Discurso de aceptación de la presidencia de la SIP, Christopher Barnes

Aa
75a Asamblea General de la SIP

Del 4 al 7 de octubre de 2019

Coral Gables, Florida

$.-

Discurso de aceptación de la presidencia de la SIP

Christopher Barnes, director general The Gleaner, Kingston, Jamaica

7 de octubre de 2019, The Biltmore Hotel, Coral Gables, Miami, Florida

Verdaderamente, es un honor representar a esta prestigiosa y reputada organización. Me siento honrado de seguir una larga línea de distinguidos titanes de los medios que la han dirigido tan bien desde 1926, o sea, hace cerca de 93 años.

Me complace, sobre todo, ser el segundo jamaicano en ocupar este cargo siguiendo los pasos del expresidente Honorable Oliver F. Clarke, quien ha ayudado a allanar el camino para tantos, originarios de las naciones del Caribe, quienes, pese al pequeño tamaño de las islas, han sabido, no obstante, hacerse sentir. Fue Oliver quien me presentó a la mayoría de ustedes, y al recibirme y compartir sus buenos recuerdos a lo largo de los años, sé que Jamaica tiene un hogar aquí en la SIP. He tenido una experiencia agradable de 11 años con todos ustedes. Aprovecho la oportunidad para hacerles llegar un saludo en su nombre y, a la vez, su pesar por no poder acompañarnos.

Me presento ante ustedes hoy motivado por los desafíos que superaron con anterioridad muchos presidentes y directivos de la SIP. Todos ellos demostraron un gran valor al enfrentar a dictaduras autoritarias sacrificando a menudo su seguridad personal y la de sus familias. Por eso rindo homenaje a todos los presidentes anteriores y miembros del Comité Ejecutivo. Tenemos con ellos una enorme deuda de gratitud y el compromiso de continuar la lucha que comenzaron.

Iré en contra de la sabiduría convencional y, si me lo permiten, quisiera mencionar a Scott Schurz, Argentina Hills, Ed Seaton y mi amiga Susan McClatchy, quienes fueron reconocidos durante esta asamblea. Hoy también tenemos a otros presidentes presentes aquí: les pido, por favor, que se pongan de pie. Si alguna vez tienen dudas sobre la razón de ser de la SIP, solo tienen que mirar en torno a esta sala y fijarse en estas personas; luego, leer detenidamente el libro La historia de la SIP, donde encontrarán muchos relatos sobre lo que hicieron, al frente de esta organización, para cumplir su misión de proteger la libertad de prensa y el poder del esfuerzo colectivo. Repito: tenemos una enorme deuda de gratitud con ustedes.

La declaración de Chapultepec y la Declaración de Salta brindan a los socios de la SIP y a los medios de comunicación de todo el mundo unos lineamientos para garantizar la transparencia en la gobernanza, cuya ausencia a menudo conduce a dictaduras y a la suspensión de los derechos de los ciudadanos. Actuamos en nombre de ellos.

Lo que nosotros, como socios de la SIP, tenemos en común es el compromiso incansable de proteger la libertad de prensa y expresión, que es un derecho inalienable y esencial que todos los ciudadanos de cualquier país deben disfrutar. Lamentablemente, con demasiada frecuencia en estos días hay mandatarios que buscan desafiar este derecho con acciones que se manifiestan en un rango que va desde la creación de barreras administrativas hasta el asesinato impune de periodistas.

Me alienta encontrar en esta audiencia a personas de diferente edad. Ello demuestra que la lucha por la libertad de prensa pasa de generación en generación mientras continuamos el legado de los que abrieron el camino. Uno mis objetivos este año será promover mayor participación de los más jóvenes entre nosotros.

Si bien somos una organización de membresía, nuestro trabajo no se realiza solo para el beneficio exclusivo de los socios. No tenemos fronteras y lo hacemos, incansable y desinteresadamente, incluso en favor de aquellos que aún no ven el valor de nuestra organización.

Sé que muchos de ustedes contrastan sus membresías contra las realidades económicas de sus negocios y la probabilidad de tener un incidente potencialmente paralizante relacionado con la libertad de prensa. Animo a todos en esta sala, si es posible, a participar en alguna misión. Si tienen dudas acerca del poder de esta organización y del porqué necesitamos del apoyo continuo, les aseguro sus ojos se abrirán.

La libertad de prensa se encuentra en el filo de la navaja. Pueden estar operando sin problemas su periódico, estación de radio o televisión hasta que un día su oficina es allanada y terminan detenidos por las fuerzas armadas, tal como le sucedió a mi amigo Miguel.

Creo firmemente en la conveniencia de ahorrar durante los buenos tiempos para no sufrir durante los malos. Por eso quiero decirles a todos los socios de la SIP y a los que pronto lo serán que en su momento de mayor necesidad habrá otros que recordarán su apoyo cuando pasaron una situación similar.

