Costa Rica

Aa
$.-

Sigue siendo difícil para la prensa el acceso a información de las oficinas del gobierno. El 2 de agosto de 2011, durante una conferencia de prensa organizada por la Iglesia Católica de Costa Rica en un día nacional de celebración religiosa, la presidenta Laura Chinchilla se negó a responder a la pregunta de un periodista sobre su opinión sobre el discurso de un cardenal. El discurso del cardenal mexicano Francisco Robles subrayaba la visión de la Iglesia de que la vida humana debe ser respetada desde el momento de la concepción. Esteban Mata, periodista del diario La Nación, preguntó a Laura Chinchilla acerca de los planes del país para un proyecto de ley sobre fecundación in vitro, actualmente en suspenso en la Asamblea Legislativa. Laura Chinchilla se negó a responder, se puso de pie e hizo un intento por abandonar la conferencia de prensa. Argumentó que no se encontraba allí para causar controversia. El ministro de la Presidencia, Carlos Ricardo Benavides, explicó que la reacción de la presidenta se debió a la forma utilizada por el periodista para su pregunta, pues había interrumpido a la presidenta en varias ocasiones. Un segundo hecho tuvo lugar el 10 de octubre, cuando un periodista de televisión de Canal 7, Andrés Martínez, fue empujado por uno de los guardaespaldas de la presidenta cuando el periodista, portando identificación visible y micrófono en mano, trató de abordar a la presidenta. Su pregunta tenía que ver con el resultado de una reciente encuesta, publicada en La Nación, que arrojaba que nueve de cada 10 costarricenses creen que el país carece de una dirección clara. La Asociación Costarricense de Periodistas envió el 11 de octubre una carta oficial a la presidenta Chinchilla pidiendo una explicación de la situación. El ministro de Comunicación, Roberto Gallardo, respondió que los lamentables hechos no responden a ninguna orden, y que tomaría medidas para evitarlos en el futuro. La Asamblea Legislativa rechazó el proyecto de ley relativo a la transparencia y acceso a la información, yse ha aplazado durante varios mesesel debate del proyecto de ley sobre Libertad de Expresión y la Libertad de Prensa. La presidenta Chinchilla no ha hecho ningún esfuerzo por retomar la discusión a pesar de haber ayudado a redactar el proyecto durante su mandato como legisladora. El proyecto fue presentado ante la Asamblea Legislativa en el 2002.

La Constitución de Costa Rica garantiza la libertad de la prensa, pero las leyes contra la difamación exponen a los periodistas a posibles cargos penales por difamación o libelo. El Congreso de Costa Rica revisó el año pasado un proyecto de ley que ampliaría el derecho de réplica en los periódicos para incluir el derecho de réplica a la opinión, y no sólo a la noticia. En términos de acceso a la información pública, las perspectivas en materia de transparencia no han sido objeto de grandes cambios y, como de costumbre, solicitar información de las oficinas públicas es todavía un poco más fácil para los periodistas que para el resto de los ciudadanos.

Compartí

0