Panamá

Aa
$.-

La libertad de prensa presentó hechos preocupantes en este período.

La Corte Suprema de Justicia de Panamá emitió una sentencia que abre la posibilidad de la integración de una nueva instancia judicial, denominada Sala Quinta o Sala de Garantías Constitucionales. La Asamblea Nacional intentó reglamentar dicha instancia, pero el resultado fue fallido, hasta el momento. El proyecto de Ley de reglamentación aspira a limitar el ejercicio de una prensa libre, pues con un texto vago podría permitir una interpretación que impida el libre acceso a información sobre actos de corrupción o malos manejos del gobierno de turno y, también, otorgaría facultades para restringir el acceso a sitios web y redes sociales.

El Diálogo Nacional por la libertad de Expresión que fue convocado por el Gobierno Nacional, con la mediación de la Iglesia Católica panameña no se concretó.

El 6 de noviembre, cuando se dirigía a su residencia, fue asesinado Darío Fernández Jaén, educador, abogado, político, periodista y comentarista radial. Hasta el momento, no hay elementos que indiquen que el homicidio tenga vínculos con su desempeño profesional como periodista, no obstante el Ministerio Público y la Administración de Justicia no dieron resultados de la investigación.

El 27 de diciembre de 2011 el presidente fundador del diario La Prensa, Roberto Eisenmann Jr. denunció ser víctima de una persecución por parte del Gobierno, debido a sus críticas en artículos de opinión. Se trata de un proceso tributario entablado contra empresas en las que es accionista. En rueda de prensa, el jefe de la Dirección General de Ingresos, dijo que no existe ningún tipo de persecución, aunque aseguró que no podía profundizar sobre el tema porque la ley se lo prohibía.

Ciertos funcionarios mantienen una actitud hostil y de confrontación contra los medios de comunicación en general. El 2 de enero de 2012, durante la instalación de la Segunda Legislatura del III Periodo de Sesiones Ordinarias de la Asamblea Nacional, al rendir su informe a la Nación, el presidente de la República, Ricardo Martinelli, señaló que a los medios “solo les gustan las malas noticias” y “lo único que les da felicidad es lo malo”. También acusó que “los dueños de algunos medios de comunicación”… “los han utilizado para chantajear y amedrentar a presidentes y ministros”.

Continúan existiendo procesos contra periodistas por informar, publicar o difundir información relacionada con posibles irregularidades o supuestos actos de corrupción. El caso más destacado es el de los periodistas Siria Miranda, Kelineth Pérez y Eduardo Lim Yueng, de Televisora Nacional-Canal 2, quienes han sido llamados a juicio por supuesto delito de calumnia e injuria, por la divulgación (en 2009) de una noticia que mostraba imágenes de una cámara de seguridad donde apareció un agente de la Policía Nacional en un acto sospechoso.

En febrero, a propósito de la persecución contra el diario El Universo por parte del Gobierno del Ecuador; el Gobierno de Panamá otorgo asilo al periodista Carlos Perez Barriga, expresando que lo hacia “con base en las informaciones disponibles sobre su situación de razonable temor por su seguridad personal y de conformidad con lo que establece el Derecho Internacional”.

La Fundación Forum de Periodistas y el Colegio Nacional de Periodistas denunciaron que el presidente de la República, en conferencia de prensa, agravió al periodista Hugo Enrique Famania, quien hacia cuestionamientos sobre la vinculación de este gobierno en un escándalo recientemente desatado en el país. La Fundación convocó a una campaña a favor del periodista.

Compartí

0