Los retos a los que nos enfrentamos en el Caribe se parecen a los de muchos de nuestros amigos latinoamericanos y, más recientemente, a nuestros amigos de Estados Unidos y Canadá. Aunque el Caribe de habla inglesa disfruta de una clasificación de libertad de prensa relativamente más alta y una baja incidencia de violencia, lidiamos con problemas de difamación criminal, acceso a la información, legislación de protección de datos, intimidación de parte del estado y, en algunos casos, autocensura.

Además de las acciones de quienes están corrompidos por el poder, la libertad de prensa también se ve amenazada por otros sectores, incluidos los medios sociales y digitales, lo que reduce significativamente la difusión de información (un arma de doble filo), la disminución del consumo de los medios tradicionales. A esto se agrega que los anunciantes del sector privado se preocupan más por el alcance y la influencia que por la verdad. Por eso la amenaza es más grande que nunca.

Pertenecer a la SIP ha ayudado a mi empresa a permanecer a la vanguardia de los cambios globales, muchos de ellos disruptivos, que afectan a nuestra industria. La SIP reconoce que un componente clave de los medios independientes es la independencia financiera y, por tanto, trabaja los mismo en el cabildeo, la identificación de tendencias, el fomento del intercambio de experiencias como en la búsqueda de nuevas oportunidades para sus socios. No puede haber una democracia fuerte, efectiva y sostenible en las Américas sin una prensa fuerte y libre.

Me gustaría dedicar unos momentos a rendir homenaje a mi predecesora, la infatigable María Elvira Domínguez. Con todas las características de un gran presidente, dirigió esta organización a través de un buen año. Me cuesta encontrar, y estoy seguro de que no soy solo yo, a una persona más afable e inclusiva que se sienta impulsada a liderar su equipo hacia el éxito. Sus años de dedicación al desarrollo del plan estratégico y su gran trabajo como presidente en la ejecución de algunas de los temas clave de la estrategia, constituyen, francamente, la razón por la que estoy aquí y por la cual muchos otros después de mí estarán aquí. Mencionaré especialmente su trabajo en la recaudación de fondos para el proyecto del Índice Chapultepec: más de US $300,000.00 provenientes de generosos donantes de su país de origen y otros lugares. Este proyecto, si se ejecuta correctamente, contribuirá a la sostenibilidad de esta gran organización. Permítanme mencionar también la campaña # exprésate, que busca crear conciencia sobre los derechos y deberes que los usuarios, los medios, los periodistas, las plataformas digitales y los gobiernos tienen en la era digital

Estoy seguro de que también coincidirán conmigo en destacar el trabajo de Roberto Rock al frente de la Comisión de Libertad de Prensa, el corazón de nuestras actividades, después de haber reemplazado a nuestro querido Claudio Paolillo.

A los presidentes de comisiones y miembros del Comité Ejecutivo les digo que no se me olvida que el verdadero trabajo ocurre a ese nivel y les pediré apoyo.

También tenemos a otras instituciones con las que trabajamos de consuno para promover la causa de la libertad de prensa y la aplicación de justicia. Puedo mencionar la estrecha colaboración con la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Organización de Estados Americanos (OEA), el Comité de Reporteros para la Libertad de Prensa (RCFP), el Instituto Internacional de Prensa (IPI), los Derechos Humanos Robert F. Kennedy y muchos otros. Les agradezco a todos por su continuo apoyo y por compartir la visión. Espero seguir trabajando con ellos.

A los integrantes de la secretaría en Miami, entre ellos Ricardo, Paola, Marta, Melba, Horacio, Ed y Margarita; ustedes son el cemento que mantiene unida a la SIP. No es tarea fácil coordinar las actividades de sus socios y, especialmente, colaborar con el Comité Anfitrión liderado por Alejandro Aguirre para planificar esta 75a Asamblea General que hemos tenido en los últimos 3 días; absolutamente impresionante y bien organizada. Espero con interés trabajar con ustedes.

A nuestros patrocinadores, que son demasiados para mencionarlos, les digo que se necesitan organizaciones y personas especiales para contribuir a una causa que busca la verdad, incluso cuando a veces nuestro trabajo afecta su propio negocio. Sin su apoyo y creencia en el importante trabajo que llevamos a cabo no estaríamos aquí hoy, y la libertad de prensa sufriría un golpe fatal.

Finalmente, agradezco a las personas que me han permitido estar en este podio y eso empieza por mi familia, pero incluye asimismo a mis compañeros de trabajo, que hacen la mayor parte del trabajo pesado, y a amigos como ustedes, que me han brindado su apoyo.

Damas y caballeros, les aseguro que, junto con mi poco aceptable y vergonzoso dominio del idioma español que tanto amo, haré todo lo posible para representarlos a todos y agradecerles la confianza depositada en mí. Hay mucho trabajo por hacer.

Compartí

0