Bolivia

Aa
Informe ante la 76ª Asamblea General de la SIP
21 - 23 de octubre de 2020

$.-

El trabajo periodístico atravesó dificultades debido a reacciones violentas de personas contrarias a la emergencia sanitaria por el Covid-19 y la proximidad de las elecciones del 18 de octubre.

La cuarentena adoptada por el gobierno central fue rechazada por sectores de oposición, lo que derivó en ataques contra periodistas.

Existe preocupación de que los diarios La Razón y Extra habrían sido adquiridos con créditos venezolanos al estado boliviano, a través del programa "Bolivia Cambia, Evo Cumple", vigente durante el ex gobierno de Evo Morales (2006-2019).

La Razón y Extra explicaron que la operación de compra se concretó mediante un intercambio de acciones privadas, sin entrega de dinero de por medio. Calificaron la información como una tergiversación de un informe de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) del Ministerio de Economía y que tuvo la finalidad de desprestigiar a ambos diarios.

La Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP), exigió a los candidatos a la Presidencia que pidan a sus militantes al cese de agresiones contra periodistas. El mensaje fue emitido tras la golpiza sufrida por el reportero Rimar Bejarano, en Sucre, el 26 de septiembre, durante un acto de proclamación de los candidatos del Movimiento al Socialismo (MAS).

El 22 de mayo el periodista Alberto Sagredo y el camarógrafo Maicol Bustamante, de la red de televisión Unitel, fueron golpeados por manifestantes que bloqueaban la carretera en el municipio de Mairana, a 140 kilómetros de Santa Cruz de la Sierra.

El 5 de junio, la periodista Nayma Enríquez de la Red Uno de Televisión, junto a su equipo de prensa, fue agredida por comerciantes de una feria callejera en la ciudad de El Alto que infringían una disposición sobre prevención sanitaria.

El 11 de junio, manifestantes que rechazaban las restricciones preventivas contra el Covid-19 intentaron linchar a un periodista, a un camarógrafo, al conductor de la unidad móvil del canal de televisión Unitel y agredieron a una corresponsal del diario El Deber, en la población de Entre Ríos, a 212 kilómetros de Santa Cruz.

El 29 de julio cuatro periodistas fueron agredidos durante una marcha organizada por la Central Obrera Boliviana (COB) y organizaciones afines al partido al expresidente en El Alto.

Desde sectores que rechazan al exgobernante Morales, el 8 de agosto agredieron a reporteros y camarógrafos de televisión en las puertas del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Entre 3 y el 14 de agosto, se registraron ataques a periodistas durante bloqueos de carreteras y una huelga de la COB que demandaba el adelanto de las elecciones.

El 5 de agosto, en la ciudad de Mairana, una turba agredió y robó los equipos al fotoperiodista David Sapiencia.

El 12 de agosto un equipo de prensa de la Red Uno de televisión fue atacado por manifestantes que interrumpían el tránsito de vehículos en la región de Santa Fe de Yapacaní, en el municipio de San Carlos.

El 7 de octubre el periodista Juan José Toro fue atacado por un grupo de cooperativistas mineros en Potosí. Toro, director de contenidos del diario El Potosí, denunció durante varias semanas que empresarios organizados en cooperativas mineras extraían plata de manera ilícita en yacimiento del Cerro Rico de Potosí. El atentado ocurrió mientras daba cobertura a la visita de una comisión para verificar las denuncias sobre operaciones prohibidas de extracción de minerales en la zona.

Compartí

0