Puerto Rico

Aa
$.-

En este período no hubo hechos relevantes en contra del clima de respeto a la libertad de prensa y expresión. Se han producido algunos incidentes que causan preocupación, ya que interfieren con el acceso de los periodistas a la información de interés público. En cuanto al acceso a información de interés público, el gobierno ha llevado a cabo una obstaculización selectiva contra medios y periodistas cuya labor fiscalizadora no resulta de agrado de funcionarios clave de la administración gubernamental. Ese patrón obstruccionista viene siendo aplicado en particular contra los diarios El Nuevo Día y Primera Hora. En el caso de El Nuevo Día, los jefes de oficinas públicas van desde negarse a conceder entrevistas, hasta obstaculizar la entrega de documentos públicos que les son requeridos. Esto ha obligado a los medios emprender acciones legales y ante los tribunales para que se reconozca el derecho de acceso a tal información. Estas medidas contra medios ha sido evidente, entre otros, en lo relacionado a la educación y la salud; áreas en las que minuciosas investigaciones de los reporteros han revelado serios disloques en los servicios a los médico-indigentes; y crisis reiteradas en el aprovechamiento académico y el funcionamiento de las escuelas públicas, así como en los programas de educación pública especial para unos 130.000 niños y jóvenes con algún tipo de impedimento físico o mental en el país. El hoy destituido superintendente de la Policía de Puerto Rico, José Figueroa Sancha, lanzó un difamatorio ataque contra el reportero Ricardo Cortés Chico, del periódico El Nuevo Día, al acusarlo de cumplir con “encargos políticos”, tras un trabajo investigativo del periodista, publicado el 2 y 3 de mayo de este año, en el que se reveló un esquema de manipulación de las estadísticas policíacas para provocar una falsa impresión de disminución de la actividad criminal en la Isla. Ese arranque destemplado del ex jerarca policial fue denunciado por medios y asociaciones de prensa como un intento por intimidar, amordazar o inducir la censura previa entre periodistas.

Compartí

0