Estados Unidos

Aa
$.-

Una amplia gama de temas, tanto nuevos como antiguos,han impactado a los medios de comunicación este año. Las prácticas de los medios digitales y sociales han planteado una serie de cuestiones novedosas, desde la regulación de Internet hasta el periodismo ciudadano. Temas más tradicionales, como los ataques físicos a periodistas, y los esfuerzos políticos para silenciar o difamar a los medios, siguen estando presentes como siempre. El caso WikiLeaks sigue dividiendo a la comunidad de los medios. En septiembre, el controversial sitio de denuncias lanzó su tesoro completo de 251,287 cables filtrados de embajadas de EEUU, sin censura, lo que llevó a diarios y grupos periodísticos a criticar la acción. El soldado del Ejército Bradley Manning, sospechoso de proporcionar los documentos clasificados del gobierno que publicó WikiLeaks, se encuentra detenido en Fort Leavenworth, Kansas. Se enfrenta a más de una docena de cargos y podría ser condenado a cadena perpetua. Oficiales del ejército dicen que Manning está acusado de usar software no autorizado en computadoras del gobierno para extraerinformación clasificada, descargar y transmitir de manera ilegal datos para la difusión pública por parte de lo que el Ejército ha calificado como “el enemigo”. Las actas de acusación no hacen ninguna mención de WikiLeaks ni de su fundador, JulianAssange. Periodistas que cubren el movimiento “Ocupemos Wall Street”, movilización de protesta contra el sistema financiero y la avaricia de los bancos, iniciada el 17 de septiembre, denunciaron restricciones informativas y detenciones en octubre, particularmente en Nueva York, en donde el Departamento de Policía de esa ciudad considera periodistas a los que cuentan con un pase otorgado por esa instancia, generándose discusiones con blogueros independientes. A principios de octubre, Natasha Lennard, periodista independiente y colaboradora de un blog del The New York Times , fue detenida varias horas debido a que no poseía el pase otorgado por la policía, lo mismo le sucedió a Kristen Gwynne, de la revista web AlterNet . También durante esas manifestaciones, que se extendieron a Washington y otras ciudades importantes del país, John Farley, periodista de la revista MetroFocus , fue detenido y liberado ocho horas después, mientras que otros periodistas, como Dick Brennan y Roy Isen, del canal Fox5, fueron agredidos. A raíz del escándalo por la escucha de llamadas telefónicas en News Corp, con sede en Londres, los que se oponen desde hace mucho tiempo a la concentración de la propiedad de los medios en Estados Unidos se preguntan si se debe permitir a News Corp mantener sus 27 licencias de televisión y piden reglamentación a fin de diversificar la propiedad de los medios. La oficina del Gobernador de Florida está siendo presionada para que retire o modifique una medida que restringe el acceso a detalles de asesinatos, frente a la que grupos de libertad de prensa dicen que socava la capacidad de los medios para investigar y el derecho del público a saber la verdad sobre estos crímenes. La nueva ley, promulgada el 2 de junio, y la prohibición de publicar fotos, videos o grabaciones relacionadas con un asesinato, han agravado las ya tensas relaciones entre los medios de comunicación de la Florida y la oficina del gobernador. Organizaciones que representan a libreros, bibliotecarios, editores y autores expresaron su frustración y decepción por la decisión del Congreso en mayo para volver a autorizar las disposiciones de expiración de la Ley Patriota durante cuatro años sin restablecer las garantías de protección de la privacidad de los registros de librería y biblioteca, que fueron eliminadas cuando la ley fue aprobada en el 2001. La Ley Patriota otorga al gobierno el derecho de acceder en secreto a los registros de cualquier persona que resulte “relevante” para una investigación sobre terrorismo. Sin embargo, el Fiscal General, Eric Holder, prometió que el gobierno de manera voluntaria limitaría sus búsquedas en librerías y bibliotecas a los registros de personas que en realidad son sospechosos de terrorismo y a sus conocidos. El editor