El Salvador

Aa
$.-
EL SALVADOR A nueve meses de la gestión del presidente Francisco Flores, su relación con los medios informativos ha mejorado si se la compara con la distancia que mantuvo con éstos al principio de su administración. Sin embargo, aún mantiene distancia de los periodistas y sólo emite declaraciones durante conferencias arregladas por su secretario de Información y sobre temas específicos. El gobernante mantiene el criterio de que cada uno de los miembros de su gabinete deberá abordar los temas que corresponden a la especialidad de las carteras que dirigen. Cabe admitir, sin embargo, que la información oficial se vuelve cada vez mas fluida, gracias a la ayuda de funcionarios que sirven como intermediarios en el proceso. Además, el presidente Flores mantiene una relación respetuosa con los periodistas. A pesar de ello, aún prevalece el secreto oficial sobre algunos temas de interés público, tales como los procedimientos seguidos en algunas licitaciones del Estado. Persiste la vigencia, en los nuevos Códigos Penal y Procesal Penal, de disposiciones que cierran el acceso de los periodistas a ciertas fases de los procesos judiciales. El argumento principal se basa en el principio de “presunción de inocencia” de los imputados. Pese a eso, los periodistas han jugado un papel importante de fiscalización de las resoluciones judiciales mediatizadas por la corrupción, la ignorancia y la malicia. Ese papel ha obligado a la Corte Suprema de Justicia y a la Fiscalía General de la República a revisar las actuaciones de muchos administradores de justicia. Por otra parte, el Código de Menores prohibe a los medios publicar fotografías de menores de edad, así como sus nombres completos y otros rasgos de identificación, sin que importe la peligrosidad de los llamados “menores infractores”. El programa radiofónico de opinión, “Conexión con la Verdad”, fue suspendido por lo que, en un primer informe de la dirección de la radio, adscrita al Estado Mayor de la Fuerza Armada, se dijo que eran “órdenes de la Casa Presidencial”. El periodista Edwin Góngora, responsable del programa en calidad de concesionario del espacio, relata que sin previo aviso su programa fue clausurado y se le impidió el acceso a la cabina de transmisión. Agregó que al pedir explicaciones a la directora de la radio, ésta le contestó que se trataba de órdenes de la Casa Presidencial. Carlos Rosales, secretario de Información de la Presidencia de la República, convocó a Góngora para negar que la orden hubiese emanado de su despacho. Góngora considera que probablemente el cierre de su programa se debió a “un exabrupto de la directora”. Agrega, sin embargo, que el espacio no le será restituido y que éste le será otorgado a otros periodistas. El Diario de Hoy publicó, en octubre pasado, una amplia investigación periodística por medio de la cual se demostró que varios casinos que operan en San Salvador son propiedad de a) una organización de apoyo al terrorismo corso b) el ex jefe de inteligencia del Ejército de Honduras, Leonidas Torres Arias, investigado en la década de los 80 por el Congreso de los Estados Unidos, por supuestas conexiones con el narcotráfico internacional y el tráfico de armas c) un alemán vinculado con mafiosos alemanes ,expulsado, en su oportunidad, de Costa Rica e investigado en los años ochenta por la Policía Internacional (INTERPOL). Como reacción a las publicaciones, el Congreso salvadoreño ordenó quitar las facultades para abrir casinos a las municipalidades mientras los partidos políticos anunciaron un acuerdo de cerrarlos cuando acabaran los permisos otorgados para que funcionaran. Otra reacción fue que, y de común acuerdo con los restantes propietarios de casinos, el coronel Leonidas Torres Arias decidió demandar, penalmente, al director de El Diario de Hoy, Enrique Altamirano, y al editor general, Lafitte Fernández. La acusación no plantea un desafío para ese diario, pues las denuncias están hartamente probadas en los archivos oficiales de los Estados Unidos. Lo que sí preocupa, son algunos hechos que rodean la demanda. Por ejemplo, que la acción penal la patrocinan abogados suspendidos por la Corte Suprema de Justicia de El Salvador por sus vínculos con grupos de mafiosos y narcotraficantes y el hecho de que existen algunas evidencias en el sentido de que, han intentado sobornar a funcionarios judiciales para complacer sus requerimientos judiciales. Este último hecho fue comunicado al Presidente de la Corte Suprema de Justicia. En El Salvador se realiza, desde el 15 de noviembre de 1999, una huelga médica y de trabajadores del Instituto de Seguro Social, que se ha convertido en un verdadero drama para los derechohabientes del sistema de salud. Con el paso del tiempo, las relaciones entre periodistas y líderes sindicales se han agriado. En repetidas oportunidades se han producido choques verbales. Más recientemente, fotógrafos de El Diario de Hoy, La Prensa Gráfica y de Canal 12 de televisión fueron agredidos por sindicalistas en hospitales capitalinos, mientras cumplían con sus tareas profesionales. A raíz de esa huelga, el 6 de marzo último se produjo un enfrentamiento entre la policía salvadoreña y un grupo de huelguistas que cerró el tránsito de vehículos por una de las principales calles de San Salvador. En el encuentro fue herido en sus piernas, con balas de goma, el fotógrafo del periódico El Mundo Walter Santos. Un policía le disparó, a menos de tres metros de distancia, mientras Santos, plenamente identificado como fotoperiodista, cumplía sus tareas. La Policía Nacional Civil de El Salvador ordenó una investigación sobre ese hecho, luego de que varios periodistas que se reunían en medio de la violencia, identificaron a la autoridad que lo hirió.

Compartí

0