Argentina III

Aa
$.-
CONSIDERANDO que en el semestre pasado siguieron recrudeciendo en la Argentina las agresiones a periodistas y editores de medios de comunicación por parte de funcionarios, referentes y militantes afines al poder político; CONSIDERANDO que dichos agravios se potenciaron en actos y manifestaciones de apoyo al oficialismo, en los que se observaron carteles anónimos o actitudes de violencia.; CONSIDERANDO que esta combinación de intolerancia y persecución tuvo otro capítulo en un autodenominado “juicio público” a periodistas, llevado adelante en la Plaza de Mayo por organizaciones cercanas al Gobierno: CONSIDERANDO que siguen existiendo en la Argentina intervenciones telefónicas, espionajes de correos electrónicos y persecuciones judiciales que buscan intervenir o desestimular el trabajo periodístico CONSIDERANDO que el principio 4 de la Declaración de Chapultepec establece que: “El asesinato, el terrorismo, el secuestro, las presiones, la intimidación, la prisión injusta de los periodistas, la destrucción material de los medios de comunicación, la violencia de cualquier tipo y la impunidad de los agresores, coartan severamente la libertad de expresión y de prensa. Estos actos deben ser investigados con prontitud y sancionados con severidad”. LA ASAMBLEA GENERAL DE LA SIP RESUELVE solicitar que el Gobierno argentino arbitre los medios para que sus funcionarios y referentes promuevan una actitud de tolerancia a la labor periodística, evitando la agresión y la estigmatización, no sólo por ser incompatibles con el respeto a la libre expresión, sino por el riesgoso efecto multiplicador pueden tener en términos de violencia verbal y física; instar a las autoridades, en sus distintos estamentos, a que promuevan los mayores niveles de acceso, amplitud y equidad informativa, evitando discriminaciones o represalias basadas en la línea editorial de los medios u otras consideraciones; condenar y desalentar cualquier tipo de amenaza, agresión verbal o violencia física contra editores y periodistas, favoreciendo un clima donde puedan expresarse, sin temores ni intimidaciones, el disenso y la crítica.

Compartí

0