varios años. No obstante lo dicho, debemos consignar un hecho que en alguna medida configura un ataque a esa libertad y constituye una latente amenaza para los medios de comunicación electrónicos. Se trata de la revocación del permiso de explotación de una onda radial dispuesta por el Poder Ejecutivo por vía administrativa. Ello ocurrió a fines del mes de agosto a raíz de la extradición de tres vascos presuntos integrantes de la ETA requeridos por la justicia española (hubo enfrentamientos entre manifestantes de izquierda y fuerzas policiales de los que resultaron alrededor de ochenta heridos y un muerto). En tales instancias a través de ex 44 Radio Panamericana, explotada por el Movimiento de Liberación NaCional-Tupamaros, ex guerrilleros hoy en la legalidad- se arengó a los manifestantes durante días y horas previas a que se opusieran a la extradíción y salida del país de los vascos, en extremos que desde el gobierno se entendía que configuraba incitación a la violencia. Sin embargo, el Poder Ejecutivo no recurrió a la Justicia -lo que implicaba asegurar todas las garantías que prevé un Estado de derecho- y aprobó una resolución por la cual revocó el permiso de explotación, lo que implicó la clausura de la radio, aduciendo irregularidades administrativas algunas desde diez años atrás, sin referirse a la conducta asumida por los entonces responsables de la radio en los hechos reseñados. Al respecto, la Asociación Nacional de Broadcasters Uruguayos emitió una resolución expresando su preocupación por el procedimiento aplicado por el Ejecutivo pero al mismo tiempo señalando igual preocupación por el contenido de las emisiones de ex 44 Radio Panamericana del 24 de agosto de 1994, "por ser contrarias a los principios que rigen la conducta de los miembros de la institución". La radio sigue cerrada y fue rechazado un recurso de amparo ante el Tribunal de lo Contencioso. Se está atento ante una cierta proliferación de demandas judiciales contra los medios de comunicación que en algunos casos no han prosperado o han culminado positivamente en cuanto a la afirmación de la libertad de prensa pero que preocupa por el hecho que en algunos juicios han surgido díctámenes, opiniones o interpretaciones de jerarcas de la justicia restrictivas de la libertad de expresión. Siguen vigentes en Uruguay una serie de gravámenes fiscales sobre determinados tipos de papel y de insumas periodísticos además de determinados mecanismos aplicados por el Estado diferentes en cuanto sea para el cobro de sus créditos o para el pago de sus obligaciones, que de hecho pesan negativamente sobre la economía de los medios de comunicación. También se mantiene sin cambios la situación con respecto al otorgamiento de la publicidad oficial. Este es un tema importante por cuanto el Estado es el mayor avisador en el Uruguay. Como se ha dicho en otras asambleas, la distribución de esa publicidad se realiza aplicando en muchos organismos autónomos del Estado e incluso en reparticiones del gobierno central, una política discriminatoria, perjudicando o privilegiando a distintos medios sin ninguna base técnica, como debería regir para la asignación de publicidad y particularmente en este caso en que se manejan recursos públicos. En materia de proyectos legislativos en consideración del Congreso en los que aparecían algunas limitaciones o controles para los medios de comunicación y sobre los cuales se informó en reuniones anteriores, la mayoría prácticamente están paralizados. En estos días además se aprobó una ley por la cual se crea el Fondo Nacional de Música en la que se preven exoneraciones especiales para las radios que den cabida por lo menos a un determinado porcentaje a la música nacional en su programación e incluso se establece con ese criterio que "todos los organismos del Estado deberán dar preferencia al contratar espacios publicitarios en emisoras radiales, a aquéllas que emitan, como mínimo, un porcentaje del 200% de música nacional". No se toma en cuenta el nivel y calidad de audiencia de las emisoras. En Uruguay existe una ley que prevé el derecho a respuesta para los casos de información "inexacta o agraviante". No existe, en cambio, la colegiación obligatoria de los periodistas ni tampoco ninguna norma que limite el ejercicio de la profesión periodística. Igual situación impera en lo que hace a la fundación y circulación de periódicos, para lo que no existe ninguna restricción.

Compartí

0