México

Aa
$.-

Un ambiente de preocupante violencia e impunidad rodea al periodismo mexicano. En este período cinco periodistas fueron asesinados en el país, considerado como uno de los más violentos para ejercer la profesión. Los ataques no sólo han sido perpetrados contra los periodistas, sino también contra instalaciones de medios de comunicación, como ocurrió en Saltillo, Coahuila, en las oficinas del periódico Vanguardia, donde en mayo fueron arrojadas granadas de fragmentación, provocando daños materiales. Cada agresión al periodismo es un ataque al Estado de Derecho, como también lo es la inacción y pasividad de la autoridad ante dichos ataques. La Comisión Nacional de Derechos Humanos señala que por ello debe exigirse al Gobierno su compromiso con acciones concretas para garantizar a los periodistas la protección de la vida e integridad personal, así como el derecho del público a la información. Este organismo registra 10 asesinatos contra periodistas en el 2011 y 76 casos desde el 2000. En este período uno de los hechos de mayor impacto ocurrió el 20 de junio pasado en Veracruz, cuando fue asesinado Miguel Ángel López Velasco, columnista del periódico Notiver, junto con su hijo Misael López Solana, quien también se desempeñaba como fotógrafo, y su esposa Agustina Solana. Cinco reporteros de ese medio decidieron abandonar la ciudad ante la falta de garantías para su protección. Entre los demás periodistas asesinados se encuentran: Noel López Olguín y Yolanda Ordaz de la Cruz, de Veracruz; Humberto Millán Salazar, de Sinaloa y María Elizabeth Macías Castro, de Tamaulipas. -Noel López Olguín, quien había desaparecido el 8 de marzo y era columnista del diario La Verdad de Jáltipan, fue localizado sin vida el 1 de junio, cerca de Jáltipan, Estado de Veracruz. -Yolanda Ordaz de la Cruz, reportera que cubría la fuente policiaca para el diario local Notiver, en Veracruz, fue torturada y localizada sin vida el 26 de julio. -Humberto Millán Salazar, director del diario digital A Discusión, y conductor de uno de los espacios de noticias de Radio Fórmula en Sinaloa, fue encontrado sin vida en un campo agrícola, el 25 de agosto.

-María Elizabeth Macías Castro, editora de un periódico de Nuevo Laredo, Tamaulipas, fue encontrada sin vida el 25 de septiembre. Aún sigue sin conocerse el paradero de varios periodistas, entre ellos, Alfredo Jiménez Mota, de El Imparcial, desaparecido desde abril de 2005. El 7 de julio pasado, durante su visita al país, la Alta Comisionada de la Organización de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, dijo estar consternada por la situación ante la creciente violencia contra los periodistas y subrayó que estos crímenes no pueden permanecer impunes. La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) manifestó su profunda preocupación por la situación de violencia contra comunicadores en México e instó a las autoridades a investigar de manera exhaustiva estos asesinatos, así como identificar, procesar y condenar a los autores materiales e intelectuales. La SIP denunció el incumplimiento del Gobierno Federal en cuanto a garantizar la seguridad de los reporteros y el reimpulso de una reforma para que los crímenes contra la Libertad de Expresión fueran tratados como delito federal y que no prescriban. También hizo observaciones sobre estos temas a la Fiscalía Especial para Delitos contra Periodistas, durante su Conferencia Hemisférica Universitaria realizada a fines de agosto en Puebla, criticando la falta de acciones concretas para esclarecer una centena de crímenes ocurridos en las dos últimas décadas. Gustavo Salas, fiscal especial para la Atención de Delitos Cometidos en Contra de la Libertad de Expresión, dio a conocer que el norte era la zona donde se había cometido el mayor número de asesinatos contra periodistas. Según su informe, Chihuahua, Guerrero y Tamaulipas son las regiones más inseguras para los periodistas, donde se comete el 50% de los atentados, mientras que Michoacán es la región con mayor número de desapariciones de periodistas. Hay un creciente riesgo para los medios de comunicación y los periodistas como consecuencia de la narcopolítica imperante, fenómeno caracterizado por las amenazas y presiones de parte de gobiernos municipales y estatales que protegen a grupos del crimen organizado, representando una seria amenaza para la seguridad de los periodistas y para el libre ejercicio de la libertad de expresión. Estos narcopolíticos reciben enormes recursos para sus campañas políticas durante los procesos electorales, que posteriormente se convierten en un estado de impunidad donde se da protección a los grupos del crimen organizado, donde no se generan condiciones de protección para libre ejercicio del periodismo y no se investigan los delitos en contra de periodistas y medios. Entre otros hechos relevantes se destacan: -Tres reporteros de la Ciudad de México que se encontraban en las instalaciones del Servicio Médico Forense en Veracruz, tomando testimonios y fotografías de personas que buscaban a sus familiares, entre las 35 víctimas asesinadas el 20 de septiembre, fueron golpeados y amenazados por agentes de la Agencia Veracruzana de Investigación. -El 2 de julio, un grupo de sujetos desconocidos arrojó los cadáveres de dos hombres decapitados a las instalaciones de los periódicos Noroeste y El Debate del puerto de Mazatlán. -El 15 de septiembre, la SIP condenó la muerte de dos jóvenes mexicanos que fueron ejecutados en aparente represalia por sus denuncias sobre narcotráfico en las redes sociales.

Compartí

0