Canadá

Aa
Informe presentado ante la Reunión de Medio Año
20-23 de abril, 2021
$.-

A medida que la nación enfrenta una tercera ola de Covid-19, que está siendo muy dura, los problemas económicos igualmente difíciles que surgen de esta pandemia han generado posibles iniciativas de control de medios y fusiones de algunos de los más importantes medios de comunicación canadienses.

También se desarrolla en la actualidad un debate debido a que miembros conservadores del Parlamento han promovido un movimiento para retirar fondos de las operaciones de la Canadian Broadcasting Corporation, lo cual afecta varias de sus transmisiones clave en francés e inglés. Esto daña a varias poblaciones que dependen de estas transmisiones para estar al tanto de las noticias.

La Asociación Canadiense de Libertades Civiles continúa afirmando que existen serias amenazas a los Derechos Constitucionales para disentir y expresar opiniones, creencias e interpretaciones personales de los problemas sociales, científicos, políticos y económicos de la nación.

Prosiguen los severos controles y restricciones para los periodistas que cubren la emergencia relacionada con la pandemia y su gestión a escala federal y provincial.

Hay varias demandas pendientes sobre la velocidad y acceso a la información que se comparte y se discute en los niveles superiores de gobierno sobre los diferentes escenarios del COVID.

Han ocurrido numerosos ataques a libertad de prensa derivados de decisiones judiciales mientras se abordan casos específicos en los que ha habido una clara infracción de la Ley de Libertad de Información.

La disminución en el número de lectores de la prensa impresa canadiense ha comenzado a repuntar ligeramente debido al deseo de muchos de leer tantas fuentes como sea posible sobre incidentes, problemas y desarrollos relacionados con el Covid-19. Ello se observa especialmente en las publicaciones aborígenes, étnicas y en lenguas extranjeras dirigidas a quienes viven en las provincias.

Compartí

0