de un boletín político sobre Zimbabwe, The Insider, el veterano periodista Charles Rukuni, y fundado en 1990, denunció que su sitio web alojado en Estados Unidos fue suspendido debido a quejas de un crítico de su publicación. El sitio web de Rukuni ha sido uno de los pocos medios para el periodismo de investigación en el país. Rukuni dice que recibió un correo electrónico de su servidor de Estados Unidos, Powweb, afirmando que se había hecho una reclamación por derechos de autor en algunos de los artículos de Rukuni. Las leyes en EEUU tratan de otorgar suficiente exoneración de responsabilidad a los servicios de alojamiento para que puedan presentar contenido sin autocensura. Pero el caso de Rukini muestra cómo los periodistas en línea siguen siendo vulnerables a sus competidores o críticos, quienes pueden sacarlos de la red sin una orden judicial basándose en quejas de violación de los derechos de autor. El reportero de The New York Times, James Risen, recibió una citación del Departamento de Justicia el 23 de mayo para declarar en el juicio al exagente de la CIA Jeffrey Sterling por una infracción penal de divulgar información reservada a la prensa. Esta es la cuarta vez en que ha sido citado. El Departamento de Justicia alega que Risen es un testigo en el caso de Sterling y debe revelar sus fuentes y la información al jurado. Si se niega, podría ir a la cárcel por desacato al tribunal. Los partidarios de Risen argumentan que el caso pone de relieve la necesidad de una ley escudo federal para impedir que los periodistas sean obligados a revelar sus fuentes. Tres periodistas de EEUU deben recibir un pago de $100,000, resultado de un acuerdo legal, debido a sus arrestos durante la Convención Nacional Republicana del 2008. La periodista Amy Goodman, presentadora del programa de radio sindicalizado “Democracy Now!”, y los productores Nicole Salazar y Sharif Abdel Kouddous, fueron arrestados junto aotros 40 o 50 periodistas y 800 manifestantes y transeúntes, mientras cubrían las protestas fuera de la convención en St. Paul, Minnesota. Todos los cargos contra los periodistas ya han sido retirados, pero Goodman y sus colegas presentaron una demanda en el 2010 por una supuesta represión policial contra los periodistas. Como parte del acuerdo, las ciudades gemelas de Minneapolis y St. Paul convinieron en pagar un total de $ 90,000, y el gobierno estadounidense abonará $ 10,000, informó Pioneer Press. Las dos ciudades también desarrollarán políticas y capacitación para la policía,a fin de evitar que se ignoren los derechos de periodistas que cubran protestas bajo la Primera Enmienda. Tres sentencias condenatorias se dictaron el 9 de junio en el caso del asesinato de Chauncey Bailey, periodista y jefe de redacción del Oakland Post, baleado cuando se dirigía a trabajar el 2 de agosto del 2007. Los dos autores intelectuales fueron condenados a cadena perpetua sin libertad condicional; y el autor material, a 25 años de prisión. A Tony Overman, fotoperiodistadel periódico The Olympian, de Olimpia, WA, le pincharon los neumáticos de su camioneta, sobre la que pintaron con aerosol la palabra “soplón”, debido, al parecer, a imágenes de manifestantes anarquistas que publicó. Las palabras “Overman soplón” también fueron pintadas en las oficinas del periódico, que reportó daños por $ 11,000. Los candidatos presidenciales republicanos Mitt Romney, Rick Perry, Jon Huntsman, Michele Bachmann y Herman Cain se unieron al boicot de la principal cadena de televisión español de Estados Unidos, impulsado por legisladores floridanos del partido en una muestra de solidaridad con el senador federal Marco Rubio. La controversia surgió después de que la oficina de Rubio acusó a la cadena Univision, con sede en Miami, de presionarlo para que participara en un programa que debatiría el tema migratorio en Estados Unidos a cambio de suavizar una investigación periodística acerca de su cuñado, Orlando Cicilia , condenado en un caso de tráfico de drogas en 1987. Univisión rechazó la acusación. La SIP criticó el boicot, que calificó de “medida insensible que perjudica el derecho del público a estar debidamente informado”. El presidente de la SIP, Gonzalo Marroquín, indicó en una carta enviada a los candidatos su preocupación por “el daño que esta actitud hace al proceso democrático, que debe ser acompañado por amplitud de criterios e información". El presidente de la SIP fue también crítico de la demanda hecha por los candidatos del Partido Republicano de que Univision despidiera al Jefe de Noticias, Isaac Lee, como condición para aparecer en el debate. Tres escritores chinos que estuvieron en prisión por artículos publicados en línea han presentado una demanda contra Cisco Systems Inc., con sede en California, por proporcionar presuntamente información y tecnología a las autoridades chinas que facilitaron la detención de los escritores. Cisco niega rotundamente las acusaciones. Los escritores, Du Daobin, Xianbin Liu y Zhou Yuanzhi, están representados por firma de abogados Ward & Ward, de Washington. El caso fue presentado en junio en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos de Maryland contra Cisco y varios de sus ejecutivos. Los tres escritores han sufrido persecución por expresar sus opiniones en línea. La demanda busca demostrar que Cisco está implicado en dicha persecución. El texto de la demanda alega que documentos internos detallan el desarrollo de la empresa y la aplicación del sistema de censura Golden Shield para el Partido Comunista Chino. Además de bloquear el contenido, el sistema proporciona "los medios para identificar y localizar a los usuarios de Internet de forma instantánea", alega la demanda. Los demandantes también afirman que existe evidencia de que Cisco creó un "equipo de servicio de avanzada" que se dedica a capacitar a funcionarios del Partido Comunista Chino a fin de utilizar los productos de Cisco para esos fines. En el pasado, otras corporaciones radicadas en Estados Unidos han recibido críticas por su cooperación con el gobierno chino, entre ellas, Yahoo, Google y Microsoft. En el 2008, Yahoo, Google y Microsoft se unieron a organizaciones de derechos humanos, académicos e inversionistas para formar la Global Network Initiative, adoptando principios que protegen la privacidad en línea y la libertad de expresión. Las nuevas reglas para garantizar la neutralidad de la red, que la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) aprobó el 21 de diciembre del 2010, fueron publicadas finalmente en el Registro Federal de EEUU (diario oficial del gobierno federal) el 23 de septiembre y entrarán en vigor el 20 de noviembre. La FCC está reforzando varios principios para la neutralidad de la red. Por ejemplo, afirma que tiene como objetivo “preservar la Internet como plataforma abierta para la innovación, la inversión, la creación de empleo, el crecimiento económico, la competencia y la libre expresión”. La FCC ha prohibido el filtrado de contenido “legal”, pero permite el bloqueo de sitios web “ilegales”y la transmisión entre pares. Los proveedores de servicios de Internet no podrán ajustar cargos a los consumidores de acuerdo con el uso del ancho de banda y tendrán que ser más transparentes acerca de sus prácticas de gestión de redes. Tales proveedores mantienen el derecho de aumentar el ancho de banda disponible a aquellas empresas que lo necesitan a fin de enviar contenido de gran ancho de banda. Los críticos dicen que las nuevas reglas no garantizan la universalidad y neutralidadde Internet, favoreciendo los intereses comerciales que necesitan mayor ancho de banda. Varios operadores de banda ancha han anunciado que presentarán demandas legales contra las reglas de la FCC, entre ellos Verizon, MetroPCS y la organización no lucrativa Free Press. Los estadounidenses emplean solamente una fracción de su tiempo en línea para las noticias, en comparación con el que dedican a las redes sociales, y la próxima generación de usuarios en línea confía en los medios sociales y la televisión para informarse. Un informe de Nielsen, Estado de los Medios: Informe sobre los Medios Sociales, halló que en Estados Unidos las personas emplean un 22.5 por ciento de su tiempo de Internet en redes sociales y blogs, y sólo el 2.6 por ciento en noticias.

Compartí